Animales no humanos en canchas y estadios.

Quizá desde que aquel caballo blanco dispersara a parte de los 126,047 asistentes que por hacer insuficientes las tribunas de Wembley ocupaban los límites de la cancha en abril 23 de 1923, ninguna presencia no humana (ni fantasma, pero esto es para otra antología de curiosidades) había conmovido tanto como el de la lechuza, mascota del Atlético Junior, que el 27 de febrero fue enviada a la fosa, vía clínica, por el puntapié con que Luis Moreno quiso retirarla del campo.

El animal panameño (el que dio la patada) sigue su proceso por haber dado a su víctima fama que tal vez ninguna criatura no humana recibió por el fútbol tras el caballo blanco y de Pickles.

Eso a pesar de que otras criaturas han tomado localidades, sin comprar entrada, en primera fila.

16 de noviembre de 1991. Universitario de Deportes y Octavio Espinoza demoraron su salida al césped del Lolo Flores por un enjambre de abejas. El partido comenzó con 15’ de retraso.

19 de abril de 2006. Arsenal-Villarreal. Semifinal, ida, de Champions league. Al 17’ el partido se detuvo por menos de un minuto por una ardilla.

4 de mayo de 2009. Arsenal-Manchester United. Semifinal, vuelta, Champions. Un perrito policía buscaba no se supo en ese momento qué (47’) ni si lo encontró.

10 de mayo de 2009. Manchester United-Manchester City. Premier league, fecha 35. Un ratón brincaba en la cancha (69’).

22 de agosto de 2009. Cruz Azul-América. Guillermo Ochoa despeja y se toca un ojo. Una abeja lo había picado en el mismo estadio donde tiempo antes un enjambre fue construido en una portería.

12 de octubre de 2009. México-El Salvador. Eliminatoria Sudáfrica 2010, estadio Azteca. Previo al partido el línea Pastrana enteró al comisionado de un en jambre en la portería que le tocaría en el primer tiempo al visitante. Lo retiraron, pero a partir del minuto 1 el partido se detuvo durante nueve para quitarlo de nuevo. Algunas abejas se aferraron a un micrófono de ambiente y no se marcharon.

25 de febrero de 2010. Chiriqui-Tauro. Liga de Panamá. Abejas invaden el espacio aéreo (50’), los jugadores se tiran a tierra y el partido se detiene por 25’. La gente se retiró en carrera.

20 de octubre de 2010. Manchester City-Aston Villa. Liga inglesa, fecha 20. Un pajarito en la cancha (61’).

24 de enero de 2011. Panamá-El Salvador. XI Copa centroamericana, tercer lugar. Dos veces llegaron las abejas. A tierra los jugadores.

27 de febrero de 2011. Atlético Junior-Deportivo Pereira. Liga de Colombia. La mascota y amuleto del local bajó a la cancha. Luis Moreno la pateó, la mandó a la clínica y las autoridades ambientales le abren expediente. Ver Gaceta del 28 de abril de 2011.

29 de marzo de 2011. Alemania-Australia. Fuera de competición en Borussia Park.  Una abeja en una red.

9 de abril de 2011. Hamburgo-Borussia Dortmund. Bundesliga, jornada 29. Paloma en cancha (85’).

En 2011 también se vieron perros en Católica-Vélez (7 marzo, fecha 5; Eluchans lo sacó), Católica-Peñarol (19+ mayo, cuartos, vuelta; entró dos veces: 1’ y 77’, y lo sacó personal); Brasil-Venezuela (3 julio, Copa América), U de Chile-Fénix (Sudamericana, preliminar), Independiente-Inter (10 julio, Recopa, ida.)

Lechuza en Morelia-Santos (semifinal, ida, 5’).

En 2012, gato negro en Vasco-Santos (21 julio, Brasileirao, fecha 12).

En 2013, sapo junto a anuncios en Defensor-Tigre (22 enero, preliminar Libertadores, 69’), perro en Iquique-Vélez (2 abril, Libertadores), aves en un área en Ponte Preta-Lanús (4 diciembre, Sudamericana, Final, ida), palomas violaron en zona de un ataque que acabó en remate, en Paranaense-Vasco (8 diciembre, Brasileirao, fecha 38).

En abril de 2016 hubo palomas en una portería en partido de Borussia Mönchengladbach.

14 enero 2017. Pachuca-Jaguares. Fecha 2. Primero, un perro. No lo pudo mantener afuera uno de los técnicos, que lo llamó. La seguridad se encargó luego de que el animal corriera por el campo, y se dice que Pachuca lo metió como invitado a su vestidor. Entró en el 66’. Y en el 84’, un gato, cerca de una esquina, no detuvo el juego que por ese lado se llevaba. El árbitro lo expulsó. Los incidentes no interrumpieron más de un minuto.

En los casos donde no se indica, el partido no se detuvo. Porque las criaturas, como la lechuza, no estorbaban. Su presencia sirvió para lo anecdótico nada más. Se recuerdan más casos, pero no están documentados en estos archivos, como el de un perro que los jugadores no podían sacar. La Gran enciclopedia del fútbol, en la sección de biografías, muestra a un cánido estorbando a un sonriente Bobby Charlton que se aprestaba a sacar de esquina. Y se cuenta que a Cluadinho se le cruzó un gato negro en el estadio del Morelia, cuando iba en carrera hacia un gol que marcó.

Así de pequeño e intrascendente es todo esto.

Primera edición: 29 abril 2011.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s