Champions league 16-17. Fecha 4. La esperanza fue para los equipos.

No hubo aliento para la competitividad, sólo para la esperanza por remontadas que no prevén cumplir su inédito, pero las combinaciones evitaron calificaciones de grandes a cambio de la vida de aspirantes a colistas.

             5 de 11 calificados posibles y 7 eliminados de 11 posibles el saldo.

                       Ningún equipo quedó eliminado de todo.

             Costó a grandes tocar la línea que divide de los octavos de final, y pudieran trabajar para llegar a ella.

             Las marcas negativas pregonan falta de competencia.

             Dinamo de Zagreb estableció una nueva.

Posposición es otra palabra que no debería tener aceptación en el fútbol por su relación con una lógica impositora de lo esperado, negando sitio a la esperanza. Y es que varios equipos a los que desde el sorteo, e incluso antes, se concedía presencia en octavos, no consiguieron calificar en la jornada, y no se duda de que lo hagan en la siguiente. O en la última. Pero se les coloca ya en la siguiente fase contra el dictamen de la matemática.

Dos grupos quedaron sin vacante para octavos. Arsenal y París, y Atlético y Bayern, empero, jugarán finales anticipadas entre sí para determinar al ganador de sus grupos.

A los del A, costó la calificación. Arsenal debió remontar y Psg aguadar hasta los estertores para desplazar a Basel, en tanto Colchoneros y bávaros sostuvieron marcadores mínimos (ambos 2-1). En los dos grupos se sirvieron ‘finales’ de consolación. Suizos y búlgaros y Psv y Rostov definirán cara a cara el pase a Europa league.

Borussia Dortmund tomó el otro cupo asignado en la jornada para la fase de eliminación directa. 1-0 a Sporting que, como Legia, vive por la reacción polaca en un  estadio casi a puerta cerrada, porque se permitió la presencia de doce seguidores madridistas que compraron entrada previo al decreto de la sanción al equipo local. Aunque Dortmund saliere avante de la gran prueba de Tüchel, la visita al Bernabéu, no deja de pensarse al Real Madrid en octavos. Aunque tenga que ganársela en un frente a frente en casa de Sporting de Lisboa en la última fecha, si Legia no derrota a los Leones antes.

Lo del Madrid fue la cara de loes españoles en la jornada. Zidane volvió a parchar alineación. Se fue con 4-4*-2 con Bale y Cristiano como interiores-extremos para un 4-2-4 que le abrió la defensa; no obstante, Zidane dijo que estaba contento con esa línea que de la comodidad de un 0-2 acabó en un 3-3.

Y Barcelona, de 0-1 en Manchester City, a 3-1. Luis Enrique dio declaración más coherente reconociendo que el primer tiempo culé fue bueno y el segundo no. Al desenvolvimiento azulgrana, como al merengue, quedaría justo el titular que Don balón dio a la reacción que Barcelona tuvo en Newcastle en la fecha 1 97-98: Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Atlético hizo su partido típico, con logística rota por la anotación de Asmoun, que le paró a Oblak un periodo sin en contra en 405’ (desde la Final 15-16) y de 420’ en liguilla, y Sevilla, imbatible con Sergio Rico, acumuló 462’ sin encajar en el torneo; desde la fecha 5 15-16.

Los andaluces aplastaron a Dinamo Zagreb, que rompió su marca de más minutos sin anotar en liguilla. Era de 590’, nadie tenía más. Llegó a 610’ y a 374’ sin hacerlo en el torneo, su anterior anotación la marcó en la preliminar.

Los croatas, como Club Brujas, viven con cero puntos en la ruta de Europa league. Unos están a 4 puntos de Lyon; a los belgas favoreció que Copenhague no haya ganado a un Leicester que no calificó porque Brujas no puntuó, pero mantuvo valla invicta, en su temporada debut, con Kasper Schmeichel.

Cska, Celtic y Dinamo Kiev tampoco se han ido. Los tres necesitan ganar los dos partidos que les restan y apelar ayuda de terceros. Para los Católicos es más complejo, pero menos difícil. Los 8 puntos que aún pueden totalizar los calificarían si uno de Barcelona y City no suma más. Con esa combinación, Borussia Mönchengladbach ganaría el grupo. Una más: que el Die Fohlen empate sus dos partidos y Celtic empataría en puntos con Barca y City, y definiría en una clasificación entre los tres. Hay más escenarios.

Los moscovitas sólo pueden ser segundos. Pueden emparejar a Mónaco, que lo aventaja en resultados directos. Que los Princes ganen también sus dos partidos o pierdan con Tottenham o empaten con Leverkusen, califica a los Militares.

Dinamo Kiev saca la ecuación más difícil de despejar en el que pasó a ser el grupo de la muerte. Nápoles, sin un ‘9’ se dedicó a bombardear desde lejos a un Besiktas que no tiene uno de altura, y Benfica, con Salvio infalible, aprovechó el empate en Turquía para ubicarse segundo.

Y es el aliado ucraniano. Dinamo necesita que el partenopeo no sume más y superarlo en duelos directos, y que Besiktas pierda con los portugueses. Si empatare con estos y se dieren los otros escenarios planteados, habrá triple empate final en 7 untos debajo de Benfica, y Dinamo avanzaría en la clasificación de tres.

Los escenarios son posibles por la bondad del sistema de liguilla valedor de la mediocridad por extender la posibilidad a equipos de reparto. Eso no cumple el objetivo de competitividad, y de la medianía de valen equipos como este Madrid o Barcelona, que en una eliminatoria directa habrían quedado temblando.

No perder la noción de que el sistema es para jugar más partidos, no para competir más, y que es último es lo que se desea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s