Panóptico. 63

Peligro de la pirotecnia de la catedral de Morelia…Navidad fúnebre en el mundo…Y otras cosas.

Historia de necedad.

El incendio de un árbol de navidad por alcance de chispas de la pirotecnia que ilumina el mayor templo de Morelia, tiene antecedentes invisibles. El sábado 24 de marzo de 2007, uno de los proyectiles destinados a estallar en el aire, desvió su curso para impactarse muy cerca. Como anticipo del Apocalipsis, la luz de los candiles palideció ante la bola de fuego en el segundo jardín, en relación a la entrada a la Plaza de Armas desde el poniente, que termino por dispersar a la gente, que tras tímidos gritos, corrió al lugar del impacto; no a ver en qué ayudaba, por supuesto; sí a obstaculizar ligeramente la labor policial y paramédica que auxilió a un hombre al que la diminuta explosión dejo inconsciente sobre el pasto. Al ver su rostro limpio de sangre y las manos que le certificaban su continuidad en este valle de lágrimas, el escenario perdió interés. Un chico de la tuna que recolecta monedas en la zona, dijo que él y sus compañeros sintieron pasar el fuego a sus espaldas, y que una señora se fue con el pantalón quemado. Calle abajo, camino a un hospital público donde termina el Centro antes de llegar al Monumento, pasó una ambulancia, lenta y silente.

Durante los años, trozos de los cohetes han caído en calles lejanas. En Fray Alonso de la Veracruz, se han encontrado de tamaño tan hiriente como el de la fotografía. En el encendido –como se le llama al acto de pirotecnia que sale desde el atrio de catedral o de una plaza adjunta- del 24 de diciembre de 2016, no se consideró que chispas descienden en derredor del templo. A menos de tres metros se había colocado un árbol navideño, que no demoró en hacer su particular transfiguración, con las llamas escalando a través de él hasta fundirlo con el árbol natural que le daba cobijo.

La gente no retiró su atención del encendido, dedicando al siniestro un ligero murmullo. La catedral seguía siendo el deseo de las cámaras de los teléfonos. Terminado el encendido, estos fueron dirigidos hacia el incendio, que los había esperado, y semi extinguido, perdió interés. La retirada del público sucedió como cada sábado, día del encendido, olvidando de inmediato el espectáculo, y cruzándose, la que iba hacia el poniente, con un camión de bomberos que sin mucha prisa llegaba para prestar sus servicios.

El incendio tuvo su sede junto a la puerta noreste, donde en otros días de instala un plantón con tanques de gas. Muchos encendidos han visto los plantones sin que se advierta el riesgo de un espectáculo despreciado por muchos habitantes, y dedicado más a los turistas que a quien puede estar en el Centro cerca de las nueve de la noche.

La falta de atención se agranda cuando para pasa al primer cuadro, donde se ubica catedral, se ordenan revisiones. El enemigo está dentro de la zona protegida.

ViviLnk

La festividad intranquila.

Queda el año nuevo para que Morelia llame la atención con una desgracia acorde a su cualidad delictiva. El mundo pone ejemplos. Ante elecciones políticas de trascendencia, el terror se involucra para justificar operativos de seguridad que despiertan la paranoia. Hacia el partido de Francois Hollande se dirigió la suspicacia del atentado de París, para ponerle presión en la carrera hacia la elección presidencial de 2017, mostrando que no puede contra el terrorismo. Angela Merkel anunció su postulación por un cuarto mandato en la cancillería, y lo mismo se pensó del atentado en Berlín el 18 de diciembre, para tensar el ánimo de la señora, en beneficio de las estrategias de seguridad.

Indonesia, Belfast y Sídney aseguraron haber abortado actos como el de Berlín, y Madrid tomó precauciones para festividades de fin y comienzo de año, y en varios puntos de Europa se agazapó la expectativa por otro acto de terrorismo. Alemana deportó a afganos que llegaron al país buscando seguridad.

La cadena podría ser no considerable si se trata de ataques para afectar la imagen y capacidad de líderes políticos, aunque la atribución que el Estado Islámico, si es que este no es un artificio, se hace de cada atentado que cobra vidas en número masivo, da pábulo para continuar buscando a un enemigo incierto, que ya tiene sus actos programados, y no sería en fechas que se prestan sugestivas para ello en la mente de los encargados de la seguridad.

Con lo constante.

La gente continúa creyendo en lo de siempre y en no alterar sus rutinas. En Sídney, acudió a una iglesia macada como blanco de  ataques. Hasta ahora, un Santa Claus que huyó de la escena de un crimen, se contó entre lo preocupante. Más bien, recordó a los presuntos payasos asesinos que motivaron alerta en varias partes del mundo semanas atrás.

Baleados en Australia, muertos en la noche navideña en Chicago, otro avión caído (Rusia), un nuevo temblor en Chile, y la intención del gobierno británico de que las mujeres que entraron en el país en matrimonios forzados paguen sus gastos de deportación, cedieron titulares ante la sucesión de fallecimientos de personajes de la farándula y las artes en menos de una semana.

George Michael los desplazó a todos más allá del 25 de diciembre, cuando falleció, porque dio para escribir más que del Nobel de Dylan.

Anuncios

Un comentario en “Panóptico. 63

  1. Pingback: Panóptico. 65 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s