Festival de música de Morelia. Capilla virreinal de Santa Rosa. Rescatistas de catálogo.

Una función pendiente por eclosionar por el Festival es la difusión de obra rescatada de la lápida de los siglos en archivos locales, para complementar la intención de promoción de la música de casa.

             En su corta trayectoria, la Coral de las Rosas (fundada en 2006) ha tomado esa iniciativa a partir de las investigaciones que en México y en España ha realizado Edgar Calderón, cuyo proceso de investigación sobre música virreinal tiene el objetivo general de establecer vínculos, especialmente con Miguel Bernal Jiménez, por ser él la figura que en México retiene la visión por el rescate de esta música de la cual organizó el primer concierto en el país.

Por haber sido Bernal visionario con papeles simples que encontró en esos archivos, Edgar ha delimitado sus investigaciones en Morelia a los archivos de la capilla de Santa Rosa los cuales, a su decir,  aportaron el noventa por ciento de las interpretaciones del martes 16 en el templo de San Diego.

La cuenta falla porque las excepciones son Ignacio de Jerusalem, de quien se incluyó en el concierto su examen de oposición para maestro de capilla en la Ciudad de México, y un autor de peso en la música hispanoamericana que nunca estuvo en América: Gregorio Remacha, a quien Edgar descubrió en Salamanca, España, restando sólo José de Nebra, Francisco Xavier Ortiz de Alcalá y Hernando Franco en el programa.

Las interpretaciones hechas de Jerusalem (reiterada en el encoré) y de Remacha requirieron de un tenor, Edgar Villalba, de entradas medidas con las cuerdas que no se plegaron ante el protagonismo concedido de antemano a la viola de gamba y flauta de pico (por Alejandro Cardozo García), la teorba (César Romero Benavides) y la guitarra barroca (él y Roberto González López). Ejecutadas por el Ensamble Tirani splendori que también aportó a la soprano Anaí González Simón.

Calderón no deja de considerar los descubrimientos de otros profesores del Conservatorio de las Rosas, como Francisco Javier Rodríguez-Erdman y Pierluigi Ferrari (quien le dio clase a Edgar en la licenciatura en musicología), que en años recientes encontraron en los archivos de Catedral obras como el Requiem de Tomás Luis de Victoria. Eso lo han dado a conocer Erdman y Ferrari, incluso con grabaciones.

Se recuerda que Ferrari y Rodríguez-Erdman comenzaron la difusión de su trabajo en febrero de 2008, con la presentación de bibliografía y de grabaciones [http://milton.bitacoras.com/archivos/2008/08/06/rescate-del-patrimonio-musical-moreliano].

Esto último anhelan Calderón y Ernesto García Velasco, director concertador de la Capilla, para su proyecto de difusión. Pese a que la música antigua es el único evento que cuenta con dos festivales en Morelia, el del Conservatorio y el de la Universidad michoacana, carece de soporte de audio.

Por eso el clamor de Edgar y Ernesto de que el Festival impulse el esquilmo de proyectos de investigación y rescate de los archivos locales.

El concierto en San Diego ha sido un avance significativo, tanto por ser apenas la cuarta presentación de la Coral, incluidos los ensayos, como por la preparación que tomó cuatro meses una vez que Edgar ensambló las partituras ya que él las encontró por instrumento y no para ser ejecutadas en conjunto.

Con sólo la experiencia juvenil, la Capilla tuvo una noche emotiva, valorable en mucho por la presentación de obras nuevas para la época.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s