Gaceta fútbol. 529

Efemérides: Francia campeón mundial…Recuerdo de Joao Saldanha…De José Emilio Salinas.

 En espera de tener el global de la jornada de Champions, la fecha invita a no dejar reconocimientos eternos.

Se frustró el puente de festejos.

A Francia le sirvieron el escenario para una celebración larga. Cuatro días antes del aniversario del comienzo de su Revolución (julio 14) jugó la Final en la Eurocopa y entre ambas fechas rememoraba su título mundial 1998. El puente, como se llama en un país al enlace de días feriados con uno o varios hábiles, no pudo ser.

La selección gala contestadora del torneo 2016 se figura a la del éxito mundial. A Saint-Denis, sede de aquella y la Final ’98 llegaron en ese año los equipos más consistentes; los que sortearon cada obstáculo, aunque los más serios los encontraron en la crítica. La Final reflejó lo que fue el campeonato: un Mundial de impotencia con sistemas diseñados para individualidades que no se tuvieron. Y Francia expresó más la tendencia con un juego de bloques que permitió salir poco a la individualidad. Zidane, una de ellas.

Zizou era un jugador con el estigma que años después cargó Cristiano Ronaldo. No lucía en las Finales y las perdía (el luso las ganaba, salvo la de la Euro 2004), pero supo aparecer, con la puntualidad de un ‘9’, para sentenciar con dos cabezazos.

El delantero centro era el problema del equipo dirigido por Aimé Jaquet.

Era el otro elemento que se salía del libreto. Guivarc’h y Dugarry disputaron , sin ser ninguno vencedor, la posición y tal vez por no ser partícipe del colectivo, sino atenido a este, era el jugador clave, en nivel distinto a Zidane y el eterno organizador Deschamps.

El campeón mereció serlo porque explotó el bloque como ninguna otra selección poniéndolo al servicio del conjunto. A Brasil, en cambio, faltó el conjunto que pusiera en activo a su limitada capacidad individual. La Final quedó como imagen de un torneo, y posiblemente del juego predominante entonces. Predominó la vieja premisa de los Mundiales, aquella que equipos como Italia y Alemania supieron aplicar para escribir su historia, y que ahora Francia utilizó: el mejor juego no es el más vistoso ni el que conjunta once talentos al servicio del bloque. Simplemente, el mejor fútbol es el del que gana.

El legado -que concede trascendencia a un equipo- francés del ’98 fue el fútbol ordenado que hace lucir el bloque para suplir ausencias como la del ‘9’ y la intermitencia creativa.

Es algo próximo a la lección sentada por Portugal en la Euro gala en 2016, tan discreta en espectáculo como la Copa mundial ’98.

El padre de un gran Brasil.

El Scratch no reeditaba une quipo como el que le dio el tricampeonato en 1970. En la final contra Francia, lo dirigió Mario Zagallo, quien lo condujo desde la dirección técnica al éxito del año 70. El Lobo tomó el cargo por discusión del presidente nacional Emilio Garrastazú Medici, con el seleccionador Joao Saldanha, quien respondió a la petición hecha por el mandatario de convocar a Darío, que él, Emilio, no lo consultaba para convocar a su gabinete y él, Saldanha, no lo consultaba para convocar a su equipo. Saldanha fue cesado por esa declaración.

Durante su periodo en la Canarinha, no cesó de recibir críticas. Llegó en 1969. Hizo aleros a Jairzinho y Rivelino y colocó juntos a Tostao y Pelé. Se decía que estos nunca podrían jugar juntos por ser ambos delanteros centrales.

“las fieras de Joao” quedaron en manos de Zagallo, con el resultado conocido, sin darle mérito al conformador de la táctica que aplicó una de las grandes selecciones de la historia.

Saldanha nació un 3 de julio (1937) y falleció un 12 del mismo mes (1990) en Roma, donde permaneció tras acudir como periodista a la Copa mundial, y no salió del hospital. Una aguda insuficiencia respiratoria y un ataque al corazón, fue el parte médico.

Un goleador con presente en la memoria.

Y en julio 12 (1925) nació José Emilio Salinas, máximo anotador en el clásico peruano con 19 metas; 5 en el 9-1 endosado por Alianza en 1949. Con los aliancistas, promedia el registro de gol más alto: 0.8 por partido.

Alianza había ganado el campeonato en 1948 después de 15 años, dirigido por Adolfo Magallanes y compartiendo en cancha Legario, Fernando Arce, el “Patrullero” Gonzáles, Abelardo Lecco, o los hermanos Félix y Roberto Castillo, en los prolegómenos a una nueva época dorada del club.

“El Feo” Salinas falleció en 2009.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s