Champions league 14-15. Final. Preámbulo al previo de.

Tiene su carga semántica el encuentro de dos escuelas que en distintas épocas marcaron el torneo. Y muchos nombres y situaciones que aumentar.

                         Escasa historia mutua y mucho que responder a la del fútbol europeo.

                        Los dos llegan alegrías y desamores contra equipos del país del otro.

                       Juventus va por una segunda seguidilla de españoles en una edición.

                      Barcelona, contra otro muro de Berlín.

                     Ocho azulgranas quedan del periodo más ganador del equipo. Cuatro excampeones de Europa tiene la Juve.

                    Pirlo y Buffon, que regresan a Berlín desde el Mundial 2006, primeros nombres que surgieron en un compendio de anécdotas.

Una final casi siempre es soñada. No sólo para los equipos que llegan a ella, que en casos como el de Barcelona y Juventus era objetivo y no sueño. Presagiada la presencia azulgrana desde el comienzo de la temporada, y no esperada por muchos la de Juventus, al que se le negaba o ponía en duda el ser favorito en cada etapa, cualidad que no disfrutará en la final, en el partido que por historia mutua, lo favorito debe tener neutralidad.

Y es que Barcelona es un equipo que pasó por tres procesos de reestructuración desde el final de su ciclo en 2011-12. Desde entonces, se fraguaba el proyecto que en Juventus se consuma con esta final. La gane o la pierda, el objetivo se cumplió. El de volver a poner a Italia en el podio y en regresarla al lado de los grandes. El objetivo sigue siendo ganarla. Es más efectivo Juventus en estrategia y manejo de un modelo de juego. Y eso de que en la final no siempre gana el favorito, va para los dos. Se enfrentan presenta contra proceso largo. Tradición contra vanguardia, y, como sucede en muchas finales, la defensa como sinodal del fútbol de ataque.

Juventus va a edificar otro muro en Berlín. El que divida tendencias y críticas sobre el ganador y el perdedor. Porque al que pierda no se le verá acabado. No lo estará ninguno. Llevan procesos para muchos años, pero se tomará en cuenta la tendencia que venza. Daría sensatez que se impusiera la italiana, para no eclosionar ánimos ligeros con el fútbol que se satisface sólo con el ataque, aunque este Barcelona ya sabe jugar a todo. A resistir, si bien esa examinación ante el Bayern surgió de la confianza relajada en gozar de un marcador amplio. En la final va a trabajar un partido como no lo ha hecho con Luis Enrique, ante un equipo que de oficio sabe más, y que aplica un método (en Italia este término es tan conocido como el de catenaccio) frente al que el Barca no ha podido.

Al azulgrana ya lo paró Allegri. Con el Milan. Y las cuatro veces cuando el Diavolo no cayó, en la vuelta siempre en España, perdió. A parido único hay que regresar un poco a aquellas series entre 2011 y 2013, n obstante que esta Juve será muy diferente. Sin relación con aquello de Massimiliano, que lleva el mérito de superar el registro europeo de un equipo que le entregaron con pergaminos para que los siguiera colectando.

Si en Barcelona se ve la experiencia del equipo que pasó señorial por el torneo desde 2008, en Juventus aparece el oficio de tres ganadores de la Copa arropando a un cuarto, Morata, y el de dos jugadores que besaron la Copa del Mundo en Berlín. Siempre se cree en la historia que devuelve a los escenarios más recordados por sus protagonistas.

Una historia que asoma desde el detalle más inapreciable. En 1986, Barcelona perdió la final contra un equipo que lo llevó hasta los “penales”. Y se frustró la Súper copa de Europa porque en la Recopa un ucraniano sensación, Dinamo de Kiev, que jugaba para la Urss, derrotó al Atlético de Madrid. En 2015, Juventus tiene capacidad para llevar a Barca más allá de los 120’, y otro equipo de Ucrania está en la otra final ante un español. Dnipro-Svilla. No sucedía la coincidencia desde entonces.

Ni a Juventus le había vuelto a ocurrir cruzarse con tres españoles en la misma edición. En 2002-03 desplazó al Deportivo en la segunda liguilla, y en fases consecutivas, cuartos y semis, echó a Barcelona y Real Madrid. Esta vez, paso segundo de grupo, debajo de Atlético, y eliminó al Madrid.

Impidió así la cuarta esperanza de una final con el “clásico” español. Cuatro semifinales tuvieron a Barca y Madrid en llaves puestas, y el equipo que evitó la final entre ellos, no ganó en ella. Valencia 00-01, Borussia Dortmund 12-13 y Chelsea 11-12, pero los Blues consiguieron la Copa en lanzamientos desde el punto penal.

En esa instancia, Juventus va 1-1 en finales. Barcelona, 0-1. Juve ganó su primera Orejona por un penal.

Si gana esta vez, Pirlo, Tévez, Evra y Morata harán 23 los jugadores que levantaron la Copa con dos clubes (Seedorf es aparte; lo hizo con tres).

Y Morata será el cuarto en lograr eso en temporadas consecutivas (Real Madrid 2014) Anteceden Desailly (93, 94), y Sousa (96, 97).

Si el campeón es Barcelona, Neymar será el octavo jugador que ganó la Libertadores y la Copa de Europa. (Milito y Andersson pueden sumarse desde la Libertadores).

Y aspiraría el brasileño a ser el primero en ganar Copa de Europa y un torneo de selecciones, que no sea la Eurocopa, el mismo año, si con Brasil gana la Copa América. A esa marca aspirarían sus compañeros Mascherano y Messi, y de Juventus Vidal y Tévez.

Juventus sería el primero en coronarse sin perder a partir de octavos, desde Barcelona 08-09. En el formato actual también lo hicieron Manchester United 07-08, Barcelona 05-06, Liverpool 04-05 y Porto 03-04.

De jugar Evra, se pondría detrás de Gento y Maldini (8), y Di Stefano (7) con más finales jugadas. El francés empataría a ocho jugadores con 5.

Y Messi, de jugar y anotar, se desprendería de 14 jugadores más que anotaron en dos finales. Di Stefano lo hizo en 5.

Garantizado el primer chileno en ganar la Copa de Europa. Arturo Vidal  o Claudio Bravo.

La designación el 18 de mayo de Cakir, dio por primera vez la final a un árbitro de Turquía.

Edición: 14 de mayo de 2015.

Actualización (por el dato del árbitro): 18 de mayo.

 

Anuncios

3 comentarios en “Champions league 14-15. Final. Preámbulo al previo de.

  1. Pingback: Champions league 2014-15. Final. Previo. Juventus-Barcelona. Tradición y disgresión. Final. Preview. Juventus-Barcelona. Tradition and digression. | Copa de Europa, otro fútbol y cosas menores.

  2. Pingback: Champions league 2014-15. Final. Previo. Juventus-Barcelona. Tradición y disgresión. Final. Preview. Juventus-Barcelona. Tradition and digression. | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

  3. Pingback: Champions league 2014-15. Final. Previo. Juventus-Barcelona. Tradición y disgresión. Final. Preview. Juventus-Barcelona. Tradition and digression. | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s