Champions league 2011-2012. Semifinal. Previo. Bayern Münich- Real Madrid. El grado cero del “clásico

La serie que más se ha repetido en la historia de las competiciones UEFA abre líneas de investigación en el estudio del “clásico” por sus episodios de una rivalidad reconocida, en apariencia, por la tradición.

En los análisis que se han incluido aquí acerca de las rivalidades que identifican a una cultura, sólo se ha puesto la atención en el derby. Del clásico, poca. Es de complejidad. Y debe ser de puntualidad la exposición hoy, aunque sea con brevedad, porque la iniciativa de este apunte es futbolística, debido al contexto que se concede a la seria Real Madrid-Bayern Münich.

Al contrario del derby, que se estructura con oposiciones sociales encontradas o en conflicto, el “clásico”, si es posible la categoría, parece ser arbitrario en muchas ocasiones. Porque, como en el caso Bayern-Real, una rivalidad es reconocida por la costumbre, pero el clásico, como el derby, es un significado cultural. El derby es reconocible desde sus referentes; es lenguaje social, pero particular. El clásico también es lenguaje por las expresiones que toma de una cultura para estructurarse, y si es elegido por la cultura como significante o símbolo de la misma, sea por la costumbre o la necesidad de identidad, se vuelve un evento mítico, queda inserto en la tradición interior de la cultura que lo crea, más si la creación es motivada por el reclamo.

Nacional/extranjero, capital-provincia, rico/pobre y cantera/cartera, son los elementos constantes para el reconocimiento o validación de un clásico (Fifa los señala en su artículo del América-Guadalajara en su página). Es arbitrario. Un default. Se impone la convención.

El esquema es a nivel nacional o local. A nivel internacional, la complejidad aumenta y se oscurece. Hay dificultad para establecer fundamentos de clásico. Opera lo que Roland Barthes, en su Aventura semiológica define como oposición equipolente. No hay negación ni afirmación entre los dos términos de una oposición. La elección queda abierta entres dos significados (en este caso los equipos) y un solo significante (el clásico).

Se busca, sigue Barthes [cf. Pp. 66-69, edición de Paidós], reemplazar la oposición equipolente con la privativa, donde uno de los términos no está marcado, y el otro tiene esa marca ausente en el otro. Esta “ausencia que significa”, muy estimada en estos análisis, diferencia de manera pura. Establece así un grado cero desde el cual cualquier oposición es posible. Puede ser la nada o se puede hacer aparecer algo: el “clásico.”

Hay un elemento más, casi decisivo en la estructura del clásico. La rivalidad exacerbada. El episodio de un partido que establece los términos marcado/no marcado. El vencedor y el derrotado; el que termina con el dominio del otro para pasar ser el equipo de época, o el deseo de romper una hegemonía. Surge el querer-ser que es el espíritu de la competencia.

Real y Bayern han coincidido en Copa de Europa para arrebatarse el dominio en el torneo, apostillando la rivalidad con episodios como cuando el Bayern asentaba su hegemonía ante el Madrid en una noche donde el bávaro se ayudó a un 4-1 con dos penales, el primero de duda al encontrarse Dorfner con Buyo, y una amarilla a Mattheus por una falta como la que minutos antes costó la expulsión a Juanito. Para titular ese partido, El mundo deportivo de Barcelona, en su edición del 9 de abril de 1987, tomó un capítulo de la historia de Alemania: “La noche de los cuchillos largos”.

La rivalidad quedaba pactada. El Real no se repuso en la vuelta cuando obtuvo su primera victoria y blanqueada sobre el Bayern, y salía eliminado por segunda ocasión a manos del los bávaros.

Una temporada después, el desquite. Otra vez la ida en Múnich. Al 46’, 3-0 a favor del Bayern, y descuentos de Michel y Hugo Sánchez al 83’ y 87’. Al 41’ de la vuelta, 2-0 del Real. Final: 4-3 global a pesar de Pfaff, uno de los grandes nombres de la rivalidad que había amargado al Madrid en la ida con sus salvadas.

El primer nombre propio de la serie fue acaso el de Gerd Müller, autor de los tres goles muniqueses en el global 75-76 que sentenció al Real.

La década del 2000, cuando se reanudó la rivalidad, también dejó nombres bajo los postes y en la zona de definición. De leyenda el duelo Kahn-Raúl. El “Ángel” goleó tres veces al “Mono”. Casillas no era la antítesis de Oliver. Iker padeció a la bestia negra del Madrid en la serie: Giovane Élber le anotó las cuatro metas que tienen al brasileño a la cabeza de goleadores en la rivalidad.

Iker también encajó el gol más rápido en la historia de la Copa de Europa de parte de Rob Makaay en la vuelta 06-07. Once segundos registra UEFA, nueve el video.

Desde entonces, no se enfrentaban, y no lo habían hecho estando los dos en forma plena como hoy.

ninguna antinomia, de las que estructuran el clásico, cabe. La equipolencia está en el juego que despliegan. Pocas veces una eliminatoria, quizá en cualquier competición internacional de clubes, tuvo a dos rodillos de táctica, técnica y precisión como la de estos Real y Bayern, en confrontación. Además, no se temen.

Durante los apuntes al torneo se expresaba por qué considerar a estos equipos los mayores candidatos al campeonato. Lo han ratificado. El Bayern entendió sus puntos frágiles con la derrota en Basel, la segunda consecutiva. La otra, 2-0 en Manchester City, con un equipo B con el primer lugar de grupo en su poder.

Mourinho ha ensayado con la tranquilidad de su marca que no es impecable por el 1-1 cedido en el agregado en Moscú. Le funcionaron las adecuaciones, en teoría, por la debilidad de los rivales, pero no ha enfrentado en el torneo a un equipo grande y respondiendo por su historia.

Laboratorio contra fútbol directo. Al Madrid le gusta la posesión; al Bayern dejarla. Por la tendencia al contragolpe que aplican los dos, el esquema favorece al Bayern, que sabe cerrarse, quitar y proyectar para golear.

Al Madrid le corresponderá decodificar. Se lo hizo a un Bayern dirigido por Heynckes, y le sacó la eliminatoria 87-88 con la remontada a un 3-0 global. El orden de los encuentros sirve sólo para el anecdotario. Por quinta vez, la ida de la serie será en Múnich; cinco veces se jugó en Madrid, y en semifinales, dos veces allí; serán dos en Bavaria. En el historial global, Bayern sólo cedió un empate en casa; el Madrid, que tiene aquel descuento en Múnich en los últimos ocho minutos, vio escaparse, entre el 81’ y el 87, su única victoria allí (01-02), y en un 83´marcó un gol que en la vuelta en casa le ayudó a liderar el global en 03-04.

Los partidos en Múnich son terribles para el Real. En casa Bayern suele marcar dos veces en los primeros 33’ al Merengue (75-76, 86-87, 99-00, primer encuentro, y 00-01), pero en el Bernabéu, de donde una vez salió sin recibir, ha encajado en los primeros 30’ en seis de sus nueve visitas.

Rivalidad hay. Generada sobre el campo. Pero la serie no comunica con historias o tradiciones culturales. El nivel de tensión que mantiene, la ubica en sitial de preferencia en el imaginario futbolístico nada más. Aunque la costumbre es poderosa en casos como el Bayern-Real.

 

Claves

 

Bayern.

 

Conjunto. Es más que el Real Madrid en esto. No ruega a las individualidades y tiene defensa más firme.

 

Practicidad. Acaso el más directo en el torneo. Le acomoda enfrentar equipos como el Real que tiene la posesión, para quitar y contraatacar.

 

Contraataque. Jugar entre los centrales del Real. Debe romper el pivote que Mourinho pone para cubrir a sus laterales.

 

Centrocampismo. Sus posibilidades reposan en el manejo del ‘5’. Schweinteiger es el clave.

 

Cabezazos. Por alto, en ataque y en defensa, parece mejor.

 

Real.

 

Laboratorio. Mourinho tiene una lección táctica cada partido. Desconectar a Gómez de Robben y Ribéry, y a esta par de Bastian y Müller/Kroos es la primera clave.

 

Posesión. Esconder el balón con uno segundos que lo tenga Bayern, es efectivo porque el bávaro premedita las jugadas. Madrid debe tocar.

 

Adecuaciones. Mayor capacidad para variar y jugadores más polivalentes tiene mejor banco.

 

Individualidades. Si el colectivo falla, aparecen las figuras. Fundamental el momento de emplear a Kaká.

 

Izquierda. Su lado fuerte. Además de recargarse por allí para atacar debe bloquear a Lahm y atraer al extremo de Bayern que juegue por ese lado.

 

Frente a frente en Copa de Europa:

(se consideran dos puntos por partido hasta 94-95).

 

Bayern

 

PJ G-E-P GF-GC PTS.   %

En Múnich9 8-1-0   22-9     22     91

En Madrid 9 2-1-6   8-14     7         29

Total       18 10-2-6   30-23 29       60

 

En semifinales:

 

PJ G-E-P GF-GC PTS.   %

En Múnich4 4-0-0  10-3   13       100

En Madrid 4 1-1-2  2-4     4         40

Total        8 5-1-2 12-7     14        70

 

Real

 

PJ G-E-P GF-GC PTS.   %

En Madrid 9   6-1-2   14-9     17     70

En Madrid 9 0-1-8   8-22       1       0.4

Total       18 6-2-10   23-30 18     37

 

En semifinales:

 

PJ G-E-P GF-GC PTS.   %

En Madrid 4 2-1-1    4-2        6     60

En Múnich4 0-0-4    3-10         0         0

Total         8 2-1-5     7-12      6         30

 

Goleadores en la serie:

 

Bayern.

 

Élber                             4

Gerd Müller                   3

Matteus, Wolfhart,

Scholl, Effenberg,

Zickler, Makaay y Lucío 2

Aughentaler, Pfluger,

Eder, Fink, Paulo Sergio,

Jancker, Jeremies,

C. Pizarro y Van Bommel 1

Real.

 

Raúl                                  3

Butragueño, Helguera,

Anelka y Van Nistelrooy   2

R. Martínez, Santillana,

Michel, Hugo Sánchez,

Jankov, Morientes,

Jeremies (autogol), Figo,

Geremi, Guti,

Roberto Carlos y Zidane     1

 

En Copa de Europa:

Contra españoles                                     Contra alemanes:

(En negrita resultados de local, y en cursiva los de local en series directas)

Bayern

 

73-74 Final Atlético de Madrid   1-1

(en TE)

Desempate       4-0

 

 

75-76 semifinal Real Madrid 1-1 2-0

 

86-87 semifinal Real Madrid 4-1 0-1

87-88 cuartos Real Madrid   3-2 0-2

98-99 liguilla Barcelona           1-0 2-1

99-00 liguilla Valencia             1-1 1-1

– seg. liguilla Real Madrid 4-2 4-1

    – semifinal   Real Madrid    0-2 2-1

 

 

00-01 semifinal Real Madrid 1-0 2-1

–         Final Valencia   1-1 (5-4 pen.)

01-02 cuartos Real Madrid   2-1 0-2

 

02-03 liguilla D. La Coruña   2-3 1-2

03-04 octavos Real Madrid   1-1 0-1

 

06-07 octavos Real Madrid   2-3 2-1

 

08-09 cuartos Barcelona       0-4 1-1

11-12 liguilla Villarreal           2-0 3-1

 

PJ G-E-P GF-GC PTS.   %

En casa   14 10-3-1 30-15   30    76

Fuera       14 4-2-8 13-23    14      35

Campo neutral 3 1-2-0 6-2       4       57

Total         31 15-7-9   50-40 48     56

 

Real

 

59-60 Final    Eintracht Frankfurt   7-3

66-67 octavos TSV Múnich 1860 0-1 3-1

75-76 cuartos Borussia Monchengladbach                    2-2 1-1

   – semifinal Bayern Münich 1-1 0-2

79-80 semifinal Hamburgo       2-0 1-5

86-87 semif. Bayern Münich1-4 1-0

87-88 cuartos Bayern Münich2-3 2-0

97-98 cuartos B. Leverkusen   1-1 3-0

–     semifinal B. Dortmund   2-0 0-0

99-00 seg. lig. Bayern M.       2-4 1-4                                                                                            

semifinal Bayern Münich 2-0 1-2

00-01 liguilla B. Leverkusen     3-2 5-3

– semifinal Bayern Münich 0-1 1-2

 

01-02 cuartos Bayern Münich1-2 2-0

Final Bayer Leverkusen     2-1

02-03 seg. liguilla B.Dortmund 2-1 1-1

03-04 octavos Bayern M.       1-1 1-0

04-05 liguilla B. Leverkusen     0-3 1-1

06-07 octavos Bayern M.       3-2 1-2

07-08 liguilla Werder Bremen   2-1 2-3

 

 

 

PJ G-E-P GF-GC PTS.   %

En casa    18 14-2-2 35-16 40       83

Fuera       18 1-5-12 19-40   8         16

Campo neutral 2 2-0-0 9-4   5       100

Total        38 17-7-14 63-60 53       51

 

Anuncios

2 comentarios en “Champions league 2011-2012. Semifinal. Previo. Bayern Münich- Real Madrid. El grado cero del “clásico

  1. Pingback: Arbitrajes polémicos en Copa de Europa. Controversial arbitrations in European Cup. | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

  2. Pingback: Bayern Münich-Real Madrid. La no arbitrariedad del clásico. Champions league 16-17, cuartos, previo. | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s