Champions league 2016-17. Cuarta fase. Vano reclamo por el formato.

Jornada con todos los colores de la Copa de Europa, fue, como las fases anteriores, reclamo nunca escuchado de que esta es la verdadera Copa de Europa.

Las fases preliminares han dado justificación al formato de copa y evidenciado la discriminación futbolística a equipos de ligas no muy promocionadas, que en el azar de dos partidos encuentran la paridad para oponerse con seriedad a potencias respaldadas por los criterios de calificación.

Del varapalo de Rostov, el señorío de Borussia Mönchengladbach, las tensione de Apoel y Copenhague, la extensión del suspenso de Dinamo Zagreb y Salzburgo, la remontada inconclusa de Hapoel, hasta la clínica de estrategia de Roma y Porto, pasando por varias series decididas por un gol, se tuvo el fútbol que no aparece en fase de grupos, motivado porque la continuidad se expone en noventa minutos.

Pero la organización continua viendo, hostigada por una sociedad empeñada en mantener el torneo adulterado con clubes sin méritos para jugarlo, sólo hacia una parte del continente promoviendo la creencia de que unos cuantos equipos son los únicos con los que puede ofrecer una verdadera competencia internacional.

Eso, competencia, la tienen las preliminares y no siempre la fase de liga. La jornada, última de las previas, enseñó lo que se viene exponiendo. La verdadera Copa de Europa, la de Campeones, a ´pesar de su Ruta liga, está aquí.

Sólo Mönchengladbach y Manchester City pasaron sin apuro notable. El Die Fohlen, repetidor de paliza a Young Boys, con los suizos esperanzados en una remontada poco vista, soltó el rodillo sin freno para hacer el acumulado más grande en una cuarta fase. Buscaría eso el City, pero se limitó a poner postilla al 0-5 que consiguió en Bucarest, donde basó su victoria en la confianza a su delantero centro, Agüero, tras fallar este dos penales en 13’. El Kun inició el despegue, apegado el equipo a la práctica de Guardiola. Sencilla, con un ordenamiento de juego que hace inevitable adecuarse al comportamiento diseñado por Pep, modelo lucido ante equipos débiles como Steaua, sin encerrarse este, pero sin cuidado al tener el balón. El sistema de Joseph es sólo para correr, tocar y asistir. Si prolonga las secuencias de gol lo motivan equipos como el rumano, que no disputa el útil.

Sin él, Celtic vivió una de las mayores pesadillas en el historial del torneo. Casi soñó que le sacaban la ventaja de tres goles con que llegó a Israel. Un penal bloqueado a Radi, uno de los creativos y motores de Hapoel, previo al 1-0 marcado por Sahar, que tenía 2’ en cancha (era el 20’), se notó en el 4-5 global en favor de los escoceses (Sahar marcó el 2-0), que con Brendan Rodgers se anuncian para suspensos grandes.

Nunca penetraron a Hapoel. Forrest no fue cuchillo; lo sustituyó Rogic, y Brown, delante del doble ‘5’, donde él luce como organizador, no enlazo con Griffiths, perro de caza solitario.

Plzen dejó ir una ventaja de alcance al 2-0 que Ludogoretz llevó a República Checa. En los primeros 15’, los locales ganaron cuatro saques de esquina. Ganaron un remate con gol en el primero. Los otros, sin el mismo acierto, antecedieron al empate del Razgrad, estirado como acordeón con su 4-4-2 diseñado para contragolpear y aunque el 1-2 lo calificaba, en el agregado obtuvo el 2-2.

Así, cerrados, muchos globales. Mónaco no fue tocado por Villarreal, que enfrentó al peor rival posible para su necesidad de remontada porque Jardim plantea algunos de los parados defensivos más impenetrables en Europa. Movió al central Raggi a lateral; a Sidibe lo cambio de lateral, y volvió a invertir a Germain, enlace, como punta. El Submarino se hizo corto con ocho jugadores divididos en ambos lados de la frontal de su área, para estirar su contragolpe vía Pato, pero el brasileño no superó su marca.

Rostov dio el golpe por nombre e historia, pero es equipo de los que nadie se ocupa. Las que reciben la oportunidad en estas fases y el Ajax no ya no talla la cantera como antes. Con la herencia de su anterior técnico, Gurban Berdyev, el novel equipo ruso, orientado por Noboa, sostenido por el líbero César Navas, y apuntalado por Polaz y Asmoun, con respaldo del lateral derecho Kalachev, uno de los destacados en la jornada, hizo títere al holandés, que de conjunto no tuvo nada y vio sus miembros difusos entre un 5-3-2 que va a complicar a los rivales del Rostov.

Legia, que decreció en el mes en Polonia, permitió la exhalación de Dundalk, permitiéndole irse con empate. La eliminación de los Lilywhites dejó al torneo sin equipos de ligas lectivas. Dinamo Zagreb y Salzburgo extendieron el suspenso hasta la prórroga, donde los austriacos vieron indescontable el goleo visitante que con falta de equidad se aplica en esa instancia, pero contrario a sus participaciones anteriores, se fueron con dignidad.

Mucha tuvo Roma. La Loba escribió una epopeya larga desde el primer tiempo cuando un Porto temerario, no obstante contar con dos jugadores más, culminó sus cálculos de contragolpe y en 2’ poner una postilla tras la cual Roma volvió a su arrebato atacante, inerte el escarlata, por tener el destino sentenciado, pero entregó gestos épicos.

El escenario se pintó para Roma como en la ida. Gol tempranero de Felipe, pero ya no en contra, y expulsión en el 40’, sufrida por De Rossi, a quien Spalletti confío la central, sitio donde ocurrió la expulsión en Portugal (Vermaelen). La diferencia fue que en el segundo tiempo, la Loba (con 0-1) debió atacar, no como en la ida reducir espacios. Al 49’, segunda expulsión del jugador que entró para cubrir la primera. Roma no se declaró para el patíbulo, y con nueve, tres delante del portero, cuatro en el área lusa y uno detrás de ellos, motivó a Nuno a introducir un quinto defensa –Sergio Oliveira- para soltar a su lateral derecho. Por ese lado llegaron el 0-2 y el 0-3.

El marcador no motivó a retirarse del estadio ni del televisor. Porque era para aplaudir lo de una Roma que se añorará en una Champions que en su liguilla se completa con pequeñeces.

Cambian los formatos y el reparto de cupos, y continúan equipos de alto nivel mirando desde afuera a muchos convidados. Beneficiar a las ligas consentidas con más plazas sin pasar las previas, resta aquellas para equipos marginados a los que se niega la ocasión de cupos para los que por trayectoria, histórica y reciente, y por coeficiente tienen más mérito particular que varios sin nada, que se benefician de lo que coterráneos suyos hicieron.

La Copa de Europa quiere a equipos como los de las preliminares, que defiende principios futbolísticos. La Champions quiere nombres de ocasión, sin la regularidad para sobrevivir una liguilla ni fases de eliminación directa.

No habrá oportunidad para los que sólo pueden participar desde las previas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s