“Cineastas contados”. Conciliación del espacio y el sujeto.

La práctica de Óscar Fernández Orengo con una cámara panorámica, trata de disolver el conflicto de protagonismo del individuo y el lugar tópico en la imagen.

El Día del cine español llevó a Morelia parte de un trabajo que Fernández Orengo comenzó en 2001 con el título “A través de mis ojos”, y que recibió impulsó con su participación en el Festival de cortos de Alcalá de Henares en 2006.

De cerca de ciento cincuenta fotografías de directores de cine español, Óscar seleccionó sesenta; cincuenta llegaron a la ciudad.

Es el intento de una memoria, no de manera tradicional si se aprecian los medios a los que acudió el autor. Un criterio para el proyecto fue estimar el paso del cine analógico al digital, pero Óscar emplea película en blanco y negro. Con la cámara panorámica, buscó una visión distinta. Hay que partir de las antinomias retrato/fotografía y la que en teorías semióticas vistas en otros análisis, deriva de esta: dinámica/estática.

Óscar utilizó los dos términos en la rueda de prensa y en las entrevistas. Para mí, el retrato es un género de la fotografía. Se le puede llamar indistintamente fotografía o retrato. Yo lo que hago son retratos. El hecho de hacer un formato panorámico es que me permitía asimilarlo al cine y sobre todo trabajar con los espacios y de alguna manera contar historias. Como un poco de cine. Una imagen fija se podía dar como en algunas fotos, con un primer y un segundo plano. Y en el segundo plano a lo mejor hay una persona o algo que te puede contar o aportar algo más.

Del espacio parte el trabajo. Porque los cineastas pidieron elegir el espacio para quedar perpetuados en un escenario que considerasen representativo de alguna parte de sus vidas.

Y se sabe que un espacio tópico se construye por medio de la representación que de él da un elemento icónico de los que lo conforman. Óscar da respuesta a la pregunta sobre si puede haber conciliación entre los personajes de sus retratos para que el espacio no desplace a la persona: El espacio lo escogen ellos. Y yo le doy ángulo o la parte de ese espacio que ellos me muestran. El espacio en estos casos es una fusión entre el espacio y el personaje, o entre el espacio y el cuerpo. Porque para mí no deja ser un cuerpo físico dentro de un espacio. Sea un albañil o un escritor, es igual, es un cuerpo físico. Y dentro de las problemáticas que se le plantean a las fotos, es como en ese espacio que ya vi, hay veces que en el camino busco cómo encajo a ese cuerpo sin que se distorsione, que se acople. No quiero eliminar. La presencia del cuerpo no puede eliminar al espacio ni a la inversa. Tiene que ser como una fusión a encajar. De hecho a veces me preocupo más del espacio que elimino o que escojo, que del espacio como esta, aunque también me fijo en eso, estoy mirando más los límites del encuadre, si la información que va a captar mi cámara es la que realmente deseo.

El espacio se vuelve accesorio. El individuo es un sujeto frásico, con la cualidad de poder desplazar al sujeto tópico (el espacio) por ser el que goza de la presencia inevitable en la obra de Fernández Orengo. Sin el individuo, no hay retrato.

Mas no es posible prescindir del anclaje espacial, como lo llama Greimas. Porque la presencia del cuerpo humano concede significación al espacio como una denotación de la forma de ser o de vida del individuo.

Se aplica la triada de Peirce representante más objeto más interpretante. En estos retratos, el representante (signo) es el cuerpo humano; el interpretante la idea que el representante crea del lugar, y el objeto la realidad (la persona y el lugar donde se lleva a cabo la parte de vida que deseó mostrar en el retrato.)

Continúa en progreso la producción de esta obra. Por medio electrónico sólo se proporcionaron los nombres de algunos retratados: Javier Aguirre, A. Albacete y D. Menkes, Vicente Aranda, Montxo Armendáriz, Jaime de Armiñán, Fernando Arrabal, Adolpho Arrieta, Pedro Almodóvar, Mariano Barroso e Iciar Bollaín, entre otros.  Juan Luís Buñuel, Jordi Cadena, Jaime Camino, Eduardo Campoy, Mario Camus, Borja Cobeaga, Judith Colell, Fernando Colomo, Mar Coll y Juan Vicente Córdoba.

El catalogo contiene las sesenta fotografías del trabajo, en formato oficio apaisado con tapa dura, todo en blanco y negro. Muy elegante, llamó la atención de quienes veían los pocos que circulaban, porque la entrega fue escasa.

La exposición incluye una exhibición de veinticinco cortos, pospuesta para diciembre para no hacerla coincidir con un festival de cine que durante los primeros días de Cineastas… se realiza en Morelia.

La tarde inició con una Mesa redonda sobre “Cine español contemporáneo”, con participación de directores y actores de la época actual. La fuente electrónica mencionó como participantes a Alain Pétré (director), Antonio Méndez, Oskar Alegría, Emilio Barranchina, William Miller, Josexto Cerdán y Esther Regina, quien fue la mejor postal de la noche con su excitante  presencia. El embajador de España en México, acompañó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s