Manchester United. Tiempo de crisis.

Es difícil que un equipo grande y sus seguidores y crítica acepten los periodos de transición, que en el fútbol inglés, sin la licencia de la paciencia han relegado a históricos incluso a divisiones inferiores.

             No vivía Manchester United una crisis severa desde los días en que un magnate estadounidense compró al club. Corría 2005-06 sin que fuera la temporada más baja del equipo en la era Premier. Jugaba ininterrumpidamente en la Copa de Europa. Hasta la partida de Alex Fergusson vio cortada su continuidad en torneos continentales a los cuales no dejaba de asistir desde el regreso de los clubes ingleses a ellas.

Aquella temporada, empero, había sido el anterior punto de inflexión dele quipo. Fergusson había hecho una de las mayores renovaciones de su gestión. El juego que desplegaba el equipo era más trascendente que el desacuerdo por la adquisición del club por los Glazer, ya que en lo directivo y deportico, el club atravesaba posiblemente la mayor crisis de su historia. Ni las caídas económicas de 1902 y 1929, los daños a Old Trafford en bombardeos de la Segunda guerra, ni la pérdida de jugadores en el accidente de Múnich tuvieron tanta incidencia como la causada por la llegada de Glazer en el periodo de transición más importante en la historia dele quipo.

Hay texto alusivo, en el archivo de campeones de Copa de Europa, donde se exponen las maneras en las que las aplicaciones de Fergusson dieron al equipo una identidad de jugar mítica.

Si Real Madrid se ha regido por la figura excluyente, Bayern Münich por el poder físico del fútbol alemán, o el Barcelona intenta perpetuar un estilo, Manchester United creó una manera única de interpretar, hacer y resolver el fútbol, sin reinventarlo, sólo leyendo el fútbol europeo del presente, y quedó diseñado con esquemas para enfrentar cualquier situación.

José Mourinho era el técnico adecuado para conectar el presente con los mejores días del United. Un gran técnico casi siempre parece el ideal para un equipo grande porque son esos equipos los generadores de evoluciones y siempre beben de buenas fuentes.

Mourinho encontró un equipo mítico en comportamiento; pero deshecho en la comprensión táctica de interpretaciones personales. La manera como el portugués mueve a sus equipos, con el continuo cambio de piezas y el encuentro de posiciones individuales adecuadas, era solución a las carencias rojas, más porque el Especial triunfó con sus modos en la liga inglesa. La asimiló de inmediato. En su primera temporada levantó la league con un equipo que no la había ganado en cincuenta años.

El comienzo resultó convincente sobre las dudas. Triunfó en la Supercopa y en las dos primeras citas en liga. Continuaron tres derrotas. En el derby local, en Europa league y de nuevo en liga. Desde el debut, en Supercopa, surgieron los desacuerdos con el ingreso de Mata para retirarlo después, porque la estrategia era colgar balones y para eso se tenía a Fellaini, doble ‘5’ al que se habilita como ‘9’ cazador por aire, aunque el sustituto de Mata fue Mktharyan, un jugador  para despliegues por el extremo, función que no se le ve a ata.

Muchas estrategias y escaso rendimiento consiguió Mourinho. Mantuvo la simetría Rooney-Zlatan con Pogba detrás de ellos, pero plantea cada partido diferente sin asentar antes un modelo de juego. A Manchester City lo quiso asolar con galopadas por los extremos. Para eso puso a Mktharyan y Lingard en vez de Mata y Martial, pero el continuaba en la alineación del jugador clave del esquema.

No era Pogba, el más caro de todos, un jugador que arma un esquema. Le faltaba un escudo. Fellaini fue el preferido. Ante Feyenoord, Paul inició detrás del ‘9’. Herrera ha sido el segundo para el doble ‘5’ en tanto Carrick permanece en el banco. Michael fue contratado para hacer la función que necesita Pogba a su lado. Scholes lo recuerda y reclama. Cuando se hizo el pase de Carrick, Martin Jol, su técnico en Tottenham, dijo que le quitaban más de medio equipo por ser Michael el organizador de todo esquema.

Fegusson acertó, pero Mourinho y Van Gaal no valoraron al jugador, quien hacía la transición desde la defensa y el mariscalato.

Por allí comenzó Mourinho. Pero no le encontró par a Pogba. Y cuántas veces el Especial pensó en la función de Carrick cuando enfrentó al United. Él le puso orden a la defensa central, la cual hoy absorbe alto porcentaje de las críticas porque si Bailly desquita su pase, Blind no luce en ella como en el lateral, posición para la que Van Gaal llevó a Rojo e impulsó a Shaw, haciendo del holandés un mediano central, zona que la que falta un líder.

La crisis de 05-06 partió de lesionados para los que no había sustitutos y apuró el debut de juventudes hoy en el anonimato. El punto álgido de la situación fue la lesión de Roy Keane, reemplazado por un Adam Smith, mediocentro de recurso. Con Mourinho hay para salvar esas situaciones. No tiene lesiones, le sobran cambios y pone a Rooney donde mejor prestación da, como ‘6’, pero es reticente a alinear al mediocentro que guarda en sus pies y visión los mayores días del equipo.

 Mourinho frente a  la crisis.

I.- Encontrar un ‘5’ que ordene su zona, y proyecte ataques y haga transición desde la defensa, y la dirija al contener.

II.- Sacar un líder defensivo. Tiene que desarrollar a un joven. Blind ya agota su oportunidad.

III.- Definir titulares. Le fue mejor jugando con balón con Mata, que intentando contragolpear con Mktharyan, un jugador más cómo como ‘10’.

IV.- Determinar estrategias. Con jugadores ofensivos como el armenio y su par en el otro extremo, se repliega para contragolpear sin tener sostén defensivo con ellos ni hacer presión.

V.- Invertir mejor los cambios. Para cabecear a gol, Zlatan es lucido. Con un segundo ‘9’ como Fellaini resta un abastecedor. Ya Rooney le puede hacer el doble ‘9’.

VI.- Le falta un símbolo. Rooney está difuminado entre líneas y no marca autoridad.

VII.- Activar el lateral derecho. Disimulado Valencia, Darmian regresó al cargo. Falta poder ofensivo desde esa posición.

VIII.- Apretar los marcajes personales. Los escapes a Blind en el derby marcaron esto.

IX.- Jóvenes o corridos. O apuesta por Lingard y otros que no han despegado, o mantiene titulares e impulsa la cantera.

X.- Retomar la tradición de juego dele quipo. Quedan testigos de las aplicaciones diseñadas por Fergusson para hacer una columna sólida. Carrick y Rooney, el comienzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s