Champions league 2014-15. Final. Juventus 1 Barcelona 3. Dos tradiciones distanciadas. Two distanced traditions.

La única superioridad del Barcelona estuvo en el marcador porque ante el sistema equilibrado de Juventus quedó en teoría su cualidad de apisonadora, y comprometió el partido, más que por el empate, por vaciar goles, de la forma que lo hizo la Signora que no le dieron soporte de tranquilidad.

             El Barca no tuvo la capacidad de Juventus para asentar el partido que deseaba.

           La anotación temprana permitió correr la inercia azulgrana y no activar un dispositivo serio de Juventus a la defensiva.

          El gol de Morata consumaba un sistema que hizo vacilar la confianza culé.

           Muchas metas no convertidas en pivoteos y en las áreas, una clave.

El paralelo de progreso entre culturas no debe apreciarse con una óptica de superioridad, dado que se dirigen hacia el mismo punto a distinta velocidad. En fútbol, esa carrera se mide a manera de combate para estimar como mejor al que más rápido logra el objetivo de establecer una contemporaneidad, estado del mundo que aquí se ha asociado a la vanguardia [vid. previo] que propone un discurso de hegemonía.

No cabe a los que con anticipación celebraban el triunfo del Barcelona en Berlín (que esa anticipación es lo que denota la marca de favorito) proclamarlo con el mismo insultante desprecio que con su previsión confirieron a la Juventus, porque no se vio el partido que ellos esperaban. Cuando se dice que cualquiera pudo ganar, se retiran calificativos previos porque las grandes finales las hacen dos equipos, y el juego arrogante que Barcelona expuso en el torneo, enfrentando sólo a campeones de liga y derrotándolos a todos, no pudo surgir ante el de una Juventus que al pasar a ser el más derrotado en finales de Copa de Europa exhibe con ello su tamaño. Porque, dijo alguna vez Bielsa, las finales se pierden porque se juegan. Y a una del torneo en cuestión no acude el equipo que sea. Sus ocurrentes se eligen por el juego de época o de temporada  que practican y sólo son inferiores los vencidos en aquella línea del tiempo que los separa del mayor desarrollo del campeón eventual.

Barcelona y Juventus representaron dos maneras de llegar adonde mismo, con la rememoración de códigos tradicionales de la cultura italiana, uno, lo que hace de la defensa un punto de partida del goleo; y de una contemporaneidad que se disipa en la transición hacia una identidad, el otro. Porque el juego de este Barcelona encuentra los jugadores para los medios de preservar su forma de hacer el fútbol, si quedarse en un estado presente que acaba para volver a sus raíces.

Allegri conocía bien el modo de este Barcelona no lo atacó de raíz. Acudió al estrechamiento de líneas para delimitar los espacios del tridente azulgrana sin tener constante la presión de Vidal sobre Busquets, ni reacción en la traslación ante el lateral –casi siempre Alba- que surgía invisible en la parte más avanzada del andarivel descuidado por las marcas personales delante de Buffon.

La anotación temprana partió el encuentro. Para siempre. Porque dio el impedimento al modelo de desesperación del Barcelona que proyecta el juego de contención bianconero. Delegó a cambio a la Dama, la única obligación de atacar, sin poder realizar las transiciones en un mediocampo que se le hizo tosco por la presión del Barcelona que con la ventaja de vestuario jugó a placer: atacado por un equipo que no atinaba a hacerlo y que le dejaba invadirlo.

No recibió Barcelona la examinación de un sistema de contención que clausurara los espacios, ni Juventus lo pudo desplegar todo. Encontró este el equilibrio, impulsado por un Pogba de madurez al nivel de la de un Pirlo cansado para estas batallas, y superior quizá a la de un Marchisio que leyó la situación con su presencia para recoger balones en el pivoteo y convertirlos en misiles que estallaron lejos de Ter Stegen.

Se adelantó en el previo claves a los porteros. Buffon, emparedado detrás de una defensa que llegó a ser atacada con lirismo, hizo un equipo de once. Es parte del modelo de esta Juve que quiso acudir a lo mejor del arte de la defensa con gladiadores de pura resistencia, no los centuriones del catenaccio que proyecta el contraataque típico italiano. Juventus secuenció el gol como pudo. No directo. Trabajó las bandas. Morata las ganó como el centro del ataque turinés los defensivos azulgranas, excepto en la media vuelta de Tévez que rebotó en el lance de Ter Stegen que habilitó el 1-1.

Desde allí, puro nervio. Juventus no tenía para más que es empate y el derrotero dependía del cesar del festival de goles malogrados que al Barcelona pesó menos que a la Signora porque el once italiano  jugaba a marcar lo escaso que tuviera, y Barca afinaba la puntería en cada intento fallido.

Encontró la red como mejor sabe. Por abajo. Se la ofreció a Juventus en el único golpe franco que le concedió, y Pirlo prefirió la asistencia

En ese hacer lo que se sabe, en la jugada creada para ello, se facturó el quinteto de copas catalán.

Análisis.

I. Inmediatez. Pidió Juventus el saque. Lo desarmó Barca y el 0-1 dictó el partido porque no permitió la caída de la cortina de una Juve obligada entonces a atacar haciendo cómodo el juego azulgrana.

II. Desahogo. Circuló la jugada de ese gol el Barca, atrayendo Neymar a tres; Messi clarificó desde el centro y en paredes se concibió la meta.

III. Fantasmal. Se entiende la clave con el surgimiento silencioso de Alba para asociarse con Neymar, que ocupaba a su marca. Así se abrió el tibio candado italiano.

 IV. Presionados. Juve quiso salir y se atascó en la presión del Barca antes de cruzar la línea ecuatorial. Malabareó en vez de tocar y no retenía para idear.

V. Veda. Allegri ordenó trabajar las jaulas, con líneas estrechas en 4-4-2, y dejó jugar a Busquets, al que Vidal encaró poco y no se taló el fútbol culé.

VI. Rotación. Abrió Juve al Barca como este lo hace. Un taco de Marchisio siguió a una triangulación que habilitó a Lichtsteiner en el vació dejado por Alba, en el cruce el 1-1. No tuvo relevos el Barca en la escena.

VII. Equilibrio. Lo dio el crecimiento de Pogba. Evra trabajó a Messi por ese lado, y Paul opacó a Rakitic para impulsar a la Juve.

VIII. Aprovechamientos. Saber crear la oportunidad. Pirlo la tuvo, pero en vez de mandar a puerta el único golpe franco que concedió Barcelona, asistió. Barca enseñó que aprendió a defender como premisa de contraataque. Se estiró como lanza.

IX. Desacertados. No sentenció antes por su mal tino. Igual le sucedió a Juve para remontar. La bianconera ganó cada asistencia por alto. En el pivoteo, o en otros remates de frente, elevó mucho, como el Barca.

X. Defensa. En ellas se determinó al vencedor. En usarla como impulsó de ataque el Barcelona; en no saber cubrirla al estar adelantado, Juventus. 1-2 y 1-3.

Jugador por jugador. 

Juventus                                                                                                                                                                                     Barcelona

Buffon. Salvavidas. Paró lo que era posible. Su asistencia al 1-2 no le es culposa.                                7

Portero

Ter Stegen. Criticado. No midió balones por alto. Tapó los claves.                             7
Lichtsteiner. Impetuoso.    Sufrió su lateral. La corrió como suele en el gol de su equipo.                                 6

Lateral derecho

Alves. Preciso. Sin mucha asistencia ocupó su banda con garantía y la extendió.                     6
Bonucci. Perseguidor. Siguió a Suárez hasta la mitad azulgrana u cubrió de Messi.                                   7

Defensa central derecho

Piqué. Cortador. Sobrante que aplacó cruces y dio salida.                                   6
Barzagli. Discreto. No se le vio en coberturas ni en marcas. Uno más en la defensa.                               6

Defensa central izquierdo

Mascherano. Aplacador. Padeció a su par Tévez; a veces Morata. No se quebró.                   6
Evra. Trabajador. En su nivel de experto de la banda. Bloqueó a Messi y la subió. 6

Lateral izquierdo

Alba. Factor. Su presencia abrió el extremo de Neymar. En defensa no lo cubrieron.                               6
Marchisio. Lector. El que mejor entendió el partido. Tomó la organización y la creación.                              6

Medio derecho

Rakitic. Solvente. En el segundo tiempo se perdió del protagonismo que activó con su gol clave.                          7
Pirlo. Menguado. Lejos del que maravilló en la Eurocopa 2012. Le pesan estos partidos.                               6

Medio centro

Busquets. Caudillo. Sin presión individual organizó y dirigió a placer.                      7
Pogba. Maduro. Con él comenzó el mejor juego italiano. Se corrió incansable y con clase.                          7

Medio izquierdo

Iniesta. Ordenador. El que marcó el ataque con su liderazgo táctico.                         7
Vidal. Ubicado. De  revolucionario en el inicio, tomó su ritmo sobrio, sin goleo y sin claridad.                       6 Media punta

 

Delantero derecho

Messi. Cartabón. Acudieron a él para que abriera la zona de anotación. Lo hizo en los goles.                                    7
Morata. Oportunista. “El matador de gigantes” explotó banda y supo estar para el empate.                   7 Delantero derecho

 

Delantero centro

Suárez. Constante. Un puñal del área. Le faltó puntería. Justificó con una sola meta.  7
Tévez. Desaprovechado. Su falta: las ocasioens en que no acertó al arco. A eso iba. 6

Delantero izquierdo

Neymar. Juez. Dictó las sentencias. En el 0-1 y el 1-3. Dueño d su banda.          8

Valoraciones: 4 muy malo. 5 malo. 6 regularidad. 7 notable. 8 muy notable. 9 excelente. 10 extraordinario.

 Bancas. 

Pereyra. Revulsivo. No le dio tiempo de tomar al equipo. Se esforzó.    Mediapunta

Medio derecho

Xavi. Controlador. Para administrar la parte decisiva. Como él sabe.
Llorente. Pasador. Se colocó detrás de Tévez en 4-2-3-1. Impulsó. Mediapunta

 

Central izquierdo.

Mathieu. Cambio. Mandó a Mascherano al medio, y el equipo ganó en esta zona.
Coman. Reducido. Sus escasos minutos, sin rédito. Delantero izquierdo.

 

Delantero derecho.

Pedro. Deseoso. Un minuto en cancha y llevó la jugada del gol final.

 

 

 

Massimiliano Allegri. Decidido. Prefirió marcar la individualidad que bloquear el sistema del Barca. No redujo las intenciones de ataque de su equipo. Director técnico.

 

Luis Enrique Martínez.   Cómodo. Le ayudó el gol rápido para no idear variantes abrelatas. Le quedó el partido para los cambios con que cierra sin hacer defensa de tres, por el adelanto de Mascherano.

 Árbitros.

Cakir. Los cruces de sus asistentes no condenan una labor marcada por no frenar el juego duro.                                6

Central

 

Suplente: Eriksson.
Duran. Pudo haber ayudado en el gol anulado.

Líneas

No confundieron.

Ongun.  
Göcek. Invalidó la anotación que por último rebotó en la mano de Neymar.  (70’)

Fondos

Fueron ahora los notorios.

Simsek. Vio más directo el reclamado penal por sujetar a Pogba (66’). No avisó.  

 Números y anecdotario.

             La segunda final que ofrecía triplete (Inter-Bayern 2010) vio:

Primer chileno en ganar la Copa de Europa. Claudio Bravo, suplente sin participación en el torneo.

Neymar, octavo en ganar Libertadores y Copa de Europa.

Juventus se separó de Bayern Münich y Benfica con más finales pérdidas: 6.

Evra, doceavo jugador con presencia en al menos cinco finales, quedó como el que más tiene perdidas: 4.

Polémica. El cabezazo de Neymar que a continuación pegó en el brazo del brasileño cuando iba hacia la red, tenía antecedente en Uefa. En la ida semifinal 10-11 de Europa league (Porto-Villarreal) a Radamel Falcao le sucedió al tira el cuerpo para cabecear y el balón le dio en la mano de apoyo (62’). Esa vez, el balón salió desviado. Ahora se anuló.

No se vio en qué minuto terminó el partido. Reportes dan al 7’ de agregado, lo que dio la final con más tiempo añadido en la era Champions league.

De esto y otros datos, hay notas aparte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s