Champions league 2015-16. Octavos. Idas. Los ballets le bailaron al cerrojo. Round of 16, first leg.

Una de las jornadas en este punto más desfavorables para locales, fue también una de las que profesaron mayor equilibrio, no obstante la contrariedad  marcada por varios resultados.  

            Esperar o correr detrás del balón, la constante; vista en casi la mitad de los partidos.

             El 4-2-3-1 defendió su vigencia ante el ya dominante 4-3-3. La táctica con un delantero se mantiene.

             Una de las jornadas de octavos con registro más bajo para locales.

             Real Madrid, Barcelona y Manchester City ven cerca los cuartos de final.

             Los alemanes los sintieron. Furiosas reacciones de Gent y Wolfsburgo les anularon ventajas de sentencia.

             Los ex soviéticos, fulminados en los últimos minutos.

             Los italianos, con el derrotero más incierto; los ingleses repartieron incertidumbres.

             El fútbol elaborado privó. Casi todo el goleo, dentro de las áreas.

             Cuatro sustitutos anotaron. Goles que pueden pesar, como otros tantos en los últimos cinco minutos.

La fase presentaba muchos equilibrios. Exceptuando Juventus-Bayern, por cercanía al ecuador de la medianía. Los previos mostraron las apreciaciones. El nivel visto en los ocho partidos, en la media de lo notable, vio esos equilibrios, porque un buen partido tiene dos equipos. Los monólogos no surgieron pese a que se aplicaron las constantes más antípodas en cada encuentro.

Juventus y Atlético de Madrid plantearon enfoscados muy serios. Arsenal (los tres, únicos ejercitantes del 4-4-2 con el cuadrad bien dibujado; los Gunners porque Özil flotó junto al ‘9 y en vez de fijarse detrás de él) supo entretener el Barcelona con el crucigrama, y Roma guardó veteranos para con jóvenes correr detrás de la línea del balón y de los motores del Real Madrid.

A la Signora le salió. Como en los cuartos 12-13, su serie contra Bayern era la que contaba mayor atractivo. Muy separada del resto. Y como aquella vez, los alemanes deshicieron pronto la imparcialidad del pronóstico, cuando una vez decodificado el candado puesto por Allegri, que bien conoce cómo anular el sistema de Guardiola, tomaron ventaja de 0-2. Juventus sacó su juego alterno. No pudo contragolpear, y pidió prestado el balón para fabricar el empate.

Arsenal y Roma no supieron trabajar eso. Atlético sí, contra un Psv construido con muralla central. El 4-5-1 dispuesto por Cocu funcionó sólo en su intención complementaria. No en la primaria, de convertirse en 4-3-3, y diezmado, por expulsión del ‘9’, mantuvo la telaraña más que antes porque Atlético, que se servía el empate, terminó siendo el atacante, y el conjunto holandés, sin perder su defensa de seis, con los interiores cubriendo los laterales (antes de la roja pusieron defensa con cinco), y dos jugadores delante de esa línea.

Partido casi perfecto de Phillip, pero el técnico de la jornada quizá haya sido Manuel Pellegrini. Llegó Manchester City a Kiev sin acusar su violenta eliminación en copa inglesa tres días atrás (1-5), y jugó el partido ideal respecto a los planteamientos vistos en la jornada. El que no ideó Juventus; el que no pudieron Arsenal, Atlético y Roma. Contención impenetrable y, con menos tenencia como aquellos tres, ataque en bloques, casi en lirismo, y, si Dinamo regresaba, danza frente al muro ucraniano. Rebrov pensó el mismo partido desde el cambio en el primer tiempo de Garmash, enlace, para dar juego a Veloso, mariscal. No tuvo afinada la artillería y el 5-4-1 defensivo se lo bailaron; literalmente.

Un gol de Touré en el 88’ dio la ventaja más amplia en la cuarta jornada de octavos con peor registro para los locales; 4 perdieron y sólo 15 locales perdedores de una ida consiguieron calificar; nunca más de dos en la misma temporada, y en esta ya lo hizo Maccabi de Tel Aviv. Además, los marcadores tenidos en la jornada no arrastran éxitos masivos para los calificados. Los 7 marcadores, en esta altura, aportaron muchos eliminados en cuartos. La mayoría del global. (Por separado, los análisis particulares a cada marcador).

Más valioso que el gol de Yaya, y que el de Jesé (0-2 al 85’), y tanto como el de Coulibaly (2-3, 88’; él, el madridista, Sturaro y Cavani salieron del banco para anotar) puede ser el de Jonás. En el 90’, para llevar a Benfica con ventaja mínima a Zenit. Una de las tres metas con la cabeza. El otro ex soviético, Dinamo de Kiev, cayó, no de ánimo, fulminado por el gol de Touré también en los estertores.

En esos descontó Gent ante Wolfsburgo. El equipo alemán se paseó en Bélgica. Rompió el equilibrio con salidas rápidas. 0-3 cómodo, pero apareció la versión del Búfalo conocida para embestir en un final en el que cercó al Lobo, y le sacó la ilusión de los cuartos de final. Igual derrotero para el otro alemán con la transformación de Juventus a partir del ingreso de Sturaro. No perdió el equipo su maestría defensiva y afloró su espíritu de batalla grande.

Chelsea y Psg dejaron lo más incierto. Los Blues no se confiaron al empate, pero no tuvieron conductor, y les metieron el contraataque goleador. El 1-0, marcador bien conocido y aplicado por ellos en casa, con el técnico que sea, los califica. París no aprueba las grandes citas, y muere con su estilo. El mencionado con reiteración dentro de la tendencia del fútbol elaborado con paciencia; premeditado, sin ser necedad, y cuidado en cada pase, entendiendo la poseion como primer medio de defensa.

Quitando los 3 cabezazos, 1 penal y 5 disparos desde fuera del área, 12 metas se concluyeron en las áreas (16 en total, contado cabezazos y penal) producto de la secuencialidad prolongada o breve en trazos largos, tendencia mantenida y relacionada con el 4-3-3 o 4-5-1 con dos interiores-extremos, dispuestos para ese juego, que cuenta con un punta, no con los dos que reaparecen en muchos esquemas.

El cuadrado de Juventus, Atlético y Arsenal, empero, incluye en el potencial a esa escuela clásica de táctica.

El equipo ideal, particular, se compuso con el 4-3-3, por haber sido el más empleado (6 veces, más el 4-5-1 de Psv), con sobresaliente de los interiores-extremos (sólo un ‘6’ lució en ese nivel: Touré), más que de miembros del trivote.

Trapp

(Psg) 7

 

Carvajal                                Thiago Silva             Mascherano             Marcelo

(Real Madrid) 7                    (Psg) 7                       (Barcelona) 7           (Real Madrid) 7

Sanches

(Benfica) 8

David Silva                                                              Touré

(Manchester City) 9                                    (Manchester City) 8

 

Messi                                                                                                           Draxler

(Barcelona) 8                                                                                  (Wolfsburgo) 8

Agüero

(Manchester City) 8

Dt: M. Pellegrini (Manchester City.

Uefa elaboró dos equipos. Uno por cada semana de actividad. Siguió colocando a los goleadores.

1

Trapp

Rudiger, Cahill, Varane, Marcelo

William, Sanches, Draxler

Kruse, Jonás, Ronaldo

2

Zoet

Godín, Mascherano, Koscielny, Bruma

Robben, Silva, Iniesta

Messi, Agüero, Dybala

Más votados: Zoet (44%)

Messi (40)

Dybala (10)

Agüero (6)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s