Festival de música de Morelia. Apertura sin alarde completo de Anne-Sophie Mutter.

ViviLnk

Durante la rueda de prensa, después del concierto. 

Breve reseña…Rueda de prensa…El anti color de la inauguración…El protocolo.  

El espíritu del genio de Bonn adquirió compartió su intimidad con el trío Mutter-Harrell-Bashmet en una noche que sentó la promesa de ser sólo la apertura de un festival que aguarda por mejores conciertos.

La presencia de Anne-Sophie Mutter ya daba el marco de uno de los eventos memorables en la historia de Morelia, por el abolengo musical de la alemana. Lo intuyó el Habitante poco o nada conocedor de la música que hurgó en la cartera o en la alcancía para pagar aunque fuera la localidad de menos costo (en 500, 800, 1200 y 1500 pesos fue dividido el teatro Morelos), porque sintió que su presencia era obligada ante tal personalidad, que ante público y prensa –incluso organizadores que buscaron traer a Mutter- Lynn Harrelll y Yuri Bashmet , a quienes ella cedió protagonismo en la rueda de prensa donde definió a Harrelll como el mejor violista del mundo.

Y es que el demerito que Harrelll y Bashmet padecieron, lo contrariaron con sus instrumentos, si bien, la tendencia a hacer protagonista el violín en los tríos de Beethoven interpretados, propiciaron algunos solos fugaces que concedieron la atención a Mutter.

Como una máquina de técnica y precisión, como un reloj programado, la señora cargó con el programa, pese a la responsabilidad que en un concierto de cámara asumen los ejecutantes.

La acústica permitió rescatar de la grabación de la rueda de prensa, a espaldas del escenario al término del concierto, parte de las respuestas a preguntas dirigidas a Mutter:

¿Usar un banquillo de piano es una reminiscencia del instrumento que usted comenzó a tocar de niña y qué tanto cambia un concierto de cámara a un concierto como solista a un concierto de piano, es decir qué tan bien se siente la música de cámara diferente del solista?

Anne-Sophie Mutter: Prefiero hacer música de Cámara porque me parece mucho más privada y mucho más personal, me siento como en el cielo interpretando a lado del primer violista del mundo y también el primer cellista del mundo y sobre todo estaría muy agradecida y en el cielo si damos velocidad a esto y nos dejan ir a nuestra cena porque llevamos veinte horas de viaje sin parar.

Lynn Harrell: Cuando somos solistas en un concierto siempre tenemos que buscar  soluciones intermedias de compromiso. Hay muchos músicos que tienen muy buenas intenciones pero no tienen el talento o la inteligencia. En el nivel en el que ahora hemos ejecutado; se trata de nuestros deseos más íntimos y privados que se convierten en realidad.

Bashmet: Hay muchos músicos que tienen la intención pero no tienen fundamento o inteligencia. En ese sentido lo que hemos interpretado son nuestros deseos más íntimos, más privados.

 

¿Cómo va el proyecto Mozart y cree que ya agotó para sí misma el repertorio para violón de Beethoven?

Mutter: El sueño que tengo es que en el transcurso de mi carrera futura pueda ejecutar todos los Cuartetos de Cuerda de Beethoven, pero para ello necesitaré todavía un proceso de maduración y de compaginación con mis colegas.

 

¿Qué significó para usted el impulso que tuvo por haber tocado desde joven con Herbert Von Karajan?

Mutter: Nosotros estamos sumamente agradecidos, no solamente yo sino los tres; por haber sido apoyados por una generación que supo apoyar el talento joven y nos hemos sentido sumamente afortunados de haber ejecutado con las orquestas con las que hemos participado y colaborado con los músicos de altísimo nivel que hemos conocido. Por supuesto, esto nos hace también sentir un compromiso con las próximas generaciones.

 

Es muy conocida por interpretar Mozart, Beethoven, por interpretar los conciertos más demandantes, sin embargo también tiene un muy claro proceso de interpretación de compositores contemporáneos como Panderewski, Concord y otros, ¿qué nos puede hablar de este aspecto de su carrera?

 Mutter: Los tres nos sentimos sumamente comprometidos con el repertorio contemporáneo, en particular el maestro Yuri Bashmet, ha estrenado más de cincuenta conciertos que le han sido dedicados.

Yo siento que cada vez que me enfrentó a una partitura nueva me pongo nerviosa, a veces me siento paralizada y espero que con el transcurso de los años pueda superar ese sentimiento. Pronto estrenaré también una obra en Nueva York.

 

Esa madurez que busca para interpretar a Beethoven, ¿es un proceso personal, emocional, es un desarrollo de la técnica, o también tiene que ver con los integrantes del trío?

Mutter: Es una mezcla de todos esos factores sociales, emocionales, técnicos, y nos sentimos estimulados y afortunados (…)

Lynn Harrell: Es una mezcla de todos estos factores; sociales, emocionales, técnicos, que desde luego cuando colaboramos conjuntamente nos sentimos sumamente estimulados y sumamente afortunados de poder colaborar.

Yuri Bashmet: Además de lo que han mencionado, las características de esta mezcla de emociones, de cuestiones técnicas, de desarrollo psicológico, los dos hombres; nos sentimos sumamente afortunados de colaborar con una violinista genial como Anne-Sophie Mutter que además es una mujer bellísima y por eso nosotros como hombres nos sentimos en la situación ideal.

 

El anti color.

             La organización dio al festival su primer punto en contra. Por la mañana el horario de la primera rueda de prensa con la Wratislavia camerata fue retardado hora y media, sin tiempo para enterar a muchos.

Por la noche, las puertas del teatro fueron abiertas a falta de casi un cuarto de hora para el comienzo; así estaba anunciado, pero la gente tuvo que soportar el frío en cuatro filas, una por localidad, además de que Mutter, que llegó a Morelia cerca de las 18:00 pidió soledad en el teatro para hacer un pequeño ensayo.

Si desde hace meses sabía que vendría, desde entonces pudo haber arreglado un viaje desde San Francisco y llegar más temprano; a Ciudad de México llegó a las 14:30.

Ante quienes la conocían poco o nada, cobró fama por peticiones consideradas, exageradamente tal vez, de diva: fotografías sólo durante los primeros diez minutos del concierto, y desde el pasillo central que divide el teatro por la mitad, no cámaras con flash, video ni grabación del concierto que fue transmitido por circuito cerrado a la Cerrada de San Agustín, que fue ocupada en menos de la mitad por sillas y una pantalla. Terminados los diez minutos, los fotógrafos serían retirados al lobby del teatro, donde no había pantalla ni monitor, y quien intentará usar cualquier cámara sería retirado y el concierto podría ser suspendido.

Hasta aquí hay normalidad.

Sin necesidad de ser conocedora, la prensa fue la única que entendió que la presentación de “An-sofi” era un concierto para ponerse de pie.

Y es que al ingresar al teatro Morelos, los medios fueron enterados que los lugares de la zona de prensa eran alfombra lateral y central, y alfombra con pared en el pasillo que divide el teatro en dos. Sólo desde allí estuvo permitido tomar fotografías, y pasados los diez minutos también serían retirados. Pero los dejaron permanecer si se pegaban a la pared para, además del concierto, ver pasar a la gente de prensa del festival, a la que sólo le faltó la macana que se pasa sobre barrotes de celda.

La justificación de que Protección civil no permitió colocar sillas adicionales en ese pasillo, para que las ocuparan los que ingresaron sin pagar, no es válida porque semanas atrás, en un festival de cine, había dos filas de asientos postizos, y una cuando se presentó la obra Cinco mujeres usando el mismo vestido, por lo que la organización, por no dejar de vender localidades, no dio el trato ni el respeto que la prensa merece, como todo el público, y necesita para hacer más cómoda su labor.

Nadie, empero, piensa alzar la voz porque, dijo una reportera, de nada sirve, y su medio podría echarla. Si los que cubren cultura dejan que los hagan pasar esas vejaciones, imagine el lector lo que sufren los que van por el chayote.

Y los intentaron consolar con dos cervezas gratis en un bar a media cuadra del ayuntamiento donde las autoridades del festival y funcionarios locales, degustaron la cena inaugural en privado. Bueno, con el grupo Purembe.

El fastidio de rutina.

             La impuntualidad en el comienzo no extrañó. Casi un cuarto de hora después de lo anunciado iniciaron los discursos. Miguel Bernal Macouzet dio el discurso contenido en el libro del festival, al igual que la presidenta honoraria del Festival, quien al subir al estrado recibió silbidos, no para que se los entregara a su marido que anda diciendo que es gobernador, sino por la impaciencia de que declarara inaugurado el festival. A las 21:01, salieron los músicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s