Festival de música de Morelia. Schweizer Kammerchor. Dificultades de idioma.

Promotor del mejor canto de la Germania, este coro suizo expuso en su participación las dificultades que las agrupaciones de su país encuentran para interpretar autores latinoamericanos.

             Eso devolvió la falta a la promoción que el Festival busca de lo local, porque, como los extranjeros precedentes en esta edición, el Schweizer trajo a sus propias figuras de promoción.

En la rueda de prensa Werrner Pfaff, director incitado, explicó el motivo del desconocimiento de autores latinos allá. Es cuestión del idioma. La falta de hablantes de español entre los corales de Suiza, Austria y Alemania los lleva a interpretar a compositores de los idiomas que conocen, entre los que están el ruso y el japonés.

Aun así, en sus dos programas el coro interpretó a autores de lenguas romances. De Monteverdi a Bernal Jiménez, Manuel M. Ponce, Fernando Carrasco, y Alfredo Carrasco Candil, pasando por Gioacchino Rossini, enfrentó las dificultades idiomáticas, salvando por momentos la noche del domingo 14 en Palacio de gobierno con la alternancia que le marcaba el programa al tener que reagrupar a los músicos para pasar del coro mixto al coro doble para después de este regresar al mixto, el cual fue casi dueño del concierto del lunes 15 en Catedral. Donde se cerró el programa –esto es, sin los dos encores; el domingo fue uno de Rossini- con el doble en De misa para coro doble a cappella de Frank Martín, una de las fuentes del coro, por ser paisano contemporáneo, como Rudolf Keltenborn, a quienes el coro lleva por el mundo como defensa de la música coral de su región, la de la Germania -ya que Pfaff, que habló en español casi perfecto, no excluye a ningún país donde se hable el alemán- donde los versos octosi son cotidianos y él supone que no se conocen mucho en México.

Es parte de la escuela superior de educación de estructura vocal que trae el coro para mantener su preferencia por los conciertos de cámara.

De Kelterbom Pfaff destacó su sistema casi atonal con algunos tonos que funcionan como tono central. A Martín lo presentó como el suizo más interpretado actualmente en lo vocal, pese a que la misa que cantaron de él, no salió del anonimato de un diario hasta que el sueco Erik Eriksson fue el primero en tocarla, porque Martín no quería hacerla pública.

Pese a los defectos que las interpretaciones de los compositores de lengua romance pudieron tener y a que en Catedral la potencia de voces no superó en ocasiones la acústica, el Schweizer Kammerchor tuvo a su favor el poco conocimiento de parte del repertorio mostrado, y de no enfrentarse a un público con ese desconocimiento y con vocación de entretenimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s