Festival de música de Morelia. Ensamble Signos.

La consciencia de una función decisiva de un festival, la de ser vitrina de propuestas, la tuvo este ensamble en su procura de defender propuestas tradicionales sin dejar de hacer algo propio.

             La noche del jueves 18 atestiguó el ludismo de los Carteles de Bernal Jiménez, el modernismo de Charles Daniels en Ío,  el clasicismo de Eduardo Ángulo en Tenues invocaciones, el nacionalismo de Ginastera en Pampena no. 2, op. 21 (raspsodia para violonchelo), el folclore en Tres piezas de Héctor Villalobos y la contemporaneidad de Piazzola en Serie del ángel.

Todo eso en una sonoridad renovada respecto a las original de las composiciones anteriores, en lo que Óscar Romano, director artístico y flautista de Signos definió como una contraposición a las mentalidades contrarias a la revivificación de una obra con instrumentos distintos para los que fue creada.

La historia dirá, dijo, qué tanto aportó Signos a esta tendencia en la línea de Mario Lavista, uno de los compositores más identificados con el grupo, quien en la revolución sonora que planteó, anheló una agrupación que tocara sus ideas camerísticas de variar sonoridades.

La transcripción que se requiera para esto es la esencia de Signos, que está en la búsqueda de algo no explorado sistemáticamente. El comienzo del proyecto, como ensamble, fue con dos violines y tres cuerdas para desarrollar una sonoridad coral con timbres y sonoridad dispar por emplear sonidos abiertos.

Las creaciones de Signos se basan en estas posibilidades con transcripciones y compositores contemporáneos.

Uno de estos, Charles Daniels, estuvo presente en el concierto para escuchar su composición, la primera escrita para el Ensamble, sin alterar en apariencia la función primaria de cada instrumento como ocurrió con Carteles, donde el clarinete tomó el lugar del órgano, y en Tenues invocaciones la de las cuerdas.

Un ensamble que sabe respetar, como en otras de sus interpretaciones de la noche, partes compuestas para la originalidad de cada instrumento, porque no deja su labor de defensa de la música iberoamericana contemporánea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s