Niños cantores de Viena y Niños cantores de Morelia. Para ver más allá del concierto.

Más allá de la presentación conjunta, la oportunidad debe generar un aprovechamiento de parte de los Niños de Morelia para nutrirse en todos sentidos del Coro de Viena.

El mayor referente cognitivo de la coral de infantes en el mundo, incluyó Morelia en sus presentaciones en México en la temporada estival.

Allí, coincidiría con otra institución con la cual mantiene un emparentamiento, el Coro de los Niños Cantores de Morelia, fundado en 1944 por Miguel Bernal Jiménez quien en 1949 ofreció la dirección a Romano Picutti, entonces director del de Viena; él aceptó y estuvo en la dirección hasta su fallecimiento en 1956.

Aunque en años recientes el Coro de los Niños de Morelia ha tenido apertura para incluir, sin ser tan estricto, a cualquier infante con deseos de desarrollarse en lo vocal, de Picutti tomó en su tiempo la metodología del Viena, cuyo proceso de selección era aprobado por muy pocos.

Y lo sigue siendo, con la dureza de las pruebas de condiciones físicas, intelectuales y vocales, ya que sólo una alta calidad puede ser garantía de que el coro siga sosteniéndose con os recursos que obtiene de sus giras por el mundo. Dos años después de su más reciente visita a Morelia, el coro de Viena regresó, y esto sucedió.

           Anecdótico caso de un promocional frustrado, como si de un enganche de mercado se tratara. Vendido con música de The Beattles, Abba y Queen, el concierto cumplió sus otras expectativas, la mejores, además que de pop sólo tuvo un tema de cada personaje anunciado.

La unicidad del concierto entre los de la gira que el Coro de Viena realiza por México, porque era el único donde compartirían escenario, ya era un atractivo suficiente. La otra era escuchar a los de Viena.

El programa tuvo dos partes. Mejor la primera, la que antecedió al intermedio, no por calidad, sino por la dificultad de interpretar partes del Gloria de Vivaldi, algo de lo más complicado para la música coral incluso de adultos, aunque no sobresalió el contraste en la oposición que el coro hace al solista mediante ritonellos, pero los solistas pudieron atacar bien los movimientos porque pese a ser una composición de una longitud que al parecer ya era poco aplicada cuando fue descubierta, tiene bien marcada el texto vocal en lengua romance (es demasiado idiomática, se dice).

Lo idiomático, con el conflicto lingüístico que suelen enfrentar los hablantes de lengua alemana al tomar un texto latino, quedaba sorteado sin excesiva dificultad, y no volvería el Coro a exponerse ante ello, porque hasta las versiones en español de otros temas tuvieron un manejo casi perfecto del idioma, sin los inconvenientes que suelen tener los hablantes de lengua alemana principalmente con las guturales. De esto de habló un poco en la rueda de prensa, misma que se reproduce más abajo.

La apertura de la noche, con cinco interpretaciones del Coro de Morelia, no dejó el escenario sencillo. La esperada participación conjunta se dio al final con el Aleluya de Bernal Jiménez, elegido por Elizabeth Espejel justamente por la cuestión del idioma, y La cucaracha.

            La interacción del Coro de Morelia con el de Viena, debe sin embargo, sentar bases de colaboración mutua, con el inevitable beneficio para los de casa. Las más graves consecuencias que el Coro de los Niños cantores de Morelia puede extraer consisten en:

 

I.- Convenio de colaboración que promueva presentaciones alternas.     II.- Comunicación constante para intercambiar experiencias y situaciones de la música coral infantil.

III.- Validar la presentación para continuar el impulso del Coro en la escena internacional, y reforzar la difusión de la música local en países distantes.

 

Rueda de prensa.

 

Un día antes del concierto, Florian Schwars, director del Coro de Viena mediante traductor, y Elizabeth Espejel, directora del de Morelia, anticiparon algo del concierto, comenzando con el programa:

Florian: En términos generales el programa incluye música clásica del siglo XVI más o menos, Carl Orff, Antonio Vivaldi, después, sí, es cierto, vamos a cantar canciones populares, más o menos de la época contemporánea de los setentas. También incluimos varias canciones internacionales música de diferentes partes del mundo. Nosotros hemos ido a muchas partes del mundo y tratamos de involucrar la música típica de cada país a nuestro repertorio, y en esta ocasión tenemos pensado cantara algunas piezas en español. Para eso es importante cantara dos o tres temas del país que estamos visitando.

 

En otros coros hemos visto problemas con algunas pronunciaciones, ¿cómo es el entrenamiento que hacen ustedes para sortera esto?

Florian: Siempre tratamos de hacer nuestro mejor esfuerzo. Igual a veces la pronunciación no es la mejor. Hay niños de muchas partes del mundo en el coro, y cada vez que abordamos cierto lenguaje, nos basamos en un niño específico que domine ese lenguaje, porque el alemán es un lenguaje muy peculiar, muy particular, muy diferente a los demás.

 

Elizabeth, ¿has considerado eso en el acoplamiento que tendrán los coros; has hecho alguna rutina específica?

            Ustedes saben que el repertorio del Coro no puede ser siempre de música cantada en español, la música coral es bastante amplia, y los recursos que utilizamos son los mismos, es ir con un especialista en la lengua en que vayamos cantar y se estudia así. En este caso se escogió el Aleluya de Bernal Jiménez porque Aleluya es una palabra en latín y conocida a nivel mundial, pero sí, consideramos problemas en la pronunciación y trabajamos en eso.

 

A ver si esta pregunta no sale a tres bandas porque también puede involucrar a gente del Conservatorio, ¿se puede esperar que de esta participación surja algún convenio que no deje nada más en lo anecdótico la participación de los dos coros.

            Florian: Sí, ¿por qué no? (ríe) Estamos abiertos a cualquier posibilidad. Nos gustaría regresar no sólo al país, sino a Morelia, e incluso si se dieran las cosas nos gustaría que el coro de Morelia pudiera visitarnos en Viena.

Elizabeth: Y nosotros encantados de que ellos vengan para acá y fascinadisímos de que pudiéramos hacer un viaje para allá y trabajar juntos.

 

Florian, ¿en el coro hay niñas o tienen algún coro femenil?

 

Sí, hay en el instituto un coro de mujeres. Sin embargo el coro de niños es el que tiene una trascendencia, una tradición. Hace cinco siglos las mujeres no tenían la dicha de participar en el coro.

 

El anticolor.

 

Retraso de diez minutos en el inicio del concierto debido a la lluvia. Se siguen haciendo las cosas en base a la informalidad de la mayoría, sin respeto a los que se expusieron a la lluvia para llegar a tiempo. Pero iba la imagen de tener un concierto con el mayor número de butacas ocupadas. Casi tres cuartos de localidades vendidas (poco menos de mil).

No llegaron los programas de mano, explicaron la organización y gente de prensa del Conservatorio de las Rosas.

Otra vez en el Teatro Morelos, se habilitó como palco de medios las alfombras central o lateral entre secciones. Al menos hubo posibilidad de elegir. La veda de fotografías se levantó al poco de iniciado el concierto. ¿Por qué le niegan esta labor a los medios cuando el otro público no para con las cámaras y las de los celulares, sobre todo al final de estos eventos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s