Champions league 16-17. Previo a la fecha 4. Nostalgia por la Copa de Europa.

La edición sólo ha dado justificación para las ideas de Superliga y competiciones alternas a esta, por su fútbol falto de competencia que promueve más marcas negativas.

             11 equipos pueden salir calificados en la jornada, y 11 eliminados.

             Club Brujas, único  con posibilidad de asegurar ser colista.

             Las victorias por marcador mínimo no esconden distancias sólo reducibles en un formato de copa.

             El mayor porcentaje de los goles continúa en la primera parte del segundo tiempo, pero el primero es el que más triunfos eventuales vio firmados.

             Por mucho, la liguilla menos competida con cualquier número de grupos.

Se sabía que el cambio de formato asesinaba a la Copa de Europa. Garantía de jugar más partidos a equipos en liguilla no dio la competencia pretendida, y de la segunda temporada de grupos más cerrada, se pasó, de súbito, a la menos competida.

15-16 tenía, concluidas 3 jornadas, 3 calificados y ningún eliminado a esta altura. Para 16-17, la fecha 3 pudo haber entregado por primera vez un calificado, y la 4 puede aportar 11 y dejar 11 eliminados. Sólo Club Brujas sin posibilidad de evitar clasificarse último de grupo.

La jornada 5 de 08-09 es la que más calificados dio. 12.

Hay anhelo por lo que no parece posible hoy. La vuelta al formato de copa. Las preliminares y las fases posteriores a grupos no dejan de justificar ese modelo. En la actual etapa de grupos, 16 de las 35 victorias tuvieron margen mínimo. En una liguilla eso llega a no tener tanta importancia para la clasificación porque el acumulado de partidos enfría la estadística a sólo tres puntos, que muchas veces no dan afectación.

Un marcador mínimo en una ida ofrece otro torneo. El modelo de copa consagró a los grandes torneos [ver texto sobre esto].

Hoy, es notorio un debate. El de cada día desde que se juega el formato vigente. La Copa de Europa con sus sistema de eliminatoria directa vio impulsarse a equipos desconocidos, varios de ligas no atendidas por la gran divulgación. Ahora, esos equipos son relegados y reducen sus posibilidades en una liguilla. El formato actual, empero, no sembró competencia. Marcó las distancias, muchas veces con comportamientos patentados como seña de identidad.

Se escribió en temporadas pasadas que la Champions estaba sobrada con equipos de época en sus países y para marcarla en Europa. No vio el torneo desde antigüedad elenco tan continuado de protagonistas altos, aunque falaces algunos que no corresponden a la expectativa de campeones, y sólo son para topar en cuartos de final.

Es una advertencia de lo que puede ser la Superliga. Se anotó ya. Un torneo con muchos partidos de trámite que guarda a figuras en ellos. La Champions es superada en audiencias por la liga inglesa, y los ingresos para sus clubes continúan siendo mayores por concepto de torneos nacionales. La liguilla de Champions se convirtió en una pausa, una partición de la Copa de Europa que vive en las preliminares y a partir de octavos, cuando, lo dice el mundo, comienza el campeonato.

Con equipos de época en el continente. Los que siguen marcando las innovaciones tácticas y estratégicas. Los de ligas no atendidas juegan al día. A decodificar o deconstruir los monólogos de aquellos, creando textos para evoluciones de contención, pero los otros se adelantan cuando los modestos se aproximan a nivelarlos o a interpretar su lenguaje.

Es la historia de la cultura. Cuando un sistema se nivela con uno precedente que lo aventaja en evolución, este va en un estadio más adelante.

La manera de curtirse en ligas nacionales influye. Ludogoretz o Dinamo Zagreb, hoy segundo en casa, pero dictadores en el lustro allí, no cuentan rivales para esto, en tanto los españoles se curten en una liga poco vistosa pero dura en táctica. Se ve en ellos la reticencia a dejar el 4-2-3-1. Barcelona lo olvidó; Real Madrid lo empleó ocasionalmente; Atlético lo ajustó a 4-4-2 para disolver su duda entre el segundo punta o un ‘6’, y Sevilla lo adoptó.

Son los equipos que innovaron en su país, donde el 4-2-3-1 desarrolló durante casi diez años todas sus posibilidades. Europa sigue su transición al 4-3-3; los modestos pasan de este, parado por algunos en casa, al 4-2-3-1 de la alta competencia. Aquí se ve por qué van adelante las potencias.

La táctica que se presenta ideal continúa siendo la del Atlético. Se escribió, empero, que eso no lo hace el más fuerte. Le falta el oficio de los grandes, pero estos también establecen un ´futbol sin culto por a figura. Eso quedó privativo del Real Madrid, sin deificarla porque se sitial mítico en el equipo blanco lo asume cualquiera.

No hay novedad entre la transición que viven los equipos. Su mejor nivel se verá en la siguiente edición; quizá a partir de octavos en la actual, adonde sólo uno de los cataclismos que no ha sufrido una fase de grupos les impediría llegar.

Nápoles, Barcelona y Leicester lo harán con un triunfo. Sólo los Foxes asegurarían liderato. El partenopeo tuvo la calificación posible en la fecha 3. No dependía de ganar. Su derrota, sin contar el triunfo de Benfica, lo evitó, y sin un ‘9’ visita a Besiktas, que tampoco cuenta con una figura de esa posición. Dinamo Kiev, octavofinalista meses atrás, no mostró desde entonces sistema para más que resistir un 0-.0 ante un equipo de posesión. Benfica estudiará el hormigón ucraniano.

Barcelona visita al City. Guardiola cree en Agüero como solución, aunque el defecto estuvo, en la ida, en no disputar el balón y consentir el tránsito culé.

Leicester, oscuro en la league, puede conseguir un inédito. Ganar sin gol en contra sus primeros cuatro partidos de liguilla, como debutante. Kasper Schmeichel, el protagonista de esa marca. Para la estadística no cuenta que los ingleses estén en un grupo limitado. Copenhague, una aplanadora en casa, prepara la cita. Si gana y Porto derrota a Brujas, los belgas, que han ido creciendo en su liga, no alcanzarían el tercer puesto final.

Arsenal y París, Atlético y Bayern, Real Madrid y Dortmund y Sevilla y Juventus, califican si ganan y su compañero de grupo también. Sólo Atlético, Borussia y Juve califican ganando sin importar otro resultado.

Ludogoretz y Basel, Dinamo Kiev, Celtic, Psv y Rostov, Sporting Lisboa y Legia, Club Brujas y Olympique Lyon y Dinamo Zagreb son candidatos a la eliminación. Lo más que vio una fecha 4 fueron 6 (06-07); 5 quedaron con ocasión de ser terceros.

Aquella jornada 5 de 08-09 es la que más eliminados dejó. 12; 8 con posibilidad de clasificarse terceros.

Nunca cuatro equipos llegaron con valla invista a la fecha 5. Atlético (345′), Leicester (270’), Juventus (271’) y Sevilla (368’) van por la marca.

Sin anotar, Dinamo Zagreb acumula 285’, su goleo en -8 y con Celtic (-9), Legia (-10) y Brujas (-8) se orienta hacia el peor registro de goleo en una liguilla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s