Champions league 2014-15. Cuarta ronda. Idas. Mezquindad por impotencia. Y previo al sorteo de grupos.

El contrapeso a la discreta calidad en general, es que ninguna eliminatoria dejó promesa de calificado a un sorteo para el que la conclusión de las vueltas no da tiempo de estudiar entonces.

Quedaron reprimidas las emociones. No es atrevido decir que guardadas en una Copa que tiene por tarjeta de visita los cierres épicos, de gesta y de epopeya, pero la cualidad del balance general, de exceso en el juego de control y el cuidado táctico, ya con el predominio marcado del 4-2-3-1 orientado hacia aquella cualidad, menos que al despliegue de ofensivas de trituración como se vio en fases precedentes, motiva la cautela en las previsiones.
Porque los que consiguieron resultados favorables no tendrían por qué variar en la vuelta. El encargo de las grandes noches de Copa de Europa quedó así en pies de los diez que están obligados a marcar.
Dinamarca, que ya no tuvo equipos directos en grupos (los tuvo en las dos temporadas recientes) y que en el lustro que cotiza la clasificación Uefa no contó representante desde el “play-off”, fue la damnificada de la jornada. Su Copenhague es el más necesitado. Su 2-3, hecho todo en el primer tiempo, con Bayer Leverkusen lo hace el único obligado a marcar dos veces en la vuelta para seguir. Aalborg lo sacó menos dificultoso en cuanto al requerimiento de goles. Su 1-1 con Apoel le pide uno para avanzar, pero del infierno de Gsp Stadium, nadie salió con vida en una fase previa a grupos (Copenhague 08-09 y Wisla 11-12, ambos 3-1).
La constante apunta a imponer marca de tiempos extra en cualquier etapa de la Copa. Cuatro 1-1 marcaron la ronda de “play-off”, instituida en 09-10, con más paridad, sin que ninguno de sus equipos haya esbozado superioridad en el roce de esquemas, que sirvieron para no perder antes que para establecer tendencia. En dos minutos, Nápoles fabricó la voltereta a un Athletic con mejor incorporación del 4-2-3-1 que plantearon ambos, pero Callejón tiró uno de los goles de la jornada. Los vascos no se recuperaron del regreso italiano; con una de las tendencias notables de la edición: anotador surgido del banco, Slovan sujetó la serie a Bate (1-1). Vittek, con 8’ en cancha emparejo, y Celtic y Maribor, en Eslovenia, agotaron temprano la pólvora en una noche para los registros escasos. Tres veces fue salvado un gol Católico sobre la línea. La tercera, por un propio jugador (Johanesson, 30’).
Steaua llegó con vida a Bulgaria (1-0 a Ludogoretz) gracias a una tendencia de la edición. Gol en los estertores (Chipciu 88’), y 0-0 de Besiktas y Arsenal arrojó saldo inédito de cincuenta por ciento de empates, en un partido que casi tuvo el gol más rápido en el historial de las competiciones Uefa. A los cuatro segundos Szczesny envió hacia el travesaño un disparo de Demba Ba asistido desde el puntapié inicial.
Con metales puede pagar Salzburgo su estadía. Tres veces los impactó y Forsberg, en el 89’, llevó con posibilidad alta a Malmö a la revancha. Los suecos ya remontaron una eliminatoria en la tercera fase con 2-0 a Sparta de Praga, acaso, la eliminatoria más pareja y con mejor desenvolvimiento táctico de sus protagonistas.
Standard de Lieja y Lille comparten con Copenhague la ocasión de romper la historia. 0-1 de los dos primeros. 14 son los equipos que calificaron luego de perder una ida como local (texto aparte). Los belgas expresaron derrotismo al término de su partido. Su técnico anticipó que eran exiguas sus posibilidades porque Zenit está para jugar la semifinal, pero los rusos no apostillaron.
A los franceses falló el mecano y Porto, que por historia lo mueve bien, manipuló el partido sin fisuras de ningún tipo y aguarda por obtener un espacio en el bombo siguiente.

Así se ve el sorteo.

El primer apunte de la temporada se refirió al sorteo de grupos. Porque las peceras estaban casi armadas. Aproximadamente dieciocho horas después de concluir la fase, si es que no hay tiempo extra, las esferas comenzarán a vaciarse y son posibles grupos muy competidos por apariciones de equipos de alta competencia que reaparecen en el torneo con el saldo de un coeficiente discreto.
La esfera A cuenta a Real Madrid, Barcelona, Bayern Münich, Chelsea, Benfica y Atlético de Madrid. Si Porto y Arsenal avanzan, la completarán. Si uno falla, subirá Schalke; si ambos, Borussia Dortmund se integrará y manifestará el nivel alemán con tres sembrados como cabezas de serie, privilegio que tiene asegurado España.
Juventus, Psg, Shaktar Donetsk, Basel y Manchester City son seguros en B. zenit se les uniría; si fallasen los rusos, Leverkusen, y si este también fracasa, Olympiakos.
Cska de Moscú, Ajax, Liverpool, Galatasaray y Anderlecht necesitan las combinaciones anteriores, de eliminaciones, para formar todos en C sin importar los resultados de Nápoles, Standard y Athletic. Como partenopeos y españoles deciden una eliminatoria, Roma, si Salzburgo, Lille y Copenhague caen, entraría a esa pecera cualquiera que sea el resultado entre Porto y Lille.
El resto tiene seguro ir a D.
Así es que lo menos es un grupo con Schalke, Bsel, Standard y cualquiera de D; y puede salir uno con Dortmund, Liverpool, Roma y cabeza de serie español.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s