Gaceta fútbol. 637

Liga Báltica…Loas fechas de la Sudamericana.

 Temas corrientes sobre nuevas competiciones y calendarización renovada para las vigentes.

Unidad es competencia.

En un mes sobrado con alientos y opiniones sobre la fundación de ligas transfronterizas, continentales y superligas, la Liga Báltica retoma actualidad desde su presencia espiritual. Como aquellas, surgió la intención para reinstituir la liga soviética, aunque institucionalmente sólo fuera de nombre, con los clubes más potentes de las regiones que pertenecieron a la Urss, principalmente los rusos y ucranianos, y restituir los grandes clásicos entre Dinamo Kiev y equipos moscovitas.

El modelo sería el que tomó la liga de baloncesto, incluyendo equipos del viejo soviet. Rondó la iniciativa de crear un campeonato con equipos de Estonia, Lituania y Letonia para das competencia aumentada a las potencias de esas ligas, no consideradas, al menos aún, para la Liga del Atlántico.

La competitividad en esas ligas da para el debate. No hay en ellas un club que encadene campeonatos como en sus países hacen Lincoln, The New Saints o Bate o hicieron Shaktar, Dinamo Kiev, Dundalk, y en tiempos más lejanos, Rosenborg, equipos que tomaron el título de liga en comodato.

Zalgiris es el más cercano a eso en las tres ligas mencionadas. Para esta temporada se acordó el formato con liguilla para dar más opciones a la rivalidad, pero en la segunda fecha de la fase final –la de esta jornada- el Vilnius podría asegurar la corona. Tiene 10 puntos sobre el 2, Trakai; si este pierde y el líder gana, los 13 puntos que habría entre ellos serían inalcanzables porque quedarían 12 por disputar.

En Estonia y Letonia hay alternancia. La primera es liga competida. Faltando dos fechas, el líder saca 2 puntos a un trío de perseguidores. Temporadas recientes vieron varios involucrados en la pelea. En Letonia, el histórico Skonto Riga despareció de competencia; el segundo en tradición, Venstpils, ha opuesto la resistencia a nuevos valores. Liepaja, campeón inédito en 2015, y esta temporada Spartaks Jurmala está por emular ese logro.

Muchos equipos quedan en el limbo en esas ligas. Los descensos se consuman con mucho calendario por jugar, y casi la mitad de los concursantes juega sólo por trámite durante varias jornadas.

Una liga báltica es tan bien vista y aceptable como las competiciones multinacionales pretendidas por todo el Viejo continente.

El calendario único no es solución.

La reestructuración para las sudamericanas en 2017 debería arreglar la cuestión de jugar jornadas separadas por muchos días. Abordó Conmebol el caso con la Libertadores, cuyas octavos de final se jugaban al final de la temporada y los cuartos en la siguiente.

La Copa Sudamericana se calendariza cuando no hay jornadas de selecciones y no puede evitar una situación como aquella. Sus semifinales 2016 jugarán su vuelta veintidós días después de las idas. No hay espacio para estrechar las fechas y se verían equipos distintos, quizá, en las dos jornadas.  Si las fechas de selecciones entregan jugadores inhabilitados para las vueltas.

Con el torneo expandido por todo el año, como se anunció para 2017, eso debe solucionarse. El calendario único quizá esté cerca de instituirse, pero este es pensando en los días internacionales con selecciones. Las confederaciones deben encontrar fechas para evitar distancias entre sus jornadas y no dejar enfriar fases adelantadas.

Efemérides:

Nacen Garrincha y Baros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s