Gaceta fútbol. 615

Nace Vicente Cantatore.

El Italia-España encontró a conocidos…Posibles para el Balón de oro…Los sub 19 más prometedores.

             Una rivalidad no cambió y dejó lo de siempre, constante que quiere romper un premio al que en años aspiran muchos nacidos en el siglo pasado.

 El atavismo y lo moderno.

Salió lo de costumbre en la rivalidad. Un empate sin desenlace de ’penales’ que no dejó ganador virtual ni moral en el encuentro de la tradición y lo moderno. Moderna España porque su juego aún no es reconocible tras las fronteras del tiempo. Es la España de época. La que devolvió Lopetegui en el partido que marcaría su dirección técnica. Italia lo pautó. Ventura sirvió el catenaccio y que rodara el balón de parte de España. Si esta insinuó domino fue porque Italia no hizo presión y se atornilló en hormigón sin intención de interrumpir lejos de su área la concatenación de la Roja, que desesperó lo que sabe. El hacer un juego para golear y quedarse en la cortedad del 1-0. Así fue muchas veces desde que España aprendió a jugar fútbol hace no muchos años. Enfrente estuvo el equipo que más la complicó en su mejor época.

El éxito de Ventura estaba en los tres centrales. Eligió bien a Romagnioli para completar el trío y buscar el partido perfecto. Se lo propuso a España. La obligó a aceptarlo. Era el 0-1 del toqueteo o el 1-0 del contragolpe. El fútbol casi total contra la disciplina. El caos contra el orden que frena la improvisación a la que orienta al rival.

No se permitían fallos y España era más propensa a tenerlos. Italia sólo podía hacerlo en su defensa y Buffon lo cumplió al pasarse y dejar que Vitolo caminará hacia el gol. El mismo jugador tuvo el siguiente pecado. El 2-0 lo vació por un lado y Sergio Ramos, el que decide más en el área contraria que en la propia, dio el recurso que necesitaba un juego rácano y romo como el de esta y muchas Italias. Al atribuirse un penal que el menos esperado ejecutó para empatar. De Rossi se permitió hasta frenar para saber hacia dónde se iría De Gea y asegurar hacia el otro poste.

España falló dos veces teniendo la ventaja. Italia una, para permitírsela, y la historia de la mayor época de la rivalidad no cambió. La Roja no puede contra la Azurra, la que ordenó el partido, porque domina el que juega como quiere y hace al otro jugar como se lo impone.

Visión válida.

De imposiciones dejará de ser el mayor premio individual de Europa. Devuelta la exclusividad de votación a los periodistas, las posibilidades presentadas por Don Balón para el Balón de oro son más considerables que antes. Y es que además, la publicación, en su tiempo impreso, era de las voces autorizadas en el galardón.

Parte sus previsiones, empero, de una casa de apuestas, con Messi y Ronaldo. Y toma el testigo del premio Uefa al incluir a Bale y Griezmann, y completa con Luis Suárez.

Vuelta a la Gaceta 522 donde se analizaban las opciones para el premio, tomando en cuenta Champions y Eurocopa. España continuaría atrayendo las nominaciones finales. Antes de todas, se presentará la lista con decenas de nombres distinguiéndose los que entraron de relleno.

Ya comenzaron a brillar.

Ninguno está así en la relación confeccionada por The Guardian con los sub 19 más prometedores. Todos, clase 1999. Si alguno de los nombres no es familiar, lo será pronto con el impulso que da el diario británico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s