Federico Vilar, las connotaciones del ídolo.

El fútbol mundial registra pocos casos de fidelidad, por amor deportivo, a un club. Tiempos recientes, respecto a estas líneas, tuvieron a los Buffon, Del Piero y Nedved, pretendidos por equipos potentes de ligas grandes, permanecer en una Juventus condenada a la Serie B; dos décadas atrás, Franco Baresi prefirió el mismo infierno a dejar al AC Milan en la peor etapa del club rossonero. En Méjico, jugadores del Campeonisímo fueron tocados por Europa, y Cristóbal Ortega por el fútbol brasileño; ninguno, quiso dejar, por fama y dinero, al equipo de su vida. Lo mismo un Raúl,

Quién es un ídolo es tema escaso en la literatura futbolística popular mejicana. En 1993, una publicación no dedicada al balompié, tocó el tema, en una edición dedicada a los ídolos del fútbol mejicano, concluyendo que la publicidad de una trayectoria deportiva, la equipara con la de las grandes figuras de la farándula, sostén de la necesidad de creer en alguien, lo cual deriva en admiraciones desmesuradas.

Federico Vilar (Junín, 30 de mayo de 1977) es un caso de Odisea moderno, con un impacto al nivel de los grandes ídolos del fútbol mejicano. Convocado a la selección argentina, con un ofrecimiento de cinco millones de dólares, de parte de Cruz Azul, por cinco años, pretendido por Boca Juniors y considerado por clubes europeos, prefirió la tranquilidad de un equipo que le dio ocasión de mostrarse internacionalmente y del que prefiere la comodidad que siente allí, a la gran fama y fortuna.

Caso excepcional en Méjico que certifica a Vilar como el primer gran ídolo en ese país quizá desde los días de Horacio Casarín, o si no se quiere exagerar, de un Héctor Hernández o de un Salvador Reyes, o de un Miguel Marín, como dicen con aparente justeza otros.

Porque los Hugo Sánchez, Jorge Campos o Carlos Hermosillo, tomaron la primera ocasión, de la fama y el capital, que se les presentó, si bien, no dejaron de ser admirados como un Zague que esperaba por salir del equipo que tanto le dio; del mismo que salió a probar ventura en el extranjero, Cuauhtémoc Blanco. Todos ellos fueron ídolos, y son inmortales del fútbol mejicano por sus consecuciones sobre el campo, pero tal vez sólo Blanco ejemplificó fidelidad y lealtad a equipo que amó; a pesar de todo. Es tema de otro apunte.

Es difícil establecer una morfología formal del ídolo. Las herramientas usadas en estos análisis no lo permiten ahora, pese a ser las del mito; menos se acude a las que relacionan a este con la religión, para no tocar el fetichismo, si bien, el ídolo futbolístico tiende a esto (por la fechas de aquella publicación, Tarjeta roja, revista desaparecida, comparó el fenómeno de Jorge Campos con el de Pedro Infante), con una simpatía distinta que lo mítico y lo mágico. Ernst Cassirer [Antropología filosófica, Fce, Méjico, 2000, p. 147] deriva de esto el sentimiento de individualidad, el cual niega o restringe la universalidad del sentido (religioso), aunque, como la moral y lo social, va al mismo punto.

Es entrar en terreno incierto. La individualidad de Vilar, el jugador, no el símbolo, se extiende al campo con su distintiva manera de jugar. Portero atípico, debido a su juego con los pies y su prestación como líbero, lidera a Atlante desde la posición de mayor visión, y de él emanan muchos ataques. Esta capacidad y disposición tácticas lo ponen por encima de cualquier jugador en Méjico y además, su liderazgo impone respeto sin violencia.

Ídolo como pocos en la historia del fútbol mejicano, se estaría ante un fenómeno como en su tiempo lo fueron los jugadores mencionados más arriba. La discreción y la madurez mostradas por Vilar lo contextualizan de manera bien diferente, pues no sólo domina un ejecito, sino las consecuencias de este –fama, poder, dinero-,y eso le permite aspirar a constituirse en un símbolo, lo cual lo propone también como objeto de veneración. El ídolo entonces, sí tendería al fetichismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s