Festival de música de Morelia 2010. Balance parcial. Un festival de nombres propios.

Luego de verse vestido por el concierto inaugural con la madurez de los grandes eventos de arte gracias la presencia de una figura que sólo sirvió para eso, el Festival de música de Morelia encontró sus funciones primarias de promoción y homenaje de géneros y compositores despojados del atractivo semi farandulero creado en torno a Anne-Sophie Mutter hasta hacerla inhibir en la atención a Yuri Bashment y Lynn Harrell, quien por momentos pareció llevar la dirección de la noche.

Cumplida una semana de actividad, la presentación de lo orquestal, lo coral y lo de cámara, la impresión del festival tuvo un notable alto en cuanto evento, con avances en cuanto a dirección artística respecto a ediciones recientes.

Esto último encontró una contrariedad por el imperativo de presentar conjuntos de calidad para cualquier escenario del mundo, y solicitarles incluir en sus programas composiciones de Miguel Bernal Jiménez o de otros compositores mexicanos para continuar catapultando sus nombres a través del Festival.

El poco o nulo conocimiento de esos autores en países de tradición musical clásica, como Polonia o la región de la Germania, hizo ver distante el cumplimento de esa función, porque las cameratas de Bratislavia y de Salzbugo, así como el Schweizer Kammerchor, también tienen sus propias figuras que promover, las que forjaron las tradiciones centenarias que representan.

Así fue que la Camerata Wratislavia adecuó sólo el segundo movimiento del Cuarteto virreinal de Bernal, ya que los otros tres de esta obra para cámara, no pudieron ser adecuados para orquesta. La ejecución hecha fue la de Sarabanda con variaciones; este movimiento dancístico fue la misma salida que encontró la Camerata de Salzburgo en su interpretación de un mexicano, con Zarabanda de la hija de Cólquide para orquesta de cuerdas, de Carlos Chávez, la cual, muestra a decir de Shane Woodborne, celista de los de Salzburgo, variantes composicionales respecto a contemporáneos de Chávez derivadas de la tradición que cada autor vivió, lo que a decir de Woodborne, genera un choque de estilos, visto en los dos conciertos de la Camerata Salzburgo respecto a lo que esta defiende: Mozart y Haydn, y sus otras ejecuciones.

Notable en sus ejecuciones, supeditadas a las responsabilidades deseadas en una orquesta que rige sus ejecuciones por la resistencia al protagonismo particular de sus instrumentos al tener un director desde el sitial de concertino, la Salzburgo mostró lo anticipado en la rueda de prensa por ese director, Jan Bjoranger y por Woodborne de hacer un ejercicio casi de pleitesía a Mozart y a Haydn.

A la práctica de protagonismo a las cuerdas, a veces sin vibrato, agregaron la incursión de la tromepta en detrimento del oboe, cambio notable en la Sinfonía 40 de Mozart que no incluye trompetas y si oboes. El cambio, a decir de Woodborne, permite mayor melancolía y queda un quinto abajo del oboe, aunque la interpretación de la 40 elevó algunos tonos con la trompeta.

Previamente, la Camerata Wratislavia ofreció un concierto de los que valen un festival, sin demeritar los dos notables conciertos de la de Salzburgo. El concierto que no quería tener final, por la comunión de ejecuciones aspirantes al mayor reconocimiento y el público, fue la primera gran noche del festival.

La expectativa de la noche la cumplió la interpretación del Concierto número 1 para piano y orquesta de Chopin, traída desde la cúspide del romanticismo por un pianista de técnica semi impoluta, Wojciech Kocyan, que al entrar en escena relegó a la orquesta, como lo marca la intención de Chopin, al escenario de fondo, no obstante el clamor de esta por no perder su sitial, sin perder la consciencia de que el escenario era del piano.

La noche pareció terminar tras esa ejecución, pero la Wratislavia aún tenía que decir con la pieza emergente para compensar la incompleta ejecución de la composición de Bernal.

Orawa para cuerdas, no sólo fue sacar a escena a Wojciech Kilar, uno de los musicalizadores de Roman Polanski, y a una tradición polaca de música clásica, sino destellos de talento grande raspando las cuerdas al límite, llevado hacia un frenesí que detuvo los corazones y los alientos ante la majestuosa muestra de presteza y precisión de la orquesta, que no evitó la entrega a ciegas del público inmediatamente tras la nota final.

Con las dos cameratas el festival no tardó en cumplir una de sus funciones primarias, la de fomentar la música local de cualquier nación mediante las replicas que tiene en otros escenarios.

Lo mexicano continuó encontrando coto con lo coral. A decir de Werner Pfaff, director invitado del Schweizer Kammerchor por la falta de hablantes de español en el territorio de la Germania.

Aún así, en sus dos programas el Coro de cámara suizo interpretó a autores de lenguas romances. De Monteverdi a Bernal Jiménez, Manuel M. Ponce, Fernando Carrasco, y Alfredo Carrasco Candil, pasando por Gioacchino Rossini, enfrentó las dificultades idiomáticas, salvando por momentos la noche del domingo 14 con la alternancia que le marcaba el programa al tener que reagrupar a los cantantes para pasar del coro mixto al coro doble para después de este regresar al mixto.

Lo coral salvó mucho la promoción mexicana y permitió ver una función pendiente de eclosionar por el Festival como es la difusión de obra rescatada de la lápida de los siglos en archivos locales.

El que dé cabida en sus programas a proyectos de investigación y rescate de los archivos locales fue un clamor dejado por Edgar Calderón, investigador, y por Ernesto García Velasco, director de la Capilla virreinal de Santa Rosa, que el martes 16 interpretó en San Diego parte de obra rescatada por Calderón de los archivos del Conservatorio de las Rosas.

En su corta trayectoria, la Coral de las Rosas ha tomado esa iniciativa a partir de las investigaciones que en México y en España ha realizado Edgar, quien junto con Ernesto anhelan apoyo para grabar esta música porque pese a que la música antigua es el único evento que cuenta con dos festivales en Morelia, el del Conservatorio y el de la Universidad michoacana, carece de soporte de audio.

El concierto en el templo de San Diego ha sido un avance significativo, tanto por ser apenas la cuarta presentación de la Coral, incluidos los ensayos, como por la preparación que tomó cuatro meses una vez que Edgar ensambló las partituras ya que él las encontró por instrumento y no para ser ejecutadas en conjunto.

Con sólo la experiencia juvenil, la Capilla tuvo una noche valorable en mucho por la presentación de obras nuevas para la época.

Un género alterno como el jazz, con Vandermark 5 y su intención de buscar la sinestesia de transmitir mediante la música la inspiración que de otras artes toma su director Ken Vandermark, dio la primera propuesta de innovación, que dentro de la cercanía a lo clásico dio el ensamble Signos, con transcripciones de autores iberoamericanos, las cuales sortean el desafío de revivificar obras con instrumentos distintos para los que fueron concebidas. El clarinete tomando el lugar del órgano y de las cuerdas constituyó una muestra de innovación que no despoja al intérprete de su identidad por encontrar ésta en la variación sonora planteada.

A falta de la presentación de Talich Quartet, el festival entra a partir de la segunda semana en la fase donde los grupos locales toman en su mayoría los escenarios, y en su parte final de integración de públicos, con el teatro circense de Periplum y las verbenas musicales de plaza que reviven la identidad vallisoletana de hacer de los espacios abiertos del centro un lugar de confluencia social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s