Gaceta fútbol. 580

Ventura debutó con Italia…Tite con Brasil…Bauza con Argentina…Lopetegui en España…Más eliminatorias mundialistas…Copa Sudamericana…Efemérides.

 Seleccionadores nacionales se estrenaron en una jornada con varios tonos, caídas de equipos que comenzaron calificatorias con puntaje total, y decisiones terminadas en una fecha tan cargada como una efeméride.

 Giampiero no contó con su apellido a favor.

Tras el fallo en la Eurocopa, lo mismo, pero reducido de parte de Italia. La primera sesión de Giampiero Ventura vi condenado al técnico por errores de sus jugadores antes que del sistema. Si bien, este lo hacen efectivo o fallido los jugadores, escapó de toda táctica el desenvolvimiento individual de los que alinearon. Perdida del escalonamiento en el 0-1 y los tres goles franceses por el poste del portero, fue la parte correspondiente a lo individual. La escases de efectividad en el remate se pule más tarde que el arreglo de los errores defensivos.

Italia se vio menos que con Conte. Del estiramiento para presionar se pasó a un juego de pase frente al hormigón montado por Francia. Los Blues pautaron el partido para que no hiciera falta la presión italiana. Deschamps paró su 4-5-1, variable a 4-3-3, en la contención para da el balón y que la Azurra se entendiera con él. No apeló Francia al pacto táctico que permitiera presión sobre su desdoble, e Italia se dedicó a estudiar conductos mientras la analizaban para contragolpearla.

No se notó clara la tibieza francesa en la medular. Los centrales y el lateral Kurzawa lucieron aunque Varane frenó antes la carrera en la que seguía a Pellé, y en ese palmo cedido, Graziano giró cómodo y marcó. Candreva ayudó al 1-3 cuando dejó a Kurzawa, quien leyó la secuencia ideada por Pogba para concluir entre el debutante Donnarumma y el metal.

Ventura entendió el partido para el ensayo antes de comenzar la eliminatoria en Israel. Además de al portero, probó a Ruggani y Bellotti, y buscó cupo a Verratti, Montolivo y Florenzi en un 3-4-3 donde Parlo y De Rossi reclaman el mediocentro y De Sciglio un lateral. La izquierda es la disputada porque Candreva es inagotable por derecha y no dio razón para no iniciar contra Israel, y así Florenzi tendría que pensar en adecuarse a la izquierda porque no se ve para que lo inventen de enlace. Bonaventura y Eder aguardan rival en esas posiciones.

A su modo.

Inmediatamente después Brasil presumió a Adenor Leonardo Bacchi en si dirección técnica. El estreno en Ecuador, selección ganadora en sus primeros cuatro encuentros de eliminatoria, y perdedor en los dos más recientes (7 fechas) era previsible complicación para un Scratch sin base. De los seis olímpicos convocados jugaron cuatro, todos los 90’.

Tite hizo su partido más seguro variando el esquema trabajado por la Canarinha en al menos veinte años. No jugó con doble ‘5’. Hizo trivote con un mediocentro –Casemiro- que le diera cobertura y organización. Por sus modos en Corinthians, se sabía cómo jugaría el técnico, siendo ese trivote lo inesperado, quizá.

La posición de madridista adelantó a Paulinho, hombre de Tite, liberado de la contención para ser creativo. Neymar lo apoyaba sin dejar su partido por la banda. Willian ocupó la derecha, delante del Alves que quiere Allegri en Juventus. Cuidadoso de la defensa y no sólo explotador del ataque.

Era un Brasil, como Tite, de paciencia, para un marcador justo. Pero importaría la manera, cualquiera que fuera el resultado. Sobre todo si ganaba porque en esta selección no se acepta la victoria sin convencimiento. Brasil continuó olvidando la historia que se le atribuye de espectáculo y goleo. Prefiere esperar el relevo y retener, a la concatenación sobre una baldosa. No tuvo fondo defensivo. En el comienzo, Marcelo evitó con dos cortes ver a Allisson careado con un ecuatoriano.

Gustó Brasil por el resultado, aceptando que como consiguió, con mucho desgaste físico y táctica dura, es como hace Tite el fútbol, y como a sus antecesores, en esos veinte años, serán los resultados y no la manera, lo que lo mantenga.

Hay para hacer el mejor Brasil desde los ochenta, pero sin belleza.

El Patón, justificado.

De eso no quiso saber Argentina. La fama de técnico defensivo con que se identifica a Bauza no admitiría reproche tanto por el resultado –que le dio el liderato en la eliminatoria- como por la circunstancia.

Mantuvo el 4-2-3-1, en una jornada que mostró a pocos planteando dos delanteros. Esta cuestión, en donde sobran puntas, la resolvió el Patón con Dybala detrás del ‘9’. Entre tantos para esta posición, eligió a Pratto. A Messi lo dejó en su acostumbrada banda, con funciones mediocampistas.

Los defensas respondieron. Funes Mori anticipó en cada escena a Cavani o Suárez. Alguna vez lo cubrió Mas, y Argentina no cayó en el juego uruguayo de roce y rudeza. No lo necesario para perder su idea.

En el 45’ perdió al debutante Dybala. Expulsado. Y no se advirtió si el partido del segundo tiempo será el constante; sí que Bauza se escudó en tener un jugador menos para poner su estrategia inmediata de prevención.

Messi le hizo las veces de punta, escapista toda la noche. Así marcó el 1-0, haciendo pasar a los dos que lo apretaban para estrecharlos con tres que tenía enfrente. Entre los cinco metió la bala. Alario lo sustituyó en la banda en el 4-4-1 de recurso. Uruguay fue esfuerzo, no garra, y lo aplacó el fuera de juego. Desde la media distancia, defecto albiceleste por la contención cerrada que pasó Bauza, fue controlado por Romero.

Poco y mucho de Argentina. El resultado y el liderato avalaron a Bauza.

Julen revive a España.

Lopetegui también varió a una selección que, como las anteriores, es valorada por la manera. Sin ella, no importa la victoria. El estreno en Bélgica atrajo el juego con el que la Furia se entronizó en el siglo. Perdió a Morata al 20’ (lesión), pero en el equipo importó lo que ya es tradición, no los jugadores nuevos. El conjunto hizo lo de costumbre y puso esperanza en volver a sus mejores días.

Última etapa.

             En Asia, largó la fase final. Cuatro equipos acabarán en Rusia. Los terceros de grupo jugarán a partido único entre sí por acudir a la eliminatoria intercontinental.

No se vieron novedades. El partido más llamativo tuvo a China regreasando de un 0-3 en Corea del Sur. Autogol rompió el marcador y en pocos minutos un 3-2 final dio satisfacción a los aficionados, de acuerdo a prensa del país, para quienes la selección convenció.

Australia mantuvo su paso triunfador y Catar fue otra selección que en la jornada mundial continuó decayendo luego de haber ganado todos los puntos en la primera fase y extender su periodo triunfal hasta la segunda. Su partido en Irán rebasó el 100’ y en esa compensación encajó todo el 2-0.

Al 1-0 siguieron discusiones e invasión de cancha, en aparente reclamo por la legalidad de la meta, y en eso pasaron más de 5’.

Concacaf reanuda el día siguiente.

Ahora, por el final.

La Copa Sudamericana lo hará luego de que las selecciones terminen. Las series brasileñas, únicas en la jornada, tuvieron constante de goles en los últimos 8’. Por uno, Flamengo remontó, por goleo visitante, su serie, se sellaron las demás presencias en octavos.

“En un día como hoy.”

En el recuerdo la tiene los celebrados hoy. Se fundó Corinthians. Nacieron Pedro Cea, Ruud Gullit, Hakan Sukur y José Antonio Reyes (pentacampeón de Europa league). Fallecieron Joaquín Manuel Gutiérrez (miembro fundador de la Federación de Costa Rica), Kazimiers Deyna, Zoltán Czibor e Ignacio Eizaguirre, hijo.

Anuncios

Un comentario en “Gaceta fútbol. 580

  1. Pingback: Gaceta fútbol. 789 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s