Champions league 14-15. Octavos de final. Balance. Fútbol decreciente.

Los equipos que van macando época acrecentaron el testimonio de su juego para hacerlo corresponder a una de las etapas con registro más desfavorable para locales, y a actuaciones colectivas y personales en el límite de lo inimaginable.

             Posiblemente la mejor fase eliminatoria en años.

             Los regresos que resistieron la imponencia de grandes equipos y el desmán de algunos de estos, la causa.

             Casi partido del siglo en el Bernabéu.

             Las idas, uno de los cinco registros más bajos para locales en etapa con 16 equipos.

             Ningún equipo remontó en la vuelta.

            Arsenal y Atlético sólo emparejaron el global; uno se quedó por goles de visita y los españoles avanzaron por la última vía.

           Pararon los periodos de invulnerabilidad de Real y Atlético y sus porteros.

           El 4-3-3 desplazó al 4-2-3-1 que, sin embargo, obtuvo mejor saldo en la ida.

           El estilo de impuso a la táctica y el 77 por ciento de los goles de la fase se consumó dentro de las áreas.

          Mónaco, primero en seis temporadas que no acertó un remate a puerta.

Las expectativas siempre se mantienen en una etapa de eliminación directa. Porque la ida dejó intacta la previsión de favoritismos o esboza la revelación. Con ese panorama se llegó a la vuelta de estos octavos; confirmación con noches de ratificaciones que no se veían hace tiempo, y regresos cuyo máximo fue motivar desempates por reglamento. Bayern, Porto y Juventus se excluyeron de series que no se vendieron hasta el último minuto del agregado o de la prórroga –más allá de eso la de Atlético y Leverkusen, con desenlace en lanzamientos desde el punto de penal- y donde se vio vacilar fundamentos de estilo y táctica que en la ida provocaron uno de los menores saldos para locales en fase de 16; llamada de octavos o las tres que fungieron como tales a manera de preliminares entre 1991 y 1993.

El balance entonces fue 2-2-3, con goleo 7-10 y eventualmente sólo dos equipos que jugaron la ida en casa calificaron. El peor registro se había dado en 203-14: 1-1-6, 5-20 y ningún loca en ida avanzando. Similar a lo de esta ocasión, 2012-13 (2-3-3, 8-3 y dos locales de la ida calificados) y 2005-06 (2-3-3, 10-11 y sólo uno). La siguiente marca menor sucedió en 2010-11 (1-3-4, 6-10 y sólo uno). No había jornada tan negativa para locales desde la ida de cuartos de final 11-12 (0-1-3, 0-6).

Cada temporada se ha venido apreciando el desarrollo de fútboles que ya se quieren expresar como escuelas, tanto por lo que hacen en sus campeonatos domésticos como por la ratificación que obtiene en el escenario de la Copa de Europa. Una de las conclusiones en las jornadas de grupo 2014-15 quedó en la numerosidad de equipos para marcar época con ocho de ellos en el inédito de ganar sus grupos. Dos que se insertaban en la constante, Psg y Juventus, calificados en segunda posición, desplazaron de cuartos a Chelsea y a un Borussia Dortmund que cierra un ciclo tras ser uno de varios deficientes en la etapa. A Manchester City le quedó grande la fase y no porque en la vuelta le haya surgido el Barcelona más seductor quizá desde los días de Guardiola como su técnico. La razón, la misma que condenó a Dortmund, Basel y Shaktar, los humillados, la aportó un comportamiento casi desmotivado que vio lo inevitable en la calificación de sus rivales.

Schalke, uno de los más golpeados en la ida, y con recursos tal vez más limitados que el cuarteto mencionado, no creyó en la tragedia griega y rebatió su destino de víctima en el Santiago Bernabéu en uno de los partidos del siglo. No hay que reprochar a la memoria si esta trae el triunfo del Spartak de Moscú en los cuartos de final 90-91 como la ocasión anterior que en el Bernabéu se brindaron los pañuelos blancos a rival, con la entrega que a Schalke, en Copa de Europa.

Se fundió la creencia en lo predecible, típico en equipos de Ancelotti, con el estudio hecho por Di Matteo al sistema blanco. La eliminatoria, eventualmente, se resolvió por el defecto que no debía tener Schalke. Remates con la cabeza, fórmula rompe partidos del Real Madrid, abrió el marcador en Alemania y lo emparejó en España.

El testimonio de la vulnerabilidad del Real Madrid fue la de un sistema no táctico, sino conceptual. El 4-3-3 ordenado por Ancelotti, analizado en un texto aparte, no es el 4-3-3 de otros, dibujo que predominó durante la etapa, desplazando al 4-2-3-1 que era superior en aplicación desde temporadas no tan recientes. Al menos desde 2007-08. 14 de los esquemas de la fase lo tuvieron; 12 veces se inició con el 4-2-3-1, que mantuvo primacía en la ida donde lo jugaron 4; Bayer Leverkusen y Atlético, rivales; Chelsea para incomodar al París St Germain, y Shaktar Donetsk ante el 4-3-3 del Bayern. Psg también fue de 4-3-3.

Y fue el 4-2-3-1 el sistema a destacar en las idas con la aplicación que de él hicieron Bayer y Shaktar. Los dos redujeron el espacio en el centro del campo y obnubilaron al cerebro del otro. Esta clave, anotada en los previos respectivos, causó expulsión del medio centro rival. Thiago y Alonso, y en la vuelta, los Colchoneros no revirtieron el efecto del mandato de Schmidt, que hizo incierta la serie con la elasticidad del modelo alemán convertido en 4-3-3 al atacar.

En la vuelta, el 4-3-3, aplicado 6 veces, superó en cinco ocasiones al 4-2-3-1 (8 lo jugaron) que sólo metió a uno de sus adeptos en cuartos; Atlético. Juventus, con 4-3-1-2 que en Dortmund varió a 3-5-2, es la otra excepción entre los ocho finalistas, al 4-3-3.

En una de las oposiciones de ambos esquemas, Bayern-Shaktar, la temprana disolución del 4-2-3-1 debido a la expulsión de Kuchner a los tres minutos, y la variación a 4-4-1 a los 8’, alcanzó a condenar el esquema afectado, como sistema, porque la baja se dio por la provocación de un penal. En los 90’ en Ucrania, el sistema no permitió a Bayern rondar el área y en el segundo tiempo no hubo remates que llegaran a las porterías, neutralización que no resistió hasta ese minuto tres en Alemania donde se revivificaron las mejores actuaciones de un Bayern que convirtió siete metas por cuarta ocasión en Champions (marca de la que se hizo precisión en el apunte a la fecha 6). Guardiola no temió más a Lucescu y lo enfrentó con un solo contención –Schweinsteiger- detrás de cinco delanteros; Müller  Götze disfrazados de mediocampistas, y gozó el regreso del máximo Ribery, a que perdió por lesión, como a Robben, constante de la jornada.

En la línea del Bayern, poderoso ante equipos si cualidades de defensa, estuvo el Barcelona. Si lo del Bayern puede encuadrarse en una rutina de años, lo visto en el Camp Nou marcó, aunque fuera por un partido, el retorno de un equipo jalado por un Messi que jugó lo inimaginable y estrellado, con tosa su ofensiva, con un Hart que bloqueó lo impensable. La palabra “fenómeno” con que Lio definió al guardameta inglés denota en donde estuvo la púnica resistencia de un Manchester City que en la ida compartió errores en la entrega en mediocampo para derivar ataques, y que se planteó suicida en la vuelta. Sin planear contención ni medir el fuera de juego. Por Hart pesó el penal que él le tapó a Messi en la ida, y el concedido a Agüero en Barcelona planteó un nuevo Berna a un Barca que había impactado tres veces el metal (y una cuarta en jugada invalidada) con la posibilidad del descuento que aproximara al tiempo extra, pero Ter-Stegen devolvió el detalles del Etihad al tapar el cobro del Kun.

Diferencia de procedimiento entre Bayern y Barcelona. El alemán secuencia el gol largo; el culé de encomienda a la figura individual de Messi, pero la consecuencia se da similar. Se pospone el remate distante hasta que es último recurso. Es cualidad que enseñoreó la práctica de estilos en la jornada. El 4-3-3 tiende más a eso que a una táctica. 32 de los 45 goles de la fase (71%) se convirtieron dentro de las áreas; 28 de ellos sin táctica fija (62%). No se contabilizan tres de penalti (con estos da el 77% anotado en el sumario).

Se pretende y se consuma un juego de secuencias prolongadas para llegar al área sorteando espacios exiguos. Los grandes equipos de ahora surgen desde esa secuencialidad maniaca y no se niegan, como impide la obsesión del estilo de toque incesante, a la variedad de pegar desde fuera del área. Para Porto era la clave. 4-3-3 contra 4-2-3-1 de Basel en la vuelta. En Suiza, los de Paulo Sousa practicaron un 4-3-3 que en Portugal se cerró a un 4-2-3-1 nítido en su 4-2-4 de contención que no amargó a los Dragones que consiguieron su póquer de esa noche desde fuera del área. Otra manera distinta del 4-3-3 que, con los tres modos mencionados, más el del Real Madrid, no se hace tendencia sino interpretación, filosófica o no, particular que busca conciliarse como realidad actual, fenómeno histórico y expresión significativa. Responde a necesidad presenta y a exigencia histórica respectiva.

Psg y Mónaco faltan de consumar su propuesta de ese parado. Con ellos, Francia experimenta quizá su mejor época en la Copa. Por segunda vez calificó a dos equipos en cuartos, con más exigencia que la ocasión anterior (2009-10 Lyon y Burdeos se enfrentaron es cuartos).

A París, como a Manchester City, le influye la categoría de campeón de una de las mayores ligas de continente, para Mónaco hay margen de dispensa. Más por su calificación casi a extremo. Hizo partido ideal en Inglaterra, disociando el juego secuencial de Arsenal que vivió por el descuento en el 90’, y aunque Ferreira-Carrasco devolvió la ventaja en el agregado, los de Wenger, los más damnificados en la da junto con Schalke, también creyeron en la vulnerabilidad de la historia, y le convirtieron dos de las tres veces que necesitaban a un equipo, y a un Subasic, que sólo había encajado dos goles en tres partidos en la temporada. Nunca recibieron tres, y en sus anteriores 23 salidas, en toda competencia (no jugaron fuera de ella) sólo una vez encajaron doble (después de la fecha 4 de Champions). Wenger puso 4-2-3-1 con Özil detrás del ‘9’ para no perderlo en la banda, y la posesión  el bloqueo a laterales hizo poco flexible el 4-3-3 de Mónaco que, empero, respondió donde ganaba la eliminatoria. 12 veces (conteo personal) cortó asistencia de remate aéreo, aunque por abajo le remataron en tres rebotes que devolvió, y los perforaron por los extremos toda la noche. Aquellos doce cruces surgieron desde esa zona y lo único que Mónaco llamó a puerta fue en pases que se extendieron hasta Ospina. La estadística de Uefa, coincidente con la personal, no le contó remate a portería. El equipo más reciente con esa estadística era Arsenal, también en octavos (08-09).

De los dos en posición de resarcirse de lo que vivieron una temporada atrás, sólo París cumplió. Manchester City, el otro; Schalke era distinto al que sufrió eliminación por Real Madrid en 13-14. Y fue la de los parisinos una de las actuaciones más completas. No sólo de esta temporada. Shaktar se disolvió con la expulsión; Bayern y Atlético se disiparon más con la que tuvieron en la ida (la de Clichy en la ida no menguó al City, y la de Samuel en la vuelta, fue con la eliminatoria resuelta, y notar que ningún equipo que tuvo expulsión ganó) y la de Ibrahimovic, al 31’, sacó el mejor desenvolvimiento de los de Blanc que llegaron hasta la prórroga con diez jugadores y sacando la calificación a cinco minutos del final de cada segundo tiempo. Chelsea no pasó una defensa multiplicada por con el apoyo de Pastore (se previó aquí que eran partidos para él) confundido como lateral derecho, zona confiada a Marquinhos para devolver a David Luiz como par de Thiago Silva en la central; ordenó el mediocentro a Motta y ocupó los otros puestos del medio, en el 4-3-3, con Verratti para morder y Matuidi como cuarto atacante alterno. Siendo el punta el expulsado, Lolo no tocó más el esquema. Angustió la paciencia de Chelsea, que no vio al Hazard hechicero del regate para llega a Costa, pareja de baile de Luiz, y al 85’ y 115’ cabezazos en asistencia de táctica fija metieron en cuartos al París que sólo perdió 1 vez en sus más recientes 12 partidos de eliminatoria.

El orden en que se presentaron aquí las eliminatorias en sus previos, incluye la previsión de paridad. La de Chelsea-París se ubicó así segunda, y la anotada más estelar resultó antípoda a su previsión por la endeblez del Borussia Dortmund, que salió con vida de Turín no obstante el 2-1 de la Juventus que en la vuelta se comió la eliminatoria que tuvo que replantear dos veces. En la ida, en el mejor pasaje del Tigre durante la eliminatoria, la salida por lesión de Pirlo en el 34’ reacomodó a Marchisio en la posición del Artista para quedar flanquead por Pogba  Vidal; este cedió el enlace al relevo Pereyra en tanto Klopp pedía, también por lesión, a Piszczek reemplazándolo con Ginter y desplazando a Papastathopoulos a un lateral donde no rindió, y ello motivó que el cambio fuera doble al sustituirlo con Kirch. Más tarde, Blaszczykoski cubrió un extremo para dejar la punta a Aubameyang, y con esos parados los equipos iniciaron la vuelta. Nueva falta de respuesta de Sokratis en la lateral, pero el castigado fue Schmelzer, cambiado luego que el 4-3-1-2 de Juve sufriera alteración. Esta vez, Pogba salió por lesión y Allegri que con la meta de Tévez al 2’ se atrajo el control de la eliminatoria, se basó en el cambio obligado para sentar clínica de estrategia. Invirtió en Barzagli por el francés. Con la vuelta al 3-5-2 se ratificó que con ese sistema Juventus no gana un defensa sino que adiciona otro atacante con los dos medios delante del ‘5’ como enlaces más los laterales en vez del alterne en ataque de uno de los componentes de trivote. Borussia no se despertó en los 180’ de la pesadilla Tévez-Morata y sin cubrirse, lo acuchillaron a contragolpes en el crecimiento, o el nacimiento, de la expectativa de una Juventus que respondió a su historia y a la de Italia con su táctica revolucionaria. (La expectativa se alía a la historia: en cuatro de sus más recientes participaciones, Borussia fue desplazado por el eventual campeón; sucedió en las dos temporadas precedentes).

Y se pone en la línea de los demás históricos que llevan época y están en cuartos. El bombo no dejará de ser generoso con cruces que probarán a los futboles emergentes.

 

El once de la ida.

Curtois

9

Ivanovic                    Marquinhos              Ratkistkiy                  Marcelo

7                                 7                                 7                                 7

Fabinho

7

Calhanoglou                                               Fred

7                                                         7

Tévez                         Suárez                                  Morata

7                                 8                                             8

 Dt: R. Schmidt.

El once Uefa:

Leno

 

Ivanovic                    Shevchuk                 Abdennour               Marcelo

 

Calhanoglou

Frei                            Fabinho

Suárez                      Ronaldo                                Morata

El once de la vuelta.

Hart

10

Lischtsteiner            Luiz                            Silva               Fuchs

7                                 7                                 8                     8

Casemiro

8

Müller                                    Götze

8                                             8

Messi                                     Tévez                                     Huntelaar

9                                             9                                             8

Dt: M. Allegri.

El once Uefa:

Hart

Fuchs                                    Silva                          Luis                Abdennour

M. Suárez

Brahimi                                 Casemiro

Tévez                                    Messi                                    Huntelaar

Textos relacionados. Copa de Europa:

Equipos con más partidos ganados consecutivamente.

Equipos y porteros con más minutos sin recibir gol.

Porteros que más tardaron en recibir su primer gol.

Equipos que no remataron a portería.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s