Futbolistas lisiados por accidente de tránsito. Footballers crippled by transit accident.

Cada reiteración del hecho atrae antecedentes que terminaron con carreras en la mayoría de los casos.

Sin un brazo o sin dedos, se puede. La falta de piernas truncó ascenso de jóvenes, promesas o no, allí quedaron sus aspiraciones.

Alonso Navarro (23 años). 1993. Llevaba el brazo izquierdo sobre la ventanilla y un impacto lo dañó. No lo perdió por el golpe, sino por gangrena que surgió por no ser atendido rápido. Quiso seguir jugando; recibió apoyo de su club, Uag, pero al año siguiente ya no se supo de él.

César Andrade (21). 10 de noviembre 1999. Esperanza del Atlas. Ebrio, se estrelló y no le pudieron salvar una pierna.

Darío Silva (33). 23 de septiembre 2006. Salió disparado tras impactarse su camioneta con un vehículo. No tenía contrato y le quedó humor al saber que le retirarían una pierna desde la parte inferior de la rodilla: (ustedes los médicos) me amputaron para que no pudiera jugar con Nacional (contra Peñarol, donde él jugó).

Julio González Ferreira (24). 22 de diciembre de 2005. Estaba en Vicenza. Rumbo al aeropuerto, el accidente que le restó un brazo. Siguió su carrera en Tacuary.

Patricio Toranzo (33). 10 de febrero 2016. Las heridas en la volcadura del autobús de Huracán en Caracas lo privaron de cuatro dedos del pie. Podría seguir jugando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s