Panóptico. 31

Por qué hablar de terrorismo y otra violencia…Tokyo, Río y los Olímpicos…Las aguas para los nadadores en las Olimpiadas…Vicisitudes de los niños en Australia.

Es la salud de un lugar.

No es inevitable hablar del terrorismo en el mundo en las semanas recientes. Es obligado. Porque nada ha sido mejor indicativo de la salud de una nación, estado o ciudad, que la violencia que le acontece.

Los atentados en Francia, Bélgica, Alemania, Estados Unidos, y Asia, más las sospechas de ellos en Reino Unido y Australia, con Brasil queriéndose integrar como si quisiera con ellos justificar operativos de seguridad de máximo nivel para los Juegos Olímpicos que albergara, han determinado el rumbo del planeta como ninguna otra actividad.

Lo de Brasil es atentado contra la estabilidad mental del ciudadano común, que se queja de la estrecha seguridad para la Antorcha olímpica y los cambios de rutina a que lo han obligado los dispositivos de seguridad. Lo están maltratando mentalmente con una paranoia justificada para montar el operativo, pero sin evidencia de la existencia del peligro.

Sólo la violencia, terrorista de preferencia, tiene la capacidad de convocar a jefes de estado y ponerlos a trabajar por un objetivo común. Las artes, el deporte y demás expresiones de la cultura, quedan marginados No determinan la marcha ni la orientación del planeta, y no sirven para ocultar la verdadera situación de un país o región.

El folclor mantiene a la cultura en estado estacionario. La violencia, que rompe su cotidianidad, la activa y le da más sentidos. No se puede evolucionar sin las irrupciones en la tradición.

Hablar de violencia y terrorismo es imperativo para entender un mundo condividido. Las artes y el deporte, siempre se ha dicho, deben unirlo sobre toda diversidad, pero no han conseguido ser conciliadores.

La Eurocopa dejó un ejemplo. El que con probabilidad se verá en los Olímpicos. Un periodo de tranquilidad, como si el deporte de verdad fungiera como pacificador (más en donde no se han demostrado vínculos con el terrorismo: en Brasil), pero queda la interrogante de si la paz que vivió Francia durante treinta días no fue una estrategia del presunto enemigo para creer que la normalidad había vuelto y ver reducido el estado de emergencia.

Hasta para dibujar esquemas de paz, hay que invocar el espíritu del terrorismo.

Nueva dama al poder.

El de las mujeres se continuó expresando. Una más tomó poder inédito para una chica. Yuriko Koike recibió el encargo como primera gobernadora Tokyo, con el empecinamiento del gobierno de obtener la sede de Los Juegos Olímpicos 2020.

La situación se le pone como a los brasileños. El presupuesto se elevó seis veces más de lo original (hasta 13 millones de libras, reporta The Guardian), después de la destitución del anterior gobernador, Yoichi Masuzoe, por invertir fondos públicos en gastos personales, y denuncias por pagos ilegales en la oferta ganadora para la sede de los Juegos; además, se vio dirigida la licitación para el nuevo estadio de la ciudad, un lujo que cada ciudad sede un gran evento deportivo se da innecesariamente muchas veces, si cuenta con un estadio de primer mundo que es el que casi siempre se sigue utilizando para los eventos de rutina de los deportes de la ciudad, y queda el nuevo como un elefante blanco al que se despierta con cualquier evento para mantener su actividad.

A menos que los japoneses piensen darle vida corta al nuevo estadio y demolerlo tras los Juegos, como hicieron con estadios sede del Mundial 2002.

La patrona llega con la petición de dar circo, y hacia eso orientará varias de sus energías y presupuesto local.

Les habrá llegado tarde la advertencia.

El Mar de Japón no es famoso por estar contaminado. Menos de marihana como un lago de Colorado, si se atiende a nota recolectada en las síntesis del blog, redactada por The New York Times. El mismo diario advirtió de la suciedad en las aguas de Río de Janeiro, las cuales abastecerán las albercas de las competencias olímpicas, y hoy The Washington Post pone en palabras de un estudio de Associated Press que los atletas que compitan en Río no pongan su cabeza debajo del agua.

En su investigación The New York Times escribe que gran parte de que Rió ganara la candidatura para organizar los Juegos, fue tener un plan para capturar y tratar el ochenta por ciento de los desechos humanos que flotan en las playas de Guanabara.

En su relato, The Washington Post difunde el estudio, que llevó dieciséis meses, que más de mil cuatrocientos atletas y los asistentes a los Juegos, estimados entre trescientos y quinientos mil, están en riesgo de contagiarse con bacterias de las aguas residuales, lo que causaría preocupación en el extranjero. Será porque las bacterias de puedan importar y el Zika quedaría en cosa de niños.

Por lo pronto, hoy The Daily Telegraph de Australia, reporta que cuatro seleccionadas de waterpolo de ese país, entraron en cuarentena debido a un virus, sin especificar la causa que lo propagó.

No es cosa tan de niños.

En el país de los canguros viven historia de infantes, que son para gente mayor. Primero, el suministro de nitrógeno en vez de oxígeno a bebés en un hospital, y hoy, veinticinco niños intoxicados con un colorante artificial que se creyó era dulce. Mystical Fire el nombre del producto.

Anuncios

2 comentarios en “Panóptico. 31

  1. Pingback: Panóptico. 62 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

  2. Pingback: Gaceta fútbol. 856 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s