Grandes jugadores que no pudieron ganar la Copa de Europa. Big players that never won the European Cup.

El resabio de muchos consagrados se ofrece cada temporada a figuras que ven agotarse sus carreras con o sin la obsesión del gran trofeo de clubes.

Ha sido el trofeo que dejó incompletos palmareses individuales de los que curan un hipo. Un campeonato sin el cual se ven huecos notables entre medalleros distinguidos. Porque la Copa de Europa es el acceso hacia la disputa de otras. Para algunos, puede ser lo máximo por conseguir si sus selecciones nacionales no tienen capacidad para ganar un Mundial o una Eurocopa. Para otros que ganaron alguno de esos torneos, o los dos, la Copa europea es también el mayor deseo. Por donde se le vea, es el trofeo más anhelado. El que más ocasiones se tiene de obtener, pero el más complicado.

Entre figuras que participaron muchas veces,  algunas que lo hicieron en pocas, pero con calidad para ganar un torneo por sí solas, según se creía, se hizo esta selección de un once soñado, pero de frustraciones por no haber tocado la Orejona.

A los Buffon, Totti e Ibrahimovic se le va el tiempo sin besarla, y los Ramallets, Gregg, Angloma, Dixon, Paulo Roberto Falcao, Butragueño, Hughes, Maradona, Aragonés, Juanito, Hugo Sánchez, Romario o Rocheteau, son parte de otra visión del siguiente once que varias veces falló en el intento.

Un once maldito.

Zoff

Bergomi                    Adams                       Mattheus                   Camacho

Cerezo

Baggio                                                          Schuster

Van Himst

Cantona                                           Ronaldo

Dt: Boskov.

Dino Zoff. El gran trofeo que faltó en su hoja de servicios. El que lo pudo incluir junto a sus compañeros Tacconi, Scirea, Cabrini y Brio, y Blind en la lista oficial Fifa de quienes ganaron todos los campeonatos internacionales de clubes.

Giuseppe Bergomi. El Tío se cargó una época del Inter de Milán y de la Azurra. Como Zoff, clave en la consecución del tricampeonato mundial de Italia, a su reconocimiento de inmortal faltó la Orejona.

Tony Adams. El único que levantó la liga inglesa en tres décadas diferentes, jugó la Copa de Europa sólo en dos de ellas. Capitán record con Arsenal, su eterna carrera no contó con el gran trofeo.

Lothar Mattheus. En sus años de gloria se decía que era el trofeo que le faltaba. En las dos finales que jugó, su Bayern Münich fue remontado de manera inverosímil. Siempre perdurará la sensación de que su salida en la de 1999 causó el colapso muniqués.

José Antonio Camacho. Se le tuvo como uno de los mejores laterales izquierdos del mundo en su época. La de la Quinta de Buitre, y antes, camada que se obsesionó hasta la impotencia con la gran Copa.

Roberto Baggio. El Codino no levantó muchas copas en su carrera. Símbolo de épocas en toda categoría del fútbol italiano, la Copa de Europa le quedó holgada con los tres grandes de su país.

Toninho Cerezo. Uno de los mejores mediocentros que llegaron a Europa. Los grandes títulos, de selección y club, le fueron esquivos en equipos con potencial para ganarlos. Condujo a Roma y Sampdoria a la final, y ninguna la perdió en los 90’.

Paul Van Himst. De los grandes creadores que pasaron por el torno. Sus goles calificaron al Anderlecht a ocho ediciones en las que Paul presumió su calidad de creación y goleo sin que el equipo pasara de ser protagonista.

Bernd Schuster. En España lo contrataron para ganar el torneo. Llevó a Barcelona a la penosa final de Sevilla y al Real Madrid apenas lo ayudó a ponerse en semifinales. Con el Atlético de Madrid no calificó.

Eric Cantona. Marcó la época del ascenso internacional del Manchester United. Se le idolatró hasta la deificación porque se creía en él. En que guiaría a los de Devils a la gloria de la Champions. Nunca se le culpó de los fracasos por no conseguirla.

Ronaldo Luiz Nazario. El Fenómeno llegó a Real Madrid a completar su colección de grandes copas. Con una de las mayores plantillas de estrellas que haya jugado en cualquier parte y época, el candidateado a mejor jugador de la historia, no pudo.

 

Vujadin Boskov. Uno de los referentes del fútbol europeo de siempre. Por eso un Real Madrid le confió el proyecto de la séptima y Sampdoria el de llevar la Copa a Génova. Con ambos, perdió la final a nueve minutos de agotarse el tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s