Trío Hayren. La música y su circunstancia. XXV Festival de música de Morelia.

Tradición en estado puro con tres concepciones que convergen en un ensamble que descubre para el occidente una añeja identidad. Música armenia tradicional y contemporánea.

Kim Kashkashian, Tigran Mansurian y Robyn Schulkowsky, más que a tocar llegaron a enseñar, por técnica y escuela, la tradición cristiana más antigua del mundo, con recursos simples para las tonalidades de un repertorio que en su variedad de posibilidades ofreció canciones populares y música religiosa de Armenia.

Posibilidades amplias de técnicas simples. Una composición de Mansurian –Tres taghs–  transmite en cada movimiento un pasaje respectivo de la historia de Cristo. Crucifixión, funeral y resurrección, y. como otra obra de él ejecutada posteriormente –Cuatro Hayrens– da notas atonas para conseguir la emotividad respectiva: los pasajes de dolor se dan en tonos menores, y se buscan los contrapuntos con la viola; Mansurian al piano, a veces con voz, y Kaskashian con su viola. Robyn es percusionista.

Los momentos de las narraciones comparten mucho. La música cristiana  en Armenia, que tiene por género el tagh, se funde con las vivencias de Mansurian durante el siglo XX. Compuso mientras estaba preso en la Unión Soviética, y se afilió a la música de Vartabed Komitas, compositor ejecutado esta tarde, quien sobrevivió al genocidio armenio a manos de los turcos. En eso inspiró Komitas composiciones posteriores.

Era una música, contaron en la rueda de medios, que se producía cerca de la disolución de la Unión Soviética. Pero expresa sentimientos personales. El estado de Tigran en la prisión es el del hombre esperanzado que no se vence. No es una historia que pretende ser universal. El espacio tópico en el que se origina es su nacionalidad. No entra en ningún sentido de nación. Es expresión y nada más.

No se pudo conocer mucho acerca de ella en tan breve encuentro con los músicos, ni por los programas. El de mano traía información de un concierto de otro festival, porque sus notas hablaron de ejecuciones no programadas en el que corre, pero la impresión, con las notas sonando en las mentes después de los aplausos, testimonian la fuerza emotiva de géneros de una música que se descubre para occidente sin acudir mucho a las técnicas y variantes de allí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s