Champions league 2014-15. Semifinal. Entre la ida y la vuelta. Una copa para romper historias.

La entrega prima de la semifinal alteró la constante de la tendencia que predominó en la edición, y mantuvo la petición de aumentar registros escasos.

             Ganó el fútbol de estrategia.

             Se mantuvo la primacía del goleo dentro del área pero con menos toques.

            Bayern, el profesante más fiel del estilo, el mayor perdedor.

            El equipo alemán no ha macado hace cuatro partidos y su par, Barcelona, no ha encajado hace siete.

           Juve y Real, por la reiteración de sus desenlaces de infarto.

          Los porteros, mártires reconocidos.

        Barca y Juventus dieron seña de lo que plantearán en la vuelta.

 

No se agotan las conclusiones al fútbol de época que se vio durante la edición, por ser una expresión inacabada que aún agrega variaciones de comportamiento sin reprimir el estilo. No siempre el estilo gana torneos. Es común, a mayor avance de un campeonato, ver su repliegue, defección o complemento con recursos de estrategia que privan sobre él.

Con Barcelona se ha expuesto la situación. Acaso el mejor equipo en la competición, reiteró su desapego al ejercicio que se le hizo típico, entendiendo la estrategia aplicada a la defensiva sin ceder su protagonismo en ataque, como ese desapego para ser un equipo completo que ya sabe jugar sin balón y manejar los partidos. Es el crecimiento del modelo que subsiste en Bayern Münich donde se ve obsoleta por la permanencia de una manera de jugar para la cual no se han visto jugadores adecuados. Guardiola, con esa manera, llenó al Barca de títulos, pero ya no es funcional y la muestra es la falta de continuidad en una alineación y en no tener réplica de parte del equipo alterno, el que juega en la liga local, lo que sí sucedía con Heynckes, con quien los dos equipos que alineaban en una semana ofrecían lo mismo en cancha.

Guardiola no encontró en la ida a su jugador clave. Y lo tuvo en activo. Thaigo Alcántara no consiguió aglutinar al equipo en torno a sí ni gozó de libertad para orientar a una delantera de naufragio. Días después, el 0-1 ante Augsburgo, con nueva alineación experimental, diezmado por el penal de Reina a los 13’, daba la tercera derrota en fila para el München, y el cuarto tropiezo en consecutivo si se suma la semifinal de la Pokal en la que anotó su más reciente gol. 361’ pasaron desde entonces, al tiempo que Barcelona llega a la vuelta con 639’ sin encajar. 189’ le pertenecen a Ter Stegen, en Champions. Los 450’ restantes son en la competición donde sólo ara Claudio Bravo, la liga.

Si sirve la cábala, el árbitro será británico. El mismo del 7-0 a Basel en 11-12. Lo fue el del 6-1 a Porto (Atkinson), y el del 7-0 a Shaktar (Collum).

Muchos medios tomaron las declaraciones de Piqué, hechas antes de entrar al vestidor tras el 3-0, acerca de que la marcha del Barcelona se sustenta en su defensa. El partido de liga previo a visitar Alemania (2-0 a Real Sociedad) enseñó dónde ve Luis Enrique su punto clave, al rotar jugadores sin tocar el tridente, para el que no advierte cambios.

También Juventus mantuvo pública su intención. La que lo hizo tomar ventaja ante un Real Madrid de experimentación incesante. Allegri ganó por mucho a Ancelotti y frente a Cagliari (1-1) paró 4-3-3 que anunció el regreso de Pogba, anotador, a la Champions. Marchisio de mediocentro es advertencia de recambio para Pirlo. Completo el cuarteto medular, es previsible el 4-4-2 de salida el miércoles.

Real cedió posibilidad de campeonato ante Valencia, su bestia negra de la temporada (2-2). El 4-3-3 con Hernández de delantero centro no es creíble ante Juventus sobre el 4-4-2 que excluya al mejicano. Penal bloqueado a Ronaldo hizo a Isco -acaso el menos oscuro después de James en el equipo en las semanas recientes-, en el 83’, salvador de un equipo que no atinó a descifrar el enigma defensivo de Juventus, a la que le rompió un periodo sin gol en contra en Champions que detuvo en 369’, siempre con Buffon.

Las defensas están ralentizando el fútbol que hasta cuartos de final rindió oda al ataque. Y los porteros, amortiguándolo. En esta edición sobresale un juego ofensivo no común, sin alcanzar niveles de goleo altos. Por defensas y porteros que arrebatan protagonismo a los grandes goleadores. Por cuarta jornada consecutiva, Uefa eligió para su equipo ideal a un portero de equipo no ganador (antes Oblak, dos veces, y Hart). El anterior de un vencedor, Leno, en ida de octavos, es uno de tres ganadores que formó en el once ideal. Roberto (fecha 3) y Emiliano Martínez (5), los otros. Y por cuarta vez, el seleccionado fue de un derrotado (Rui Patricio en fecha 2, Hart en vuelta de octavos, y Oblak en la d ecuartos). Cuatro, incluido Oblak, fueron de equipo acribillado que empató (Roef, fecha 1; Handanovic, 4;  Proto, 6).

En ellos acaba el futbol que los cita con el último delantero. No fue jornada del fútbol que lleva el balón hasta el área. Excluyendo el 1-0 de Juventus, que se dijo tuvo veintinueve toques, predominó el pase directo, sin más escala que una triangulación, pero 4 de los 6 goles (66%) mantuvo la constante de anotación dentro del área, sin contar un penal; uno de los 6 se produjo por esta vía. El restante, desde fuera del área en aquella comprensión del Barcelona de alterar su estilo de toque inacabable antes de entrar a la caja.

Serán recursos a estimar por los equipos que van por la remontada. Más por Real Madrid, el más obligado a pensar por la defensa que le corresponde descifrar en una serie que suele decidirse por el máximo ajuste, la diferencia mínima. Bayern deberá pensar tanto en su juego, en lo único que cree con el balón, como en lo que le pueda ofrecer al Barcelona que rompe registros en cada salida  al bávaro cada ronda se le pone la prueba más exigente, inédita.

Para Real Madrid, que con Ancelotti rompió gafes como el de no salir victorioso de Alemania, la final está a un partido de superar por primera vez en seis cruces, una eliminatoria ante un italiano (Nápoles, 86-87). No tendrá a Modric ni a Benzema. Medran y Abner, sus otros lesionados, no son para extrañar. Cáceres y Marrone no estarán para Juve. Starke, Alaba, Badstuber, Rode, Robben y Ribery son baja en Bayern que aporta a la única duda para a jornada: Lewandowski. 12 lesionados, 1 duda y no hay suspendidos.

El once de la jornada.

Neuer

6

 Alves              Bonucci                    Mascherano             Alba

8                     7                                 7                                 6

 Busquets

7

 Rakitic                                   Vidal

7                                             7

 Messi                         Tévez                         Neymar

9                                 8                                 8

 Dt: Luis Enrique Martínez.

El once de la Uefa:

Neuer

Alves              Mascherano             Bonucci                    Chiellini

Marchisio                  Vidal              Rakitic

Messi             Tévez             Neymar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s