Panóptico. 32

Juegos olímpicos y sus consecuencias…Agregado de atentados…Con arma blanca…Secuencia de turistas agredidos por el mundo.

Deporte contra sociedad.

La imagen de Río de Janeiro, y parte de Brasil no corresponde la promoción que de un país se pretende al obtener la sede de un gran evento. Como la Copa del Mundo, la Olimpiada resulta un artificio de gobierno para tapar con lo que se quiere mostrar, lo que no se quiere enseñar al mundo. La Italia de Mussolini y la Argentina de Videla son los ejemplos icónicos del caso. En Brasil falló la estrategia. Y es que un evento es ventana pública para expresar las disconformidades. En este caso, de una de las economías de más rápida decadencia en el siglo en América.

Brasil no necesitaba los Juegos ni antes la Copa del Mundo. Si estos a Brasil. Esos eventos necesitan un escenario dispuesto a ofrecerles las ganancias que buscan a cambio de colaborar en el socavamiento de situaciones oscuras. La expresión pública ha sido más fuerte, y ayudó en una de las estrategias del gobierno brasileño, de disponer operativos de seguridad; para los visitantes, no para el ciudadano común, que continúa a expensas del delito y la delincuencia, y no hay seguridad que lo atienda. Por eso una de las más grandes críticas del ciudadano ante el cuidado estrecho concedido a la antorcha olímpica.

Esta mañana se reportaron disturbios y disparos cerca del paso del fuego, y una liberación de secuestro, artilugio en situaciones como esta, no dieron estima a la imagen de Brasil. La protagonizó la suegra de un empresario de Fórmula 1, sin que –como podría haberse esperado- surgiera la voz de la autoridad clamando que limpiaban la imagen de la nación.

Eso lo debieron haber hecho con el cumplimiento de promesas. Para obtener la sede las hicieron a la manera más política: sin la intención de cumplirlas, no obstante la gravedad de la principal, consistente en limpiar las aguas que abastecen a gran parte de la ciudad y la víspera de la apertura de los Juegos hay advertencia sobre infecciones que pudieren tomar los atletas y público.

El caso de las cuatro seleccionadas australianas de waterpolo se quedó en la cuarentena sin divulgarse la razón.

Los países que ganarán algo en cuanto a imagen serán quizá los que necesitaban los Juegos para presentarse, caso de Sudán del Sur, que llegó arropado por polémica de que los patrocinadores de sus atletas hayan seleccionado a quiénes irían, y también para los deportistas que se anunciaron sin ninguna bandera debido a conflictos políticos, principalmente por los refugiados. Esta figura puede ser la más atrayente en Río 2016.

Lo demás, queda en artificio. La maleta abandonada que despertó sospechas de bomba, el cambio de rutina de los pobladores en los entornos de la Villa olímpica, la no conclusión de esta y algunas sedes a menos de una semana de la apertura, y las amenazas de terrorismo nunca comprobadas por la oficialidad.

Si después de los Juegos las amenazas de atentados continúan divulgándose, no es que Brasil esté señalado por el enemigo en el que todo el mundo cree. El gobierno necesitará esos medios para controlar la manifestación, misma que sobrevivirá a los Juegos.

El último gran reporte, del New York Times, indica que Brasil no está preparado para un atentado como el de Múnich en 1972.

Sumando.

En la columna 27 se inició un conteo de atentados que varía constantes, pero mantiene las de la identidad religiosa. Se agregó la de los vehículos explosivos. En Libia y Kabul. Todo quedó en el índice de síntesis del blog.

Los policías continuaron con su sitio. Los dos asesinados en San Diego y los atacados en Salta, Argentina, aparentemente por colegas que servían al narcotráfico.

Para ellas.

Para las féminas, continúan siendo los ataques con arma blanca. Sólo ellas han muerto por eso. La más reciente, en el ataque en Londres.

Y se irán hilando las constantes. Ahora sólo se trata de no perder la cuenta.

Nadie se salva.

Nueva tendencia es la agresión a turistas. Comenzó con el mes, en París, y los 27 chinos. Siguió con el convoy en Afganistán, incendiado por talibanes, y hoy, en Río, antes del asesinato atribuido inicialmente al vicecónsul ruso, Jornal do Brasil relató el asalto a turistas suecos en Río.

Una versión más del estado en el que Brasil recibe al mundo.

Anuncios

Un comentario en “Panóptico. 32

  1. Pingback: Río de Janeiro 2016 y la utilidad de los Juegos olímpicos. | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s