Gaceta fútbol. 673

Barcelona 1 Real Madrid 1…Chelsea ganó en Manchester City…Global de los equipos que juegan Champions.

 Dos partidos sentaron realidad de sus ligas, en la jornada con más baja estadística de los participantes en liguilla de Champions.

Ramos firmó el indulto blanco.

Vio cumplimiento el pregón de que un clásico es diferente. Que sus equipos juegan ese partidos de manera distinta, y que lo menos solicitado es el talento. Hay que determinar clases de talento en esa afirmación, o si es una cualidad que cambia en una rivalidad como esas, que muchas veces definen su marcador por un detalle nimio, surgido del alarde que sólo provoca una capacidad excluyente, no de otro partido, sino del que se juega, porque es cuando se necesita.

Y en el Clásico de hoy, el talento de Ronaldo, Messi y Neymar fue de otro partido. De uno en el que se permite fallar goles como los malogrados por ellos. El portugués para el empate en el primer tiempo, y el argentino y el brasileño para poner la postilla.  En el 67’ el segundo, luego de sembrar a Carvajal, y elevar con Navas derrotado. Cruzando de más la Pulga con el portero en la misma situación.

Esas fallas son las imperdonables para un jugador, sea figura o no, en partidos cerrados. La conclusión fue que ni en Barca ni en Madrid hay indispensables. Los dos técnicos reservaron al jugador cuya reaparición esperaban, por ser el que les da equilibrio. Mantuvieron al respectivo en la banca, sólo por si se ofrecía meterlo, o por no estar o exponerlo tiempo completo.

Cuando Casemiro entró, Kovacic se desplazó hacia interior, y Mariano fijó a Ronaldo en el área, donde era más posible su aparición como ‘9’ de planta, no abrelatas como el fallido Benzema. Zidane iba por el rescate del partido. No había fallado en una gran cita.

Cuando ingresó Iniesta, Barcelona creció. Se dispensó la discreción de André Gomes, y se descansó a Rakitic, que como Modric acarreaba juego desde atrás, pero el croata azulgrana también hacía de lateral.

La seguridad era mantener posición en ataque uno, Barca, y confiar en el instinto el otro. Un balón parado preparó la revivificación de la historia. Elevación hasta el área, cabezazo de Ramos, y empate en los estertores. Como en las dos más recientes Finales de Copa de Europa jugadas por el equipo y en la Súpero Copa de Europa meses atrás.

Aquellas metas llevaron hasta prórroga y el Madrid acabó coronándose. La de hoy mantuvo la distancia de 6 puntos con el Barcelona, y también puede ser de campeonato.

La táctica pasó sobre el estilo.

También en el nuevo estadio de Manchester hubo falla penada. De Bruyne recibió el 2-1 y lo entregó al travesaño, cuando el City gastaba sus últimos esfuerzos válidos. Chelsea remontó el partido en el que lució aceptable su 3-4-3, con Cahill rompiendo la resistencia del equipo, que sólo había encajado 1 gol en los anteriores 641’ de liga, con el autogol que hizo pensar a Guardiola en la primacía de su sistema, que tomó en preparación a los equipos del campeonato en las jornadas iniciales, y bien ensayados aquellos, han ido desplazando al City hacia el anonimato del que salió.

Conte obtuvo el acomodo ideal. Azpilicueta se corrió a central para que Moses tuviera la banda derecha. Esa, la suya, no la tuvo apta Pep, pese a que laterales derechos era lo que le convocó. Puso, como Antonio, a un extremo en la posición –Navas- y en la banca tuvo a Zabaleta y Sagna. Su cambio fue por la izquierda; el oscuro Sané dejó sitio a la experiencia de Clichy cuando Chelsea era imparable, y Yaya Touré no lo salvó en los minutos que recibió. Le pudo alcanzar el empate con un tiro que buscó colocación y se abrió. Pero no se le podía exigir al moreno ser el rescatista.

La factura salió cara con la patada de Agüero a Luiz, agrsión que se llevó también con roja a Fernandinho, en un desenlace típico de la liga inglesa: largo, hasta el 96’. Llegó al 98´por la bronca en esa escena, y porque el brasileño antes de entrar al túnel agredió a Fabregas.

Ya no había qué hacer por parte del City.

Celebración del empate.

La jornada registró el mayor número de empates en una con equipos de Champions en la temporada. Jugaron 31. n. Ludogoretz no. 13-10-8 el global (54-35), perdiéndose dos invictos –Benfica y Basel- y teniendo cuatro 0-0.

La posición de todos no quedó determinada. El domingo tendría partidos decisivos para comprometer más con sus ligas a varios.

 Efemérides:

Nacen Bobek, Rocha, Povlsen, Karembue, Villa, Essien y Keirrison.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s