Gaceta fútbol. 558

Jornada 3 en el olímpico…Jorge Luis Pinto, victimario de campeones…Dos grandes.

 El aliento a la mediocridad en un campeonato indefinido no le importa a un especialista en derrotar a grandes selecciones, no a las que defendieron un par de talentosos.

Licencia para lo mediocre.

El formato de liguilla enseñó su defecto en Río 2016. El campeonato olímpico simbolizó su debilitada calidad con equipos que se presumen como potencias por lo logrado en otras categorías, no en la indefinida que es la olímpica, últimas oportunidades que en un partido salvan lo no hecho en dos, y relajaciones permitidas.

Alemania y Brasil se valieron del formato. Sólo dieron para el reproche en sus dos salidas anteriores y en el cierre, en 90’, donde tomaron prestado el prestigio a sus selecciones de otras categorías, quisieron presumir notoriedad. La tuvo Alemania. 10-0 a Fiyi era algo cercano a lo solicitado y requerido por el equipo para calificar. Y que Corea sufriera, no obstante su diferencia de goleo (+8), que terminó rebasada por los teutones sin alcanzarle a estos pata liderar el grupo.

Cada meta marcada por la Mannschaft, que falló un penalti, debatió a los asiáticos entre la continuidad o el regreso a casa. Salida en falso del portero Gu Sungyun, quien más tarde sintió estremecer su poste y escuchó silbar sobre su travesaño, sellaba eliminación hasta que Kwon les calmó la tarde con un gol cuya jugada individual es para rivalizar entre los grandes del año con la de Carvajal, que dio la Supercopa europea al Real Madrid un día antes.

América empezó el día con el presagio de un cataclismo. Sólo tenía asegurado a uno de sus equipos en cuartos. Porque Argentina y Honduras se enfrentaban por la segunda calificación en un grupo donde Portugal había calificado. Los lusos, con seña de favoritos en sus dos primeros partidos, trabajaron el empate que les diera el liderato en definitiva, y simultáneamente, catrachos y pamperos jugaban por maquillar la escasa calidad mostrada por ambos en el Torneo.

Honduras supo mejor la situación. El empate lo metía en cuartos. Pinto salió como sabe, con 5-4-1 para cubrir cada palmo de campo a una Argentina a la deriva, con Correa sin asumir como el ‘10’ típico sudamericano identificado con la Albiceleste. Esta tampoco con un ‘5’ con la calidad que los forma, e hizo de Calleri su único conducto hacia el gol.

Penal fallado por cada equipo prolongó la incertidumbre, deshecha con el tercer penal, logrado por Honduras, y el alcance argentino en el agregado no sirvió de nada.

Nigeria, con el liderato de su grupo en propiedad, no se inspiró ante Colombia, que necesitaba ganar para no interesarse en el otro partido Japón-Suecia (1-0). Nada dio para combinaciones en favor de alguno de estos y Nigeria, como Portugal, no perdió su estima de favorito. El sistema de competencia permitió a las dos selecciones no forzarse ni derrochar nada por lo hecho en sus partidos iniciales.

Con uno, el último a Brasil, como a Alemania, le alcanzó para lo mismo, para estar en cuartos, con la pena de ser rival colombiano el Scratch, y Alemania reencontrarse con Portugal, su eliminador en el Europeo sub 21 en 2015, con 0-5.

La liguilla es formato que permite pobre desenvolvimiento en dos partidos y reivindicarse en el tercero, sólo si se consigue calificar. Aunque el 0-4 de Brasil a Dinamarca fue convincente por cumplir una exigencia, no está patentada la expectativa ganadora de la Verdeamarelha porque es más latente la imagen de sus dos 0-0 previos. Dinamarca, aceptable hasta ahora, comprometió su imagen y la calificación en un mal día, el cual no está permitido en torneos breves.

Ninguna selección tuvo constancia a lo largo de los tres encuentros de liguilla. Portugal y Nigeria se permitieron la relajación; los lusos exponiendo el liderato ante una Argelia eliminada desde antes, en un campeonato que dio vida a toda forma de mediocridad hasta su jornada final de grupos.

Las víctimas de un colombiano.

Jorge Luis Pinto la sorteó con manera de limitación. Con equipos modestos se hizo asesino de campeones. En Brasil 2014, con Costa Rica, eliminó a dos campeones del mundo Inglaterra e Italia. No a Uruguay, porque tenían que calificar dos, pero venció a la Celeste. A continuación, enfrentó a dos campeones europeos. Eliminó a Grecia y perdió ante Holanda, que ganó en ‘penales.’

En este Torneo eliminó directamente a Argentina, bicampeón olímpico.

 El Chamaco y el Capitán.

Lo hizo con un carácter distinto al de Roy Keane, quizá el mejor jugador que pasó por la liga inglesa desde 1992. Cumplió 45 años. Y 7 de fallecido Francisco Valdez Muñoz. El máximo anotador en la liga chilena y en las listas ligueras y libertadores de Colo Colo fue un creativo con una visión y una pegada de ‘10’ clásico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s