Champions league 2014-15. Cuartos. Previo. Mónaco-Juventus. Remontar la historia.

Historias de infortunio en la serie, con un equipo al que nadie deseaba ver, contra otro que era anhelado, pero el equilibrio de fuerzas es de advertir.

             El antecedente de la serie expresa el historial de ambos en rivalidades particulares.

            Los dos equipos con menos goles recibidos desde el inicio de la fase de grupos.

            A Juventus no le afectan las lesiones; es igual su efectividad con 4-4-2 o 3-5-2.

           El guión ortodoxo de Mónaco no se permite muchas vacilaciones; su capacidad de reacción espera por ser reclamada.

           Maestría de defensa contra un embrión francés de catenaccio.

           Ninguno ha puntuado en el país del rival.

 

Sobre la cancha es donde se agradece o se lamenta la asignación de un oponente. Y en Copa de Europa no hay serie mala, ni en la expectativa, en una eliminatoria. Juventus y Mónaco tienen mucha atención sobre ellos. La Vieja Dama por la advertencia de su regreso a la élite con el respaldo de un proceso de cinco años que recién ve su esquilmo en lo internacional, y Mónaco que demoró once temporadas en reaparecer en el torneo, por su justo equilibrio que engendra una solidez que es de las más grandes en los tiempos que corren.

Lejos, pero de ocasión, queda el único antecedente que guarda la rivalidad. La semifinal 97-98 citó a los dos, que no se dañaron lo que el potencial de cada cual en casa quiso, por los porteros. Barthes y Peruzzi. Era la Juventus que en dos años sólo había sido detenida por Borussia Dortmund en la final de Münich. Su autoridad quedó ratificada con el 4-1 de la ida, marcador falaz porque con puro juego italiano no cayó Mónaco. Tres de los goles bianconeros surgieron de balón detenido (dos penales) que no buscó Juventus, pero su estrategia de ataque sólo era cortada con faltas. El cuarto gol sí se dio de acuerdo a lo pensado, con una triangulación en la que Del Piero, autor de hat-trick, asistió a Zidane. Tampoco estaba en los planes aurinegros un gol de Mónaco en remate con la cabeza tras la salida de un saque de esquina, situación que se repitió en la vuelta cuando los italianos sufrieron lo que siempre sufrieron contra franceses (se relató en el apunte al sorteo), pero esta vez por orgullo. Porque el 4-6 global que Mónaco puso al 82’ pedía cuatro goles más para ver a los del Principado en la final. Pronto se había encarrilado el destino. Inzagui salió golpeado en el rostro al 3’ por choque con Diawara, y su  sustituto, Amoruso, anotó con nueve minutos en cancha el 5-1 global. Un remate distante acreditado como gol de Leonard, pese a que fue el desvío de Conte lo que derrotó a Peruzzi, por el criterio de conceder la anotación al tirador si su envío lleva dirección de portería, seguido por uno de Henry, pusieron en duda la capacidad de reacción de Juventus, que resistió el marcador eventual por orgullo.

Pasaba por un periodo de transición el equipo italiano. Del 4-3-1-2, aplicado en la vuelta, al 3-5-2. La presencia de Edgar Davids, que llegó para cubrir al lesionado Deschamps, y la vuelta del francés, dieron cabida a ambos en el primer esquema. Suspendido Didier para la vuelta, Lippi, con equipo alterno, regresó al segundo esquema.

Los dos los alterna ahora Allegri. Con tres de los cuatro mediocampistas lesionados, retronó al 3-5-2 instituido por Conte. Con Vidal en forma, y un Pereyra infalible cuando se le requiere, casi siempre como desde el banco, faltaba definir al medio centro. Pirlo era duda a una semana de la ida; Pogba fue inhabilitado hasta mayo, previo a la semifinal, y Marchisio por toda la temporada. Claudio, sin embargo, volvió ocho días antes de jugar en Mónaco, en la Copa de Italia, y su presencia en alineación con varios suplentes motivó un 4-3-1-2 con él como medio centro y Pereyra de enlace. Se ha seguido la evolución y alternativa de las tácticas de Allegri.

Con seguridad, Juventus llevará el trámite de la eliminatoria. No le influyen los escenarios. Mónaco es más de cierre que de disputa, y su posibilidad pasa más por mantener su defensa que sólo ha permitido dos goles en un partido en la temporada global en cuatro ocasiones. La anterior en la vuelta de octavos, en casa, por Arsenal, y no le han marcado tres veces en el ejercicio con Subasic. Él recibió los goles de los Gunners.

Adelante, el equipo de Jardim encuentra poco pero lo rentabiliza con lo efectivo de su retaguardia. El punto fuerte que comparte con Juventus. Los dos menos goleados de los treinta y dos que jugaron liguilla (4 goles). Mónaco por Subasic. Buffon  mejor ayudado por su defensa. Evocan las noches de porteros del enfrentamiento primo de la serie.

Hay distancia marcada entre los equipos. Mónaco recién comienza un ciclo, supeditado a que una racha baja lo corte, y Juventus es la culminación de un proceso iniciado cinco temporadas atrás. Los italianos llegaron al desarrollo del equilibrio con el balance de su hacer de contención con el de una delantera que esperó por surgir, y que solía ser solo Tévez hasta la llegada del joven Morata, que desplazó a un Llorente cuyo juego de escarbadientes no encaja en la dinámica ni movilidad bianconeras.

Mónaco es aún equipo en grado cero. En el punto de partida hacia una evolución que lo lleve adonde llegó Juventus. Compensar su defensa con una delantera de más goleo le llevará tiempo.

 

Claves.

Mónaco.

 

Cobertura. Le meten muchos balones al área y siempre son más los cortes que los remates del rival. Esos sus anticipos son su baza ante las puñaladas de los Lichtsteiner y Evra.

 Portero. El suyo es de los que gana partidos. Quizá eliminatorias. Es un defensa más por el seguro que es ante un fallo que, por estar él, se puede permitir su defensa.

 Control. El manejo que su trivote dé al balón sin comprometer para dormir los partidos y que Juve no juegue.

 Tridente. Atacar en bloque para idear una jugada que derrote a una defesa que no pierde en el uno a uno. Mónaco no cuenta con un jugador para el alarde personal.

 

 Constancia. Ser de noventa minutos en cada partido. Arsenal le dejó la enseñanza de no dar por ganado un partido o eliminatoria. Debe mantener su juego hasta el final.

Juventus.

 

Presteza. Anotar temprano impedirá la activación del candado monegasco. Su goleo en pasajes puntuales se clama ante una defensa segura.

 

 

Inalterable. Con cualquiera de los esquemas que aplica da el mismo rendimiento. La cobertura de los interiores al mediocentro se mantiene para que el equipo piense.

 

Coberturas. Vuelve a contar con una de las mejores defensas del mundo. Su tradición. Difícil de superar en el uno a uno y por aire, multiplica las marcas y cierres.

 

Individualidad. Lo que Mónaco no consigue con tres delanteros lo hace Tévez sólo. Un jugador que gana eliminatorias por sí mismo, es para romper defensas cerradas y metódicas.

 

Acompañante. El jugador clave es el segundo delantero, por ser el que completa la alineación. Morata ha disuelto las dudas. Pereyra, de inicialista o cambio, el comodín que gana partidos.

 

En Copa de Europa.

Frente a frente.

 Semifinal 97-98

Goleadores en la serie

 

Da Costa

Leonard

Henry

Spehar                                              1

Del Piero                                            4

Amoruso

Zidane                                                1

 Contra  italianos                                                   Contra franceses

(en negrita, resultados de local. Las series directas se resaltan.)

63-64 octavos Inter de Milán    0-1 1-3

93-94 semifinal Milan                    0-3*

                                                 

 97-98

Juventus 4

Mónaco 3

 

*Partido único.

 

 

72-73 octavos O. Marsella  *    0-1 3-0

84-85 octavos G. Burdeos        3-0 0-2

95-96 semifinal Nantes             2-0 3-2

cuartos

Mónaco 1

Juventus 2

09-10liguilla   G. Burdeos        1-1 0-2

*Ida en Lyon

 PJ G-E-P GF-GC PTS.    %

2    1-0-1     4-3     3         60

3    0-0-3     1-7     0

 5   1-0-4     5-10    3         25

 

Casa

Fuera

Total

PJ G-E-P GF-GC PTS.   %

5   4-1-0    13-2     11     84

5   0-0-5    4-11      0

10  4-1-5    17-13    11    42

Hasta 94-95 se daban dos puntos por victoria.

Eliminatorias

           J   G-P

3   0-3

 

 

El total incluye liguillas.            J G-P

4  4-0

Total   5  4-1

Goleadores

 

 

 

Skudlapski

Da Costa

Leonard

Henry

Spehar                                              1

 

 

 

 

 

Del Piero                                             4

Bettega

Vialli                                                    2

Haller

Boniek

Braschi

Paltini

Jugovic

Sousa

Amoruso

Zidane

Iaquinta                                              1

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s