La multipropiedad en el fútbol y sus consecuencias. Multiple football club ownership

Una propiedad múltiple conlleva a una suspicacia que el fútbol europeo no consiguió abortar, y el mundo podría verse involucrado.

El esquema para tener presencia en varios países mediante la compra de clubes, instituido por Joe Lewis y su grupo Enic en el segundo lustro de los noventa, revivió con la empresa que dos décadas después coleccionaba clubes, extendiéndose por los continentes.

Se divulgó mucho el caso de Lewis, accionista casi absoluto de aquel grupo, que tenía a fines de 1997 el 29.9 por ciento de acciones en Slavia Praga; igual porcentaje en Vicenza; 25 por ciento en Rangers de Glasgow, y 80 por ciento en Aek de Atenas.

En la Gaceta 54 (11 de febrero 2009) se escribió que si Lewis hubiera estado en Méjico, podría haber ejercido la multipropiedad impunemente, pero en Europa, desde 1998, aquella práctica ha sido perseguida. El grupo comenzó el desorden. El 20 de mayo de ese año, Uefa determinó en Suiza que no se enfrentaran en sus competiciones equipos de un mismo dueño. En la Recopa que se jugaba esa temporada, Aek de Atenas y Salvia de Praga, equipos en los que Lewis poseía acciones, avanzaron en la Recopa hasta cuartos de final y allí fueron eliminados.

Un día después, en Inglaterra, Enic alegó que la medida iba en contra de leyes europeas. El interés de Enic estaba en que esos dos equipos competirían en la siguiente Copa Uefa y el grupo anticipó que caso de enfrentarse como podría suceder, ordenaría la clasificación de Slavia, y eso Uefa lo consideró una burla para la afición griega. Aek temió alguna sanción, si no tenía cambio de propietario.

El caso fue a más. El 24 de junio, del mismo año, el Ministro europeo Glyn Ford pidió a la Unión europea advertir a Uefa por la medida tomada por esta, y el 1 de julio la Corte de arbitraje deportivo europea sentenció que Uefa se precipitó en su decisión. En la Copa Uefa, Aek se quedó en la primera ronda y Slavia avanzó.

Uefa apeló al Tribunal de Arbitraje Europeo y obtuvo una negación para el cruce de equipos del grupo en competencias bajo su tutela.

La inquietud de Uefa era que dos equipos de un mismo dueño coincidieran en un grupo de Champions league, y que uno, eliminado, hubiera su resultado en favor del otro. Ese tiempo, la Champions tenía seis grupos y calificaban los dos segundos con mayor puntuación, lo que provocaba que un gol en un grupo incidiera en un resultado de otro, como sucedió con Juventus en 97-98, cuando un gol de Olympiakos en el 87’, calificó eventualmente a la Signora, que en otro grupo había anotado su 1-0 final en el 83’.

Uefa insistió en que Lewis vendiera a sus equipos y quedará máximo con uno para 98-99, pero la resolución del Tas sólo podía entrar en vigor para 99-00. El artículo de Daniel Geey relata el caso.

En 2002 se dictó sentencia definitiva al caso.

Casos de multipropiedad en el mundo.

A finales del 2000 Enic mantenía propiedad compartida con ambos clubes. 47.3 por ciento de Aek, y 96.77 de Slavia, además de 50 por ciento de Basel y 99.9 de Vicenza; y por esos días agregó el 26.97 de Tottenham, según cifras de World soccer [V. 41-5, febrero 2001, p.10]. En enero de 1996, Benfica, en quiebra, fue comprado y de inmediato se le asoció con Enic y David Muray; los contratos de Karen Poborsky y de Sergei Kindorov entraron en la negociación.

En la República checa, Alexander Rezas, director de la compañía acerera Vsz, tenía propiedad en Sparta de Praga y en Kosice; en 1999 la compañía alemana de publicidad Vltaba Lobe Press compró al primero.

Roman Abramovich fue relacionado con la propiedad del Cska de Moscú, después de haber comprado a Chelsea, regresando al conflicto tenido con Slavia y Aek, en abril de 2011, el co propietario del Liverpool, Thomas Di Benedetto recibió sí de la Roma para tener parte de la propiedad de la Loba. Como no sería, al igual que con los Reds, dueño absoluto o directo, esquivaba la co propiedad. Si los dueños absolutos la hacen, uno menor, más.

En América, a comienzos de 1999, siete de las doce franquicias que entonces tenía la Mls eran propiedad de tres grupos: Lamar Hunt (Kansas City Wizards y Columbus Crew), Robert Kraft (New England Revolution y San José Clash) y Phil Anschtz (Colorado Rapids, Chicago Fire y LA Galaxy), sin que se considerar la multipropiedad un temor por la inversión de otros en un fútbol que pocos años atrás no gozaba de credibilidad.

La jornada final del Apertura 2008 en México despertó una eterna suspicacia en ese país, cuando un América desahuciado de la fase final, jugó contra su hermano nominal Necaxa y, como otras veces a fines de los ochenta y principios de los noventa, el hermano menor necesitado de puntos por su situación de descenso, ganó. En las mismas suspicacias estuvo San Luis, desde que Televisa lo hizo hermanastro de aquellos dos equipos, y se especuló que en su partido de la jornada 6 del Clausura 2009 contra el América necesitado, podría darse la sospechada eterna ayuda ‘sanguínea’.

En Europa la multipropiedad se persigue; en México es motivo de impunidad. Más abajo se retoma el tema.

Pensando en más adelante.

Con los equipos Red Bull podría tomar escena mundial la situación. En la Gaceta 647 se vio como posibilidad inmediata con Leipzig y Salzburgo en posición de calificar a una misma copa europea para 2017-18. Leipzig está segundo en Bundesliga. Ha ido ascendiendo en la clasificación, y en tiempos que ven a equipos modestos trascender, nadie se presta para creer en lo inesperado.

Su hermano empresarial, Salzburgo, ha dominado la liga de Austria en años recientes. Al día se clasifica segundo, zona de Europa league, pero es posible una coincidencia de los dos equipos en el mismo torneo continental en 2017-18.

En la Champions, donde Salzburgo ha jugado previas esta y las tres temporadas anteriores, es más previsible un cruce. Podría suceder en cuarta fase, si Leipzig acaba 4 en su liga, donde entra en juego el representante alemán en la previa.

Si alguno consiguiere jugar el Mundial de Clubes, ayudado quizá por la expansión pretendida para el torneo, o si lo hicieren los dos, y allí estuviera alguno de sus homónimos de Brasil (Sao Paulo) y Nueva York (el de Ghana ya no existe), el conflicto de trasladaría hasta la Fifa, que consiente la propiedad de más de un club en federaciones que tiene afiliadas.

Incluso en otras confederaciones podría suceder. En Concacaf, con mejicanos. La discusión se dio internamente con la Final del  Clausura 2014 que enfrentó a León y Pachuca. Los Tuzos acababan de ser adquiridos por el propietario de los Esmeraldas, y el caso, por su suspicacia acerca del resultado, llegó hasta el poder legislativo, sin que se hubiera tenido nota de apertura o continuidad en la supuesta investigación.

¿Qué buscaría la empresa dueña de los equipos: tradición o imagen en el hipotético caso? Podría ser extensivo al escenario del Mundial de clubes, a más largo plazo, porque los Toros Rojos tienen hermanos en dos confederaciones. Y el objetivo es que haya al menos uno en cada una.

A fines de 2016, Atlético de Madrid, propiedad de un grupo chino que en Europa no pudo hacer lo que Enic y Red Bull, pensaba en la franquicia del San Luis de Méjico, luego de haber comprado la del Kolkata de la India, y tenía visión en Estados Unidos y China.

Y Psg pensaba en el Fort Lauderdale Strikers, de la Nasl.

Anuncios

Un comentario en “La multipropiedad en el fútbol y sus consecuencias. Multiple football club ownership

  1. Pingback: Gaceta fútbol. 756 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s