Panóptico. 47

30 de septiembre en Morelia…Los festejos, civismo o diversión…Continuación.

La privatización de la celebración.

No fue el día que se esperaba. Resultó lo contrario al anterior cuando la lluvia que se prolongó hasta la madrugada, limpiaba las calles hasta de gente. No se permitió la presencia de personajes de atracción masiva, si es que no era información errada su presunta presentación en la fiesta del pueblo, y a este le quedó la celebración con lo que había en casa, exceptuando la mañana. Entonces al Habitante le volvieron a arrebatar su acto más caro, en la Plaza del Caballito, para entregárselo a uno de esas presencias que nada tiene que hacer en un acto local que es de los morelianos, y por quien se desplegó un operativo de seguridad, menor al montado quince días atrás para otro festejo, que volvió a incomodar y a mostrar que para el Habitante no se brinda seguridad. Porque apenas irse la persona aquella, no hubo más vigilancia ante la falta de políticos que como ese, se cuelgan de un personaje ajeno, mediante el cual promueven valores que ellos, desde eso que llaman gobierno, no dan idea. Se continuó permitiendo que gente que no siente los colores de la ciudad tome el protagonismo que le corresponde a gente local, para tornar un evento público en uno de funcionarios.

Y la gente sin reclamar. Para ella era la festividad, el día de asueto llenado con algo que debiera ser diferente y salió lo de siempre. El mayor desfile del año en Morelia se puso en el nivel de los otros. Breve y discreto, sin pregonar más los valores locales e históricos que le atribuyen, que institucionales. La verdadera fiesta del pueblo, lo fue. En el nivel de lo que es una ciudad que se calla con migajas de espectáculo y ponche, y que dio homenaje a otro personaje. El ídolo recién fallecido, de quien se buscaron las partituras para ser ese el cumpleaños de un personaje legendario, del cual se llega a desear no hubiera nacido o trascendido más de dos siglos atrás, para que no dejara un legado de oportunismo que convoque a unos pocos que dicen gobernar, y convierte el centro en intransitable y en un mercado vulgar. De los que sobran en los ranchos y tenencias.

La imagen de la miseria.

Se enterró más la finalidad de la celebración. La hicieron fiesta, desde hace años, sin que los puestos callejeros, los portales inservibles de seguridad, y los policías, de cualquier clase, repartidos cada media cuadra o menos, no dan la idea de una ciudad segura ni del civismo de una celebración solemne que se hizo privada con los recorridos de los funcionarios e invitados, que ocupan el sitio que corresponde al Habitante. El que siempre y a su manera se esfuerza o simula en recoger y transmitir los valores del hijo de la ciudad al que nunca le hacen pastel. El que enseñó a defender con armas que derramaran sangre en el enemigo, y se le quiere conmemorar con una paz que es menos posible en su día, el día de Morelia.

Ese en el que la gente sale al esparcimiento. A mirar desfiles y exponerse a la tifoidea u otra infección con comida callejera, y a escuchar notas ajenas a la identidad vallisoletana por la que luchó aquel hijo.

La lluvia no abolió el festejo, como una semana atrás, cuando indicó el camino a casa a muchos que asistieron a escuchar a una farandulera cuyo poder de convocatoria no ratificó con el retiro de la gente ante una lluvia menor a la comentada.

Fue lo de siempre. Protocolo para algunos y fiesta para los más, pero estos recibieron lo menos. Un día festivo normal, sin ver reflejados los valores de la celebración en lo que sucedió esos día en las calles del centro.

Resaca.

Y después, desolación en un sábado más normal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s