Gaceta fútbol. 519

Milan y su idea de nuevo técnico…Directores técnicos notables que podrían no estar en Champions 2016-17…Barcelona y Messi y su gol 500…Sorteo eliminatorias Asia…Del Torneo olímpico…De Europa league.

             Un grande entró en crisis y apresta a llevar a un técnico al anonimato europeo, en el cual no quedó un gol tan amargo como el destino de varios equipos en sorteos respectivos.

Nada cambiará.

El estreno de Cristian Brocchi en el banco del Milan se saldó con resultado alcanzable bajo el comando de Mihajlovic. Al serbio le cumplieron a la letra muerta. El resultado en el “clásico” era su continuidad o su carta de salida. El momento de la temporada y la desesperación hicieron del partido contra la Juventus el último plazo para Sinisa. No era valorar el resultado de un día, porque ganarla a esa Juventus era para tener, al fin, una alineación y juego tipos de los que se llevan con el aserto de que repite el once que gana. Y fue una derrota más la que colmó la paciencia, y Brocchi, hombre de casa, tomó el turno. No fue echarlo al agua para que nadara, porque su estadía quedó acordada por las seis jornadas restantes en el calendario. En ese tiempo debe hacer una transformación para mantener la posición europea que guarda el equipo, pero en el debut no dio variedad. Y debió hacerlo, porque no hay tiempo para seguir la inercia mediocre del Diavolo. Brocchi entró como un relevo cómodo. No se le exigirán grandes cuentas porque su nombre no está para eso, pero es contrariedad llamar a alguien con su perfil para buscar resultados de equipo grande. El Milan debe cerrar la temporada con una racha que no tuvo en la temporada. Ganar seis de seis. Sólo así retendrá la clasificación europea, aunque tiene la Copa en cuya final está, como alternativa de Europa league, pero aún puede entrar en Champions. Ante Sampdoria, hoy, Brocchi jugó seguro, con el esquema invariable del equipo. 4-4-2 sin enganche a lo ‘10’, con interiores abiertos para el despliegue, pero su presionar, y dos puntas que deben trabajar más por la falta de ‘10’ para atraer balones. Ambos, Bacca y Balotelli. El colombiano habría tenido su mejor partido de la temporada, apenas notable por su gol, y Mario, en actuación correcta, se hizo alado del técnico sin perjudicar con el reclamo, histrionismo o pereza. Corrió y quitó como pocos. Para Brocchi sería menos difícil de lo que fue para su antecesor activar a los jugadores por el compañerismo que tuvo con varios de ellos. Jugó en el equipo junto a Abbiatti, hoy suplente; con él y con el retirado Gattuso estableció sociedad empresarial cuando coincidieron en el equipo, y vio crecer a otros allí. En esa situación llegó Seedorf en 2014 y no duró. El italiano no estará mucho; el holandés estaba para quedarse largo y con Brocchi se gastarán semanas preciosas.

Desde la llegada de Mihajlovic, Arrigo Sacchi dijo que si lo eligieron era para mantenerlo en un proyecto largo [y vid Gaceta 473]. Con el que siga, debería ser así, pero a la paciencia corta mostrada por Silvio y Adriano, se sumaría la visión de un hipotético nuevo propietario del club. Se die que entre seis y ocho semanas podría cerrarse la venta, y el nuevo patrón tendría la decisión.

Se puede anticipar que no llegará un técnico con gran nombre porque todos están ocupados o comprometidos, pero la historia de clubes italianos de época la hicieron técnicos modestos de casa.

 Tendrían tiempo para prepararse.

La distancia del tercero en Serie A, plantea que el siguiente técnico rossonero no dirigirá en Champions 16-17. Varios técnicos tienen el riesgo de tampoco hacerlo. Se expuso el caso de Guardiola con Manchester City. El equipo no tiene garantizado jugar el torneo continental, y Pellegrini, su técnico saliente lo pretende equipos sin mucha esperanza europea para la temporada siguiente (Valencia uno). Antonio Conte seguramente dirigirá sólo en liga y copas durante su temporada debut en Chelsea. Los Blues disiparn posibilidades aunque sea de Europa league. A Mourinho no se le encuentra vínculo serio, y Jugen Klopp tiene complicado clasifica cuarto a Liverpool, pero puede ir a Champions si gana la Europa league. De Van Gaal, no hablar.

Técnicos que sentaron escuela en Copa de Europa la pueden ver por televisión el año siguiente.

Tenía que ser amargo.

Cuando regrese a ella Barcelona, el equipo más decreciente tras la pausa por las jornadas de selecciones. Previo a ellas, lideraba con 9 puntos sobre el segundo y vivía en Europa. Al pausar, Messi acumulaba 498 goles en su carrera mayor. El 500 se antojaba para celebrarlo en grande por los partidos que seguían.

Su primer intento sería en la eliminatoria sudamericana. El día del fallecimiento de Cruyff, Argentina jugaba en Chile, de seis puntos, y la Pulga anunció que haría algo para homenajear a Johan. Era atisbo del gol 500, pero el partido no estaba para alardes que a Lio no le salen cuando viste de Albiceleste y no anotó. Lo hizo en la segunda tanda, contra Bolivia. De penalti. El 499 y nada más. El 500 quedaba dispuesto para el “clásico” Enredado en el esquema planteado por Zidane, Messi pasó desapercibido y el Barca salió blanqueado. La Liga se estrechaba porque Atlético se acercaba y el Real acortaba separación.

Seguía la serie contra los Colchoneros en Champions. Nuevo ostracismo de Lionel y salvación a cargo de Suárez con las dos metas  que doblegaron a los rojiblancos. El siguiente partido, en liga, contra Real Sociedad, pena azulgrana y derrota 1-0. El gol deseado, el del quinto centenario, se reservaba para la vuelta de Champions. Uno necesitaba el Barca para apostillar la eliminatoria porque Atlético, equipo de marcadores cortos, difícilmente marca tres. Pero Messi volvió a ser impotente y no marcó ese gol que al menos diera prórroga. Lo tuvo en el penal que el árbitro canjeó por golpe franco en el último minuto, y Lio le puso alas al balón y a la calificación madrileña.

Un gol que se deseó más por su valor en un resultado, en cualquiera de los partidos anteriores del Barca, que por su simbología. Eliminado el equipo en Champions y con el Madrid a un punto y Atlético parejo ya en puntaje (ambos con resultado adelntado), Valencia, otrora rival culé de todo, se presentó en el Camp Nou. Y tomó ventaja 0-2. El descuento llegó con el gol 500 que solo sirvió para eso.

Un gol que supo amargo porque llegó tarde, cuando la historia estaba cambiada por metas de otros.

Encarecida hasta el final.

En Asia, los otros son los que no fueron rivales de Corea del Sur, única selección que en la fase 2 para Rusia 2018 ganó todos sus partidos (8) y no recibió gol. De la eliminatoria asiática se ha dicho que es larga, compleja y agotadora. Y se hace y se ve más onerosa con los grupos de su última etapa previo a los ‘repechajes’. Carlos Queiroz, técnico de Irán, respeta la jerarquía ganada por rivales de su grupo y no promete ni la tercera posición que lleva al “play-off” interno.

Surcorea luce muy distante. Siria, Uzbekistán, China y Catar completan el grupo de Irán. Los cataríes llevaban puntaje total en la anterior fase, hasta la última fecha cuando China necesitada de victoria, les terminó la racha. No sería extraño volver a ver esa batalla, por la segunda clasificación en el grupo.

En B, Australia, Japón y Arabia compiten con Emiratos, Tailandia e Irak.

Será porque no lo organiza Fifa.

Para Brasil el sorteo olímpico salió algo favorable. Al anfirtrion suele tocarle Méjico y el más débil cuando no lo es el Tri. El papel corresponde sin muchas dudas, a Islas Fiyi, que quedaron con los Verdes, Corea del Sur y Alemania. Quitando a los teutones, sería el grupo para el anfitrión en un torneo organizado por Fifa.

Al Scratch, empero, los ayudaría la llave. Sudáfrica, Irak y Dinamarca lo acompañan, y los clasificados se cruzarán con los de Suecia, Colombia, Nigeria y Japón. Y que los del grupo de Alemania se destrocen con los que surjan de Argentina, Honduras, Portugal y Argelia, acaso el grupo más cerrado.

Alemania y Brasil, nuca ganadores del oro, parecen los beneficiarios del sorteo. Sólo se pueden ver en la Final.

Para terminar la semana.

En la cola de la semana, los sorteos Uefa. El de Champions se vio aparte. Shaktar y Sevilla reeditarán rivalidad de la Copa en la serie que puede ser la final adelantada por oponer al bicampeón con el equipo que sabe jugar eliminatorias. Lucescu fue lo peor que podía salirle a cualquiera y tendrá la fórmula para echar a los andaluces. La práctica, lo que le falta.

Villarreal se probará en Anfield. Todos ven a un Liverpool como el débil de la etapa. Si se mira al técnico –Klopp- y el respeto que mostró por la tradición roja con la remontada contra Dortmund, el pronóstico no es fiable, y la final española volvería a quedar en quimera.

Anuncios

2 comentarios en “Gaceta fútbol. 519

  1. Pingback: Gaceta fútbol. 522 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

  2. Pingback: Gaceta fútbol. 659 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s