Gaceta fútbol. 564

Joao Havelange…Rahn, Saprissa y Klos.

 La efeméride tuvo un agregado que ya había evitado varias veces la fecha de su recuerdo.

Un hombre diferente.

El mayor dictador en la historia del fútbol fue un hombre distinto hasta su último día. En un rincón de América un dicho, conocido o no en otras partes, reza: Muérete y te saldrán las virtudes. No sucedió esto con Jean-Marie Faustin Goedefroid de Havelange, cuyo nombre completo resulta menos complicado que su personalidad y lo que hizo con el fútbol.

Medios y periodistas mundiales no dan elogio o comentario satisfactorio para el hombre que extendió y enlodó al fútbol; no uno sin relación a la política y economías de lo que el entendió como una empresa. La convirtió en la mayor del mundo. Cuando la Copa Mundial 1990, llamada “el Mundial de la tecnología”, surgió el dato sorprendente de que la Fifa facturaba más que la empresa automotriz dueña de ese liderato por años, cuyos doscientos veinticinco millones de dólares anuales palidecían ante lo que ingresaba en Zurich.

Havelange sí hizo el paso por el deporte, como practicante, antes de ser funcionario del mismo. Pero no ejerció como atleta, en el fútbol. No importó. Supo en dónde estaba el negocio sin ver, empero, las necesidades y cuidados del futbolista.

Un hecho habría sido determinante en su victoria para la presidencia de Fifa. Stanely Rous, su antecesor en el cargo, no tuvo deferencia con la Unión Soviética, descalificada para el Mundial ’74 por su demostración humana al negarse a jugar un clasificatorio en Santiago de Chile, por respeto a las víctimas del golpe de estado producido en el país andino.

El peso que el Oso soviético tenía en África negó votos en la reelección a Rous, aunque la victoria de Havelange estuvo en África en donde hizo campaña para prometer todo lo imaginable, y más, para el desarrollo del fútbol en el continente negro. Joao fue el primero que vio al mayor electorado en los continentes marginados por la Fifa. Decenas de votos provenientes de federaciones anónimas, pero superiores en número a las de las dos confederaciones que polarizaban el deporte más masivo.

Inventó mundiales de todas las categorías para los africanos y los asiáticos; a Oceanía no le encontró mucho espacio, y amplió el cupo en el Mundial mayor para que selecciones de esas regiones pudieran por fin participar en la gran justa.

De progreso, empero, poco y a veces nada. No generó infraestructura sólida o suficiente, y los programas de desarrollo no llegaron a todos los países diminutos –más futbolística que territorialmente-, legado que dejó del político que promete y, sin dar todo, mantiene en esperanza a federaciones sin potencial económico para continuar obteniendo de ellas el voto. Su mandato, el más largo en la presidencia de Fida, duró 24 años y lo heredó, a manera de dictadura perfecta a su eterno delfín.

Con Joseph Blatter se desmoronó el edificio construido por Havelange. Las empresas que el brasileño ordeñó con patrocinios amenazaron retirarse del negocio por la imagen que obtuvo Blatter.

Aquellas campañas por países escondidos para el mundo futbolístico, y las promesas, se reiteraron en la última campaña por la presidencia, la posterior a la era del hombre al que si no le cuelga el dicho aquel, sí le viste el de ¿Quieres conocer a un hombre? Dale fama, poder y dinero.

Con otras caras.

Empresario mejor recordado, Ricardo Saprissa, fundador del más reconocido equipo de Costa Rica, nombrado con el apellido de él. cumple 26 aniversario luctuoso.

De natalicio, Helmut Rahn (1929). Dos goles suyos terminaron el invicto de cuatro años y 29 partidos de la maravillosa Hungría de Gustab Sebes y Ferenc Puskas, para dar a Alemania su primer título mundial.

Stefan Klos (1971), otro alemán, colaboró con sus salvadas en la Copa de Europa ganada por Borussia Dortmund a la Juventus en golpe de gran magnitud, como el provocado por Rahn.

Entre alemanes, ni verse.

Anuncios

Un comentario en “Gaceta fútbol. 564

  1. Pingback: Gaceta fútbol. 711 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s