Presea “Miguel Bernal Jiménez”. Los cerebros y figuras del festival de música de Morelia.

A partir de la vigésimo sexta edición, el Festival condecoró al mejor músico o director con una presea que inició su palmarés con los directores artísticos que han ido forjando el anhelo de edificar la Salzburgo de América. Previo al concierto del Coro de Oxford en Palacio de Gobierno, varios de ellos regresaron para admirar el legado que cada cual dejó.

             La continuidad reconoció a uno de los discípulos aventajados de Bernal Jiménez. La entrega, como cierre del II Coloquio para difundir la obra del músico moreliano, a Jesús Carreño, sólo contuvo un “Muchas gracias”, dos palabras que para el recipiendario, Es lo más concreto que se puede decir” en una ocasión como esta, en vez de hacerlas “un discurso de media hora que no dice nada”.

En 2014 la recibió Kaija Saarahio, quien ese año participó en el Festival.

Sin protocolos excedidos de los eventos en los que se entrega, ni dando protagonismos a terceros, la entrega se ha dado con sencillez. Hoy, como en la entrega prima, el 17 de noviembre de 2013, no se abusó de la paciencia del público ni se le ofrecieron discursos que esta vez era deseable escuchar. Porque la gente estuvo allí por ellos, los hombres y las mujeres que han llevado al Festival de música de Morelia con sus ideas y visiones. El protocolo se limitó a lo esencial; a verlos en el escenario recibiendo cada cual una estatuilla de Miguel Bernal Jiménez, elaborada por Felipe Castañeda.

No todos los ex directores o viudas de los que ya no están, atendieron la convocatoria. Pero las voces de quienes hicieron presencia, los encontraron en una línea de tiempo que los hace coincidir, porque como dijeron algunos de ellos cuando se les pidió una breve entrevista, el Festival es trabajo de todos sus directores.

Estos son los testimonios recogidos en 2013.

 

Fernando Lozano.

 

Al director que comenzó el historial, se le preguntó por los riesgos que se asumen a tomar un empresa como la idea de crear el Festival.

Los riesgos que se toman cuando se hace cualquier cosa importante, que las cosas no salgan como se pensaron, pero la satisfacción es que tras 25 años el Festival aquí está, está vigoroso, y el trabajo que hicieron Miguel y Eugenio Bernal Macouzet y Manuel Henríquez aquí está; ellos ya se nos adelantaron, soy el único que queda de esos cuatro que iniciamos, pero aquí estoy y mañana voy a tocar el Requiem de Verdi dedicado a ellos.

¿Qué lo motivó a aceptar la dirección?

Alguien tenía que tomarlo. Estábamos trabajando los cuatro en esto y los hermanos Bernal decidieron que yo asumiera esa responsabilidad; y la asumí, compartida con Manuel Henríquez. Éramos amigos y compartíamos criterios e imaginación. Después él se retiró, yo me retiré y regresé al Festival donde estuve como director cinco años. Manuel falleció, pero su espíritu aquí está, como el del maestro Miguel Bernal Jiménez.

De las expectativas que había, ¿cuáles ve que se cumplieron, hay algunas que crea que no, y otras que hayan surgido?

            Creo que se han cumplido todas las expectativas, como todas las empresas tienen sus altos y bajos, eso no se puede evitar. Creo que el Festival está en un momento muy fuerte, muy bonito, y estoy contento de cumplir 25 años (y) esto significa que voy a tener la presea arriba de mi piano para verla todos los días.

 

Manuel Henríquez.

 

El sucesor de Lozano ya no está. De haber acudido, seguro habría responsabilizado a su esposa Susana de sus logros con el Festival. Ella recuerda cómo era Henríquez en sus días a cargo del Festival.

            Era un proyecto de colaboración, de hacer un festival de música en honor a quien fuera su maestro, y apoyando las ideas de los hijos de Bernal le propusieron. La idea era que Morelia tuviera un festival que sirviera para difundir la música latinoamericana, no sólo como parte de eventos musicales, sino como una forma educativa, de educar a un público, de promover y posicionar la música que normalmente no se toca o de compositores no muy conocidos; promover esta música para que el público la conozca, que no se diga “a mí no me gusta la música contemporánea”, porque si no la conoce, cómo puede decir que no le gusta. La idea era promover la música, hacer conferencias y también ir tocando y recuperando en cada festival la música del maestro Bernal Jiménez, porque como sabemos, los compositores componen, componen y componen, estrenan las obras y a veces (estas) se quedan en un cajón, años después alguien las vuelve sacar y las toca. Sí, la idea era que la música del maestro Miguel Bernal Jiménez se fuera difundiendo y conociendo más. Esta fue la premisa para iniciar el festival, dar a conocer y hacer de Morelia una capital musical, como siempre ha sido, toda la vida, lo que faltaba era un festival de música aparte de las escuelas.

¿Cómo fue la mujer que estuvo al lado del maestro durante su tiempo en el festival?

            Al estar con un hombre tan ocupado, tan activo; componiendo, tocando, participando como jurado, director y fundador del Foro de música nueva, yo tenía que apoyarlo siempre. Era la amiga, la compañera, la secretaría, la administradora, la telefonista; era estar pendiente de las cosas que iba a necesitar: copiar música, elaborar partituras. Yo debía ser paciente y entender que era su vida, lo que le gustaba hacer. Mi papel era apoyarlo, acompañarlo, aprender con él en el camino; eso era lo más importante. Además del gran afecto y amor que tuvimos era mi admiración, una labor de aprendizaje hacia él.

¿Qué significa para usted esta presea?

Ha sido como una tormenta de emociones. La presea es una cosa que significa mucho emocionalmente porque me recuerda la esencia de Manuel Henríquez, el cariño que tenía a su maestro, la convivencia y los momentos felices que pasamos con la familia Bernal, y el regresar a Morelia done el hizo el proyecto y que le hubiera gustado segur todavía. También me habla del esfuerzo, la dedicación de muchas gentes que han estado durante 25 años en este proyecto y hacer realidad el sueño, de conmemorar la memoria de Miguel Bernal Jiménez (esas cosas) se quedan aquí, en esto (señala la presea).

 

Enrique Barrios.

 

Llegó después, en dos periodos que fueron marcando la transición del festival con la apertura hacia formas modernas.

¿Qué le dejó usted al festival?

Uno tiene que ver que el crecimiento del festival se continúe y dejarle un buen pasado al siguiente director artístico; esa fue parte de mi función: el hacer crecer la cantidad de público, la calidad de programación, en calidad de los grupos que asistían y la diversidad de programación para el público asistente. Ha seguido creciendo mucho y me enorgullece formar parte de esta lista y verlo crecer.

A sus periodos siguió una transición, sobre todo tras el segundo.

Sí, creo que fue un muy buen paso de estafeta; estoy realmente muy complacido con todo lo que hizo Javier Álvarez; es una muestra de que los directores del festival tenemos que trabajar en equipo consecutivo, alternadamente.

¿Qué significado le da a recibir la presea?

Significa mucho, por el cariño que tengo por la música de Bernal Jiménez y también porque tengo un gran cariño por Morelia y por el festival, así que esta presea me honra mucho.

 

Javier Álvarez.

 

Con el segundo sucesor de Barrios, continúa la apreciación.

En mi periodo comenzamos a introducir una visión renovada del repertorio existente, sin dejar de lado lo clásico. Propusimos que se hicieran obras nuevas, que se fomentara la creación, la entrada de nuevas tecnologías; creo que ha sido algo que le ha dado un perfil renovado al festival.

¿Siente que estas introducciones hicieron un festival definitivo o aún puede crecer?

Los festivales son seres dinámicos, son un reflejo de la época, un retrato de un momento y así debe ser; en ese sentido seguramente se seguirá transformando. La ciudad de Morelia se presta para muchísimas cosas que aún están por hacerse. También vendrán otros directores más jóvenes, con otras ideas, otras referencias, con otros deseos harán eco en otros públicos. Creo que va a ser un movimiento de cambios, dinámico.

¿Cómo recibe esta presea?

Un halago enorme. Al festival le tengo muchísimo cariño, he pasado grandes momentos en él, y también el cariño que me une con los Bernal; así de simple. Las dos cosas están aquí reunidas, en esta presea (la señala), los buenos momentos que he pasado aquí y esta ciudad que también es mía de alguna manera.

Directores artísticos que recibieron la Presea.

Manuel Enríquez (q.e.p.d.)

Eduardo Mata (q.e.p.d.)

Fernando Lozano (1989-1991) (2002-2007)

Mini Caire (1992)

Luis Herrera de la Fuente (1993 – 1996)

Enrique Barrios (1997) (2008)

Carlos Prieto (1998 -2000)

Luis Jaime Cortez (1998 – 2001)

Javier Álvarez (2010 – 2011)

Sergio Vela (2010 – 2013)

 

El escultor.

A sus 80 años, Felipe Castañeda es uno de escultores michoacanos consagrados y con mayor reconocimiento internacional. Nació en la comunidad de la Palma, municipio de Venustiano Carranza en 1933. Sus padres eran artesanos y fueron quienes lo impulsaron para que desde muy pequeño comenzara a realizar algunos trabajos que lo llevaron a la ciudad de México, donde tuvo oportunidad de mejorar y enriquecer su obra.

Desde 1958 y hasta el año de 1963, fue un destacado alumno de la Escuela de Arte de “La Esmeralda”, ubicada en la Ciudad de México. A través del tiempo se ha convertido en uno de los más destacados y reconocidos artistas de la escultura a nivel nacional, haciendo una estupenda representación de la plástica mexicana en el exterior que le ha valido el reconocimiento internacional. El ganador del Premio de las Artes Eréndira en 2006 ha recorrido cientos de ciudades y realizado numerosas exhibiciones individuales por las que ha recibido premios y reconocimientos, tanto de la crítica especializada como del público.

Ha compartido galerías con los principales expositores del taller de la gráfica popular como Alfredo Zalce, Diego Rivera, Clemente Orozco y otros más. Sus obras están presentes en las galerías más importantes de Europa y Estados Unidos, también en las casas de subastas más representativas del arte como Sotheby’s y Christie’s en Nueva York.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s