Equipos de fútbol con el mismo apodo. Football teams with the same nickname.

Una primeridad posterior al nombre es el apodo, con el cual se asocian referentes más allá de la onomástica.

             El nombre, a veces mera entada de diccionario, remite a un hecho histórico en el caso de los equipos de fútbol. Se presentaron en textos respectivos las cuestiones relativas.

Más que el nombre, el apodo llega a constituirse en seña de identificación o identidad. Porque no es el querer-ser ni el sentimiento de ideas que se quiere expresar con el nombre. Es la realización, la puesta en escena de las cualidades del nombre, o de las que no dio este.

El apodo es el nombre ganado con la acción. La connotación definitiva, en este caso, de un equipo. A partir del apodo se marcan estadios históricos. Muchas veces de manera peligrosa por corresponder a un tiempo específico de la historia, y se prolonga por mera convención sin corresponder un equipo a las cualidades que se lo dieron.

Y es que la razón por la que un equipo es reconocido como icono, se encuentra en su  relación dinámica no permanente, ya que al tener durante su historia épocas de juego y resultados diferentes, llega el tiempo en el que su desenvolvimiento deja de coincidir con el de sus estereotipos forjados o naturales. Y es a estos a los que arbitrariamente se les asocia, pues al trascender el signo la barrera temporal, se instituye como una denotación anacrónica que es aceptada inconscientemente por las nuevas generaciones porque a estas se les habla de lo clásico, de una ‘primeridad’ que se asume como la matriz principal de un acontecimiento.

Con el apodo, un equipo pasa a ser un objeto dicotómico, pues al perder las capacidades por las que se le otorgó, se convierte en un nexo existencial, ya no convencional, al quedar como el ‘ground’, la ‘primeridad’ que debería ser el punto de partida para una percepción sucesiva y no el relato de esta. Es la respuesta a un planteamiento semiótico-filosófico de cómo puede ser que un acontecimiento que es inferencia, tenga un punto de partida que no es inferencial por manifestarse inmediatamente sin posibilidad de ser discutido o negado. La ‘primeridad’, es convertida así en un icono (el apodo), que sólo puede tener relaciones de similitud consigo mismo por no ser más que una idea, un diagrama que funda todo juicio de similitud, no de comparación porque en esta entran las relaciones (de semejanza) que se deben suponer en un objeto.

Ninguna de ellas produce la sensación que el apodo, por aquella dicotomía que establece dos tipos de reconocimiento: el de su ‘primeridad’ (relación histórica) y el de los años posteriores a esta. El primer caso es el del apodo. El segundo, el de las versiones posteriores de un equipo; equipos de tipo similar en los que las características de cada cual determinan la diferencia, ya que no producen la misma sensación. Porque la versión que llevo el apodo por el que se identifica permanentemente a un equipo dejó lo que se define como una ‘huella’, que es el signo del prototipo que deja la trascendencia que un equipo tuvo durante determinado periodo de su historia.

Así, como un gran equipo atraviesa épocas de desvalorización que lo desligan temporalmente de su identidad histórica, un equipo de poco reconocimiento alcanza en un tiempo capacidades y resultados que históricamente le eran privativos y suele asociársele permanentemente con aquella época única que no excede mucho los límites de la trascendencia o que solo queda próxima a ellos.

Es por esta exposición, que no se consideraron para esta relación apodos de tonos, colores o combinación de estos, por ser esos signos indiciales que postularían la lista hasta lo interminable. Si Tricolor (Sao Paulo, Gremio, Fluminense, Nacional, o Nacionales –el de Paraguay-) o Azulgrana (Barcelona, Atlante, La Paz, Deportivo Quito o el uruguayo Salus) o Reds/Rojos (Liverpool, Notthingham Forest, Toluca, U Temuco, Cienciano, Fas o Sport Huancayo), son casos que se multiplican, los Blancos, los, Azules…y hasta los Militares, dan idea de lo interminable. Lo mismo puede ser con varios apodos que entraron en la lista, pero que constituyen un nexo más existencial con el referente que toman. Sólo se incluyen casos de colores con los apodos que remitan a algo más específico.

La presentación se hace en alfabético para simplificar el encuentro de las entradas.

Academia, la. Corresponde a épocas determinantes. En Racing de Avellaneda y en Atlas, los casos más reconocidos, quizá. Bolívar lleva el mote con mayúsculas, por un partido. Club Brujas, Racing de Montevideo, Nacional de Paraguay, Deportivo Quito, y Blooming (La Academia Celeste) comparten apodo. Estudiantes de Mérida es El Académico.

Águilas. Benfica la lleva en el escudo. Por tradición, su símbolo. América la usa como expresión de majestuosidad. Lazio como símbolo asociado a Zeus (a los romanos les llaman Eagles y Eaglets). Besiktas (Águilas negras, por un espoleo que recibieron en un partido) e Itagüi se cambió el nombre a Águilas Doradas. Águilas Verdes es Raja de Casa Blanca. Paok adoptó en su escudo lo que le da apodo: un Águila Bicéfala, símbolo de los emigrantes de Estambul, y Aek, que usa la misma figura, es Águila de dos cabezas. Ludogoretz es las Águilas de Razgrad. En 1973 Cristal Palace comenzó a usar el apodo. Eintracht Frankfort lo lleva.

Artilleros. Arsenal de Londres y Zenit. Los rusos son Artilleros Antiaéreos.

Ballet Azul. Por juego lo ganaron Millonarios (en los cuarenta) y Emelec (sesenta). De Sporting Cristal se escuchó alguna vez en medios.

Bohemios. Tres sudamericanos. Atlanta, Montevideo Wanderers y Santiago Morning.

Búhos. Sheffield Wednesday, por el regalo que en sus inicios le hizo un jugador (el animal). En Méjico, se le llama tecolotes. La Universidad autónoma de Guadalajara (Uag) es Tecos (escudo de la casa) y su alguna vez filial, Salamanca, lo fue.

Caballeros. Qarabag es Los Caballeros de Karabag. Hay Melbourne Knights, que en el nombre incluye el apodo.

Cacique. Lo llevan Colo Colo, por su nombre, y Guaraní.

Canarios. Por color de camiseta, nada más. Fenerbahce, Nantes, Norwich, San Luis de Chile, Atlético Juventud de Uruguay, Barcelona de Ecuador. En Méjico, América y Morelia lo llevaron por lo mismo.

Carboneros. Además de Peñarol, por su origen minero, lo tiene Lota Schwager en Chile.

Cementeros. Cruz Azul, por ocupación de su cooperativa, y U la Calera.

Cerveceros. Quilmes, Racing de Montevideo y Sporting Cristal.

Chivas. El Guadalajara mejicano, porque un día dijeron que atacaba como ese animal. Otros cuentan que un comentarista dijo que el equipo daba tumbos como chivas locas en un tiempo de irregularidad. A su hermano, le dieron el nombre: Chivas Usa.

Ciclón. San Lorenzo (de Boedo) y Cerro Porteño (de Barrio Obrero) lo ganaron por su juego y entrega. Juan Aurich (Ciclón del Norte) y Olmedo (el Ciclón Andino), los secundaron.

Cremas. Distintivo del Comunicaciones. Universitario de Deportes, lo lleva y es también La Garra Crema. Cuajamarca es Los Cremas del Norte. América de Méjico lo llevó por su antiguo uniforme.

Cuervo (s). San Lorenzo, en singular, en alusión al sacerdote Masa. Central del Norte, de Sala, por su camiseta.

Decano. Olimpia de Asunción, Gimnasia y Esgrima de la Plata, Atlético Tucumán y Ciclistas de Lima. Todos por ser los iniciadores del fútbol de club en su país o región.

Diablos Rojos. América de Cali porque se habló de su juego endiablado. Una década después, en los cuarenta, puso la figura en su escudo. Independiente, por su ataque endiablado en los sesenta. Manchester United porque a Busby le gustó el uniforme de un equipo de rugby. Toluca, se dice que por un jugador, Juan Albarrán, conocido como el Diablo mayor. Manchester 62, antes United, llevó el mote hasta Gibraltar. Ñublense, Kaiserslautern y Radnicki 1923 de Kragujevac, Al-Ahly de Egipto y Wydad también lo llevan.

Dragones. Porto es Dragones Azules. Olimpija Ljubljana fue Dragones. Su sucesor, el equipo que tomó el mismo nombre, habría tomado también el apodo. (El Dragón, de El Salvador, no lo lleva. Es Monstruo.)

El equipo del Pueblo. Atlante por su identificación popular. Aurora, en Bolivia, conserva el mote. Spartak de Moscú y Kairat Almaty, alguna vez compañeros de Federación, y Levski de Sofía también.

Estudiantes. Por relación con universidad: Academica de Coimbra. La Uag, por lo mismo, se puso como nombre el mote. América fue conocido así por haber surgido en parte del Colegio México.

Ferrocarrileros. Como Zeljeznicar, los equipos que en Sarajevo, Ljulbjana y Maribor recibieron el nombre en idioma de loa Balcanes.

Franja, la. Por la transversal en la camiseta. Danubio, Puebla, Deportivo Municipal (Perú) y José Gálvez.

Gallinas. A River Plate le salió un tocayo en el Astaná Fc.

Gallo (s). En Atlético Mineiro es la mascota. Deportivo Morón tiene uno en el escudo y toma su apodo como signo de pelea. Ambos equipos, en singular. El Morón es también gallito. Querétaro es Gallos Blancos. En sus inicios cada jugador recibió uno de regalo.

Glorioso. Botafogo, Coritiba, Alavés y Deportivo Cali.

Guerreros. Por cualidad: Mineros (Guerreros del Sur), Trujillanos (Los Guerreros de la Montaña) y Santos Laguna.

Industriales. Por relación con su ciudad, Psv y Feyenoord.

Jaguares. El de Colombia se llama así. Apodo el de Chiapas y el de Heredia, Guatemala.

Juve. Apocope del equipo italiano. Atlético Juventud, uruguayo, es El Juve.

Leones. Milwall se lo ganó por su lucha. Athletic de Bilbao, Sporting de Lisboa, Galatasaray y Olympique de Lyon por allá van. U de Guadalajara era Leones Negros hasta que hizo del apodo nombre. Real Potosí es El Temible León de las Alturas. Copenhague lleva el mismo apodo.

Leyenda. Olympiakos de Atenas es la Leyenda del Infierno. Apoel, sólo la Leyenda.

Lobo. Por astuto y cercanía de un bosque con ese animal a su estadio, Gimnasia La Plata. Wolverhampton y Wolfsburgo lo llevan por el nombre. Roma lo feminizó: La Loba. En plural, Dacia es Lobos Amarillos, y el equipo de Puebla, Lobos, que es su nombre.

Máquina, la. La Máquina Celeste es Cruz Azul (se le representa con una locomotora), Real Garcilaso y Sporting Cristal. Fénix, La Máquina de Capurro. Real Potosí es la Máquina Lila. Europa Fc, la Máquina Verde.  (A River no se le quedó el apelativo de su delantera de las cuarenta).

Matador. San Lorenzo fue Matadores; dicen que Tigre se puso el mote, en singular, por un parecido de camisetas. Talleres de Córdoba lo usa, también en singular.

Merengues. Real Madrid no está sólo. Universitario de Deportes y Real Esspor Club (El Conjunto Merengue) le imitan.

Millonarios. Por la chequera. River Plate, América de Méjico y Emelec.

Mineros. Por ocupación de fundadores, Schalke 04, y de población: Shaktar Donetsk y Zacatecas en Méjico. Roda, por su zona. Garforth Town también lo lleva. Los Trepca, fundados en Mitrovice, llevan el apodo por una actividad de la ciudad. Trepca 89, KF Trepca y FK Trepca

Monstruo. Es Morado en Costa Rica (Saprissa) y Verde en El Salvador (Dragón).

Pandilla, la. Monterrey. Mineros de Guyana es La Pandilla del Sur.

Perros. Dinamo Bucarest es Perros Rojos por los hermanos Radu y Ion Nunweiller. En una de sus reapariciones, Querétaro fue Perros Salvajes.

Petroleros. Surge de actividad tradicional en las ciudades de Baku y en Fergana, Uzbekitsán (los equipos se llaman Neftchi, que significa lo que el apodo). Zulia, Tacuba (Petroleros del Gran Chaco) en Bolivia, y el extinto Salamanca de Méjico. Oriente Petrolero se puso Refineros.

Pumas. Por símbolo, Unam en Méjico. Deportivo Antofagasta lo tiene.

Rey de Copas. Muchos se denominan así. Pocos prolongan el mote. Independiente y Atlético Nacional, entre ellos.

Santos. Por asociación con iglesias o cercanía de, o un personaje. Southampton, San Martín de Tucumán, Universidad de San Martín de Porres en Perú. En Bolivia, San José es El Santo. San Lorenzo en Argentina. Santos Laguna recibió su nombre al adquirir la franquicia, la cual traía el apodo. The New Saints, por su nombre, asociado a su ciudad sede.

Súper Depor. Equipos muy distanciados entre sí en todo, lo gozaron, Deportivo La Coruña, Deportivo Anzoátegui y Deportivo Pasto. .

Taladro, el. Banfield, porque taladraba a los rivales. Atlético Torino se apoda igual.

Tiburón. Junior de Colombia y Crotone. Veracruz es Tiburones Rojos.

Tigre (s). Borussia Dortmund y The Strongest, por el diseño de su camiseta. En Méjico es plural, para Tigres, que lo hizo nombre. Y para Fas.

Toro (s). Torino. En plural, los cinco equipos de Red Bull, y los extintos Toros Neza y Atlético Español (Toros Negros) en Méjico. El último es el Necaxa. Toros Rojos es Partizani Tirana. En la Nasl existió Toros Miami.

U. Las de Chile, principalmente yla U San Francisco Xavier: la U de Sucre. Y más.

Vagabundos. Se les dio por su segundo nombre a Bolton, Montevideo y Sydney.

Zorro (s). Leicester, por esos animalitos en su condado. Atlas, y en singular, Cobreloa y Cruzeiro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s