Panóptico. 55

Utilidad de los festivales en Morelia…Los presidentes a los que nadie quiere…El mundo.

Que hable el pueblo.

El artificio de los festivales como un atractivo de Morelia ha quedado menguado, reducido a la tradición pueblerina de fiestas atávicas, con el agregado de la novedad que nadie entiende no atiende. Los espacios abiertos ganan cartelera sobre los teatros –que en la ciudad no son para la presunción-, alcanzado las expresiones creativas hasta para el transeúnte apresurado o insertándolo en la rutina del paseo vespertino o nocturno.

La decadencia de los festivales se expuso en la columna 51. Apoyos no declarados a la publicidad, y escaso público, hacen beneficiarios sólo a los organizadores que ven en Morelia un escenario calzado a la medida para promover mucho que allí no interesa.

Si no hay festival de algo, se instituye. La novedad y la unicidad son la bandera, pero en espacios abiertos –se vio días atrás en la Calzada- no hay quien mire la oferta. Esta sólo se interpone entre la rutina del paseante con perjuicios y vejaciones. La Calzada quedó sin la prestación del alumbrado durante más de una semana porque la luz de las farolas interfería con lo que allí se quiso mostrar. Una cosa que llenará el currículo de un creador por algo a lo que, durante días, nadie prestó atención, pero incomodó.

Pasado el cirquito, las farolas permanecieron tapadas. No es aceptable que por haber sido fin de semana, porque cuando se hacen las instalaciones, se trabaja hasta en esos días y de madrugada.

Para el habitante el único atractivo es la gratuidad. Para ese sector son las presentaciones al aire libre o son costo de entrada –a reserva de que no aparten asientos para gente de protocolo que en ocasiones no asiste-, y los organizadores llena sus cuentas de manera tan corriente como los funcionarios públicos.

Un festival de cuerdas comenzó a recibir un millón de pesos de parte de la federación, y en rueda de prensa declaró que ese era su presupuesto, cuando fuera de cámaras, un funcionario bien entendido de eso, había dicho que su dependencia y otras le dieron entre cuatrocientos y seiscientos mil pesos. Esa cifra no la dio a la publicidad.

El negocio debe ser la función primaria de estos eventos. Es lo más válido. No se entrega, empero, cuenta del beneficio social. Tampoco se trata de eso siendo la mayoría de los festivales propiedad de particulares, aunque estos reconozcan que sin el apoyo del erario público los festivales no serían posibles.

Pero la administración pública se viste con ellos, y no da aquellas cuentas. Al paseante por el Centro, donde se realiza la mayoría de eventos en la ciudad, poco le interesa lo que se ofrece. A las colonias se envía ocasional y poco, y nada a las que merecen más la categoría de tenencias.

Es mucha la partida para los festivales, sin que por ello haya reclamo popular. Hay otras preocupaciones y razón para señalar directo a funcionarios.

Tiempo de quejas.

Que en odio no vencen a los líderes mundiales. Trump lo es antes de tomar posesión. Se temía por su impugnación, en caso de derrota, que golpeará el principio de la democracia estadounidense, de respetar el triunfo ordenado por la mayoría. Y lo que siguió a la declaración de victoria del republicano fue una cadena de protestas que atenta contra ese principio. Porque no se respeta el haber acudido a las urnas como aceptación de que ese era el terreno de juego, mientras los afectados, los del otro equipo, callan, reconocen y aceptan.

Una de las recientes manifestaciones sucedió con alumnos que salieron del aula para marchar. Todos menores de edad; los que aún no pueden decidir formalmente, pero que enseñaron la camiseta de los grupos que rechazan a Donald. Las manifestaciones en partes del mundo, en la ruta Australia-China- Berlín, y caminos enlazados, atentan aquel principio.

Donald Trump abarca el escenario, donde Francois Hollande escuchó propuesta de remoción por divulgar información privada; en Congo, advierten guerra civil si Joseph Kabila es reelecto, y CY Leung encuentra oposición para repetir en la jefatura de Hong Kong. Maduro está metido en el espectáculo de líderes que no gozan de la simpatía de su pueblo. Igual Crivella, electo para la prefectura de Río de Janiero.

De aviones caídos a temblores.

Son temas recogidos en la síntesis, que en estos días extrajo acciones de accidentes de aviación. En uno falleció la primera mujer piloto de China, y uno ruso se desplomó contra el mediterráneo. El historial de sabotaje a vuelos rusos no soltó su vigencia con la exhumación de Lech Kaczynsky y su esposa María, con sospechas de que desde el gigante euroasiático se ordenó el derribó del avión en el que hicieron su último viaje.

Peor que turbulencias, porque se sobrevivió con el susto, sintieron en Nueva Zelanda, Filipinas, Dominicana y en la provincia argentina de La Rioja.

A Leonard Cohen siguieron en el viaje sin retorno, león Russel, Lupita Tovar (actriz en segunda versión en español de Drácula; contaba 102 años), el curador e historiador Billy Miller, y Robert Vaughn.

En Washington, surgía hacia famas como esa, SooBenn Lee, estimada como un prodigio del violín a sus dieciséis años.

Anuncios

2 comentarios en “Panóptico. 55

  1. Pingback: Panóptico. 60 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

  2. Pingback: Panóptico. 62 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s