Gaceta fútbol. 582

Llegó y no la tecnología…Con el caso del Cóndor Rojas…Un siglo, tres épocas y más.

 Fifa felicitó una decisión que tuvo contrariedad, que hubiera apoyado en un caso histórico, no como los de varias figuras.

El progreso no fue para todos.

Un inédito se vio en el Italia-Francia del día 1, cuando el árbitro Kuipers demoró con discreción un saque de banda sin disimular del todo lo que no tenía que esconder. Las voces de asistentes que contaban con monitores le indicaban que la falta reclamada por los italianos, previo a la salida del balón, no era para señalar penalti. Corría el 30’ y antes había sucedido la situación.

Infantino lo gritó en la página de la autoridad máxima del fútbol. El estreno de los monitores en oficinas dentro del estadio, son de señores con corbata son los nuevos asistentes arbitrales. Por la tarde, tiempo de Europa, Japón salió derrotado en la eliminatoria en casa contra Emiratos, porque el central no advirtió el cruce del balón sobre la línea en el remate de Asano. A Al Jassim Abdulrahman no hubo quien lo asistiera. Quien debió hacerlo, desde la banda, se hizo de palo (Almaqaleh Saoud Ahmed).

La autoridad del árbitro se rebaja con la medida. La intención de reducir o evitar el defecto de la omisión humana con la introducción electrónica resiste la apreciación de figuras arbitrales.

Jugadas como la de Japón y las de Italia son las que influyen en la calificación de un árbitro, y ahora sólo habrá que ser atento al apuntador más que a la acción para realizar un buen arbitraje. Ya no habrá distintivo entre un árbitro de calidad en la apreciación y el seguimiento, y el que no tenga capacidad de decisiones acertadas, aunque el criterio seguiría igual: el central tendría el albedrío tomar en cuenta lo que le dicten. El ojo humano, sin embargo, ha recibido un  parche de corsario, y en vez de goles fantasma se podría hablar de goles piratas por el despojo que pudiera recibir un equipo si el principal omite la indicación se quien, se entiende, es el verdadero árbitro.

Esta nueva figura casi sustituye a los de fondo, que ahora sí se advierten innecesarios. Con Kuipers se vio. Le señalaron lo que esos auxiliares debieron hacer, como cuando cobró penal, de los que casi ningún juez concede, por aparente indicación de su asistente 3 –van Boekel- en aquel Barcelona-Milan (Champions 11-12), donde señaló otra pena máxima de las que se ven y no se cobran.

Dos días atrás en Bari, no había asistente junto a las porterías porque no era partido de competencia (y estuvo en una banda van Roekel, no confundir). En Saitama tampoco. Porque Fifa estrenó sólo en Europa su idea y no gusta que opere formalmente en las eliminatorias europeas a partir de mañana.

Hizo falta que Platini siguiera al frente  de Uefa por lo menos unos meses más para evitar la medida que entró en ensayo apenas lo destituyeron a él, que era quien impedía la iniciativa.

Ni idea en aquellos tiempos.

Es para decisiones inmediatas. El video diferido sólo sirve –aún- para sanciones, no para modificar decisiones distintas a las de una expulsión o tarjeta amarilla no ejecutada.

Así se acaban de cargar a Agüero. El codazo que Andre Marriner omitió, lo mostró el video.

Y Roberto Rojas se valió de la privacidad que había dentro del campo, y del área que sólo es del portero, para montar su inolvidable número en el eliminatorio contra Brasil, exactamente 27 años atrás.

Las semanas que duró el juicio de la sospecha por la razón de la herida en una pierna del Cóndor, hubieran sido días en esta época, sino es que minutos o instantes para determinar que fue una navaja que él traía en una media, y no la bengala que le hizo cortina, el móvil de la cortadura.

Coincidencias de la vida.

El mismo día murió Gaetano Scirea. Un accidente automovilístico se llevó a uno de los mejores líberos de la historia. Dicen que sólo Baresi y Beckenbauer habrían sido mayores que el italiano, campeón de Europa con Juventus en 84-85.

Samuel Kuffour también besó la orejona desde la defensa del Bayern Münich en 00-01, y quien lo sucedió, años más tarde, en la posición, Jerome Boateng, estuvo en la siguiente Copa de Europa ganada por el equipo (12-13). Ambos jugadores de piel negra y ascendencia africana, nacieron en septiembre 3.

También Julio César Soares Espíndola, campeón europeo con el Inter de Milán en 09-10.

En la efeméride, murió Billy Wright, uno de los grandes defensas ingleses de la historia. Joan Segarra, capitán del Barcelona  de las Cinco copas, quien no alineó en la Final de Copa europea perdida contra Benfica, también  se fue en septiembre 3.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s