Gaceta fútbol. 531

El fútbol y la guerra…Conte enseñó  su Chelsea…Aniversario de La guerra del fútbol.

             Mientras se esperaba completar la jornada, el fútbol volvió a salir intocable por la violencia que no lo toma como medio, como un técnico a su equipo para aplicar su pensar, pero que antes sí lo hizo.

No confundir.

El fútbol no suele ser un vehículo pacificador, cuando Francia se aprestaba a disminuir el estado de emergencia reforzado por la Eurocopa, el atentado en Niza devolvió el miedo a la nación sin que el balompié haya sido el causante de la paz.

Hay que conceder el mérito por ello a la seguridad dispuesta, que el fútbol nunca pudo contra los eventos violentos. Tiene el antecedente de Biafra donde los bandos en pugna declararon tregua para ver jugar al Rey Pelé y su Santos. Pero eso es aislado.

El llamado deporte rey tuvo que parar durante las dos grandes guerras del siglo XX. Incluso, Jules Rimet rompió la regla de organizar la Copa del Mundo una vez en Europa y una vez en América para conceder la sede a Francia en 1938, por si después ya no había ocasión de continuidad para el campeonato.

En Egipto la actividad paró debido a la desgracia que causó la más reciente imagen de muerta masiva en un estadio del mundo (2012). El texto “El fútbol en tiempos de guerra” presenta más casos en los que la función del deporte como pacificador quedó en utopía.

Münich ’72 enseñó que un gran evento deportivo no da inmunidad ante el terrorismo. Francia, con su Eurocopa, era el escenario ideal para seguir el montaje de actos violentos [Gaceta 520] producidos en Europa en meses recientes, pero por un mes se tuvo calma (lo de los aficionados ingleses, es de rutina y no guarda relación con la violencia que se temía).

La Eurocopa pudo haber sido empleada por los terroristas como artificio para hacer creer en la paz restablecida, y en ello cooperaba factores como creencia en la muerte del Comandante de Isis.

Eso y más es tema de un apunte ajeno al fútbol.

Preparando la revolución.

Temprano, un día antes, Antonio Conte dirigió su primer entrenamiento con Chelsea, e informes periodísticos desde Inglaterra hablan de un esquema con tres defensas, fijando de central a Ivanovic, que de central se tornó más en lateral desde los días de Mourinho en el club, y en esa posición lo mantuvieron los técnicos siguientes, sobre todo por la incursión de un joven Cahill como segundo del capitán Terry en la central.

No esconde mucho el italiano. Instituirá la táctica con la que prolongó la hegemonía de Juventus en la Serie A, cuando pasó del 4-4-2 con rombo al 3-4-1-2, modelo que se llevó a su estadía como seleccionador azurri.

Sin Terry, exiliado del equipo, faltará un líder en esa defensa, pero Bonucci, Barzagli y Chiellini, los que habilitó Conte en su retaguardia en Juventus, no lo eran. Es un esquema de disciplina y orden, con carácter, pero sin un referente típico en la trío de centrales.

Con esa zona comenzó a trabajar Antonio. Lo que pare delante y más arriba ya se verá.

Para conmemorar la fecha.

             Como lo de Francia, ocurrido en un aniversario de sangre. Un 14 de julio arrancó la guerra entre El Salvador y Honduras, prolongada durante cuatro días (1969), surgió por tensiones irresistibles entre los países, pero el fútbol puso el pretexto con el triunfo de la Selecta en la serie para calificar a la Copa mundial ’70.

Anuncios

Un comentario en “Gaceta fútbol. 531

  1. Pingback: Gaceta fútbol. 802 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s