Don Gato y el atentado contra el mito.

La fidelidad al esquema de la serie televisiva al o permitir que los preceptos del cine la tocaran, dejó a la película como el ofrecimiento de un mito aún consumible.

De las series de televisión, esta ha sido la de mejor presencia cinematográfica, al menos entre las que han visto las generaciones actuales, desconocedoras en muchos casos de los originales, al recibir versiones adecuadas a la época, ya que sólo las adaptaciones hacen enteramente receptivos a los espectadores.
No entra en este análisis el caso del mundo de Don Gato en la película, donde es involucrado con la época de un régimen totalitario en el que un gran ojo controla a una sociedad en la cual los policías han sido sustituidos por computadoras y robots. Este tema es muy conocido.
Importa la garantía de la supervivencia de Don gato como mito; aunque hay cuidado a abordarlo como tal, porque este tipo de personaje suele tener continuación en otros, pero vale tomar el tipo más certero al mito que da Roland Barthes: un todo inextrincable de sentido con una significación ambigua que responde al mecanismo constitutivo del mito y a su dinámica, lo que convierte al receptor en lector del mito. Así, prosigue, se vive el mito de manera verdadera e irreal.
En su análisis al mito de Súperman, Umberto Eco trata sobre la intemporalidad del mito. Concederle temporalidad es conducirlo hacia su fin. Porque su supervivencia está basada en un presente inmóvil, que es el de las series televisivas sin concatenación de capítulos. Cada uno comienza una historia sin rastro de un pasado de los personajes y su entorno, y terminan sin dejar posibilidad de un futuro. Por eso en la reflexión de Eco, Clark Kent nunca se casa con Louisa Lane porque eso daría al personaje de Súperman una continuidad que lo comenzaría a hacer consumible, a dirigirlo hacia su muerte, ya que lo encuadraría en una temporalidad. (Pasó con casi todos, o todos los súpero héroes; en el caso de Spiderman, en s más reciente trilogía cinematográfica, pese a la separación de Peter Parker y Mary Jane, ya hay una continuidad telenovelera.)
Don Gato, en este película de 2011, estrenada en México en septiembre, parece bordear su muerte, lo mismo que el oficial Matute, quien si queda en posición de consumarla. Al conocer a Trixie, la bella gatita que fue sacada de la serie de televisión al ser el romance un elemento básico del modelo del cine estadounidense para armar enredos y desencadenar conflictos, el esquema del aquel cine (el cual sigue esta producción mexicana al no alterar los contextos de Don Gato) presagia final con unión amorosa consumada; igual sucede con la aspiración eterna de Matute de ser jefe de policía, que al ser trasladada al cine parece encontrar el espacio exclusivo para realizarse, por la constante allí de cumplir los anhelos.
Sucede únicamente lo segundo: Matute, por lo tanto, se vuelve consumible. Don Gato sólo queda en cita con Trixie que ya no tiene cabida en el final, que presenta una de las conocidas convivencias en el callejón.
Los seguidores de Don Gato, y los que sólo simpatizan con él, han quedado agradecidos de que no haya roto la intemporalidad, tanto como la reiteración del tema Top cat durante la película, no así de que en la parte de créditos la sustituyeran con el sound track comercial.
Exceptuando aquellas adecuaciones, que incluyen también el internet, hay fidelidad, incluso en las voces, ya que, aún vivos casi todos los que las hicieron en español, volvieron a participar.
El paisaje computarizado no altera ni distrae de las imágenes inalterables de los personajes que encarnan tipos sociales bien definidos, liderados por un tipo de pícaro, Don Gato, que causando equivoco en los referentes consigue lo que desea; el humor blanquísimo que con ello genera es quizá de poco efecto en los adultos, tanto como la malicia de las disonancias comunicativas que Don Gato genera entre él y sus interlocutores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s