Panóptico. 70

Precios disparados en Morelia…Las afectaciones al periodismo en Norteamérica…Trump y el aprovechamiento de los Juegos Olímpicos 2024…El presidente de Estados Unidos y el teléfono.

La respuesta efectiva al aumento de la gasolina.

Las protestas son simbólicas y no significativas en Morelia. Son parte del ritual del silencio, de las acciones que no se sienten para abolir las afectaciones del pueblo, y este tiene otra manera de buscar salidas personales a toda situación comprometida. Nadie cree el cuento que justifica el aumento al precio de la gasolina, pretexto este de siempre para elevar precios a todo lo que se mueve con el combustible cada vez más valorado por el pueblo y menos por las autoridades que lo emplearon como medio para introducir medidas de austeridad.

La gente no sólo salió a las calles a protestar. Alguna lo hizo de manera diferente. Sin haber una aprobación o versión legal para ello, comerciantes pequeños incrementaron los precios de sus mercancías con el pretexto del alza en todo. Los productos en los autoservicios no subieron, en casos, más de dos o tres pesos sus cosas. Con esto, un empaque de leche, de la que no todas las economías pueden comprar, con costo aproximado de quince y pesos y centavos, tuvo un aumento próximo al 1.3 por ciento. El azúcar nunca se permite quedarse sin subir en estas situaciones. Ni el huevo. En partes rebasaron los veinte pesos. Estaban debajo de esa línea. La diferencia en precio, correspondiente al criterio de cada tienda, es por la falta de vigilancia e inspección. Se ha dejado libertad de etiquetar sin mediar una autorización y los que venden menos, por poner precios más altos, ya no reclaman la inequidad que ellos provocan y dirige las ventas hacia los otros. La competencia se extinguió en Morelia. Es vender al precio que se ocurra a cada dueño. Incluso la mercancía comprada por ellos para venderse al precio vigente en ese día, la incorporan a los nuevos. A los arbitrarios precios.

Los superfluo se aprovecha. Unas carnitas: de ciento veinte a ciento treinta pesos el kilo. 8 por ciento de aumento. Una pizza de esas que son colchones de ajonjolí, y que parecen dietéticas por la escases de ingredientes: de doscientos sesenta a trescientos pesos. 15 por ciento más. Refrescos se encuentran a partir de seis pesos, la misma presentación y marca, en tiendas. Y esto es lo que la gente compra sin cesar. El pan, cincuenta centavos más. En algunas partes. En otras mantiene el precio, o habrá subido al menos un peso.

Tortillas, ya con cosas que se consideran necesarias, de doce o catorce pesos, hasta rozar o llegar a los veinte. El agua purificada (en casos esto ha sido un decir) ya había dado su aumento. Un peso. Como siempre. La carne, aproximadamente dos terceras partes más en mercado.

Hay clamor, más que las quejas estériles. Las que no se llevan a la legalidad, que en Morelia es trámite ten estéril como ellas, sin que nadie ponga o consiga orden. En vez de eso, se acepta.

Como el aumento del transporte. Si se paga, no vale reclamo. El habitante se puso a disposición de lo que lo afecte por no poner voz a ello.

Semana para una transición.

Quieren amortiguar la de los medios. En la primera década del siglo, los males del mundo se le atribuían a la globalización. En la segunda, el señalado es el populismo. A este sistema se concede el riesgo de la libertad de prensa, por acusarlo de tratar de abortarla evitando informaciones fundadas, para buscar imponer la falsedad. Informar no es engañar. En entrevista con El País, Martin Baron, director de uno de los medios que más anuncian defender la libertad de prensa en aras de la información veraz, The Washington Post, disolvió el conflicto del reportero entre transmitir lo que se dijo y lo que es la verdad. Hay que fundamentar que se miente, cuando es el caso, dijo Baron. Por esas horas, en un país que pronto marcaría su límite con Estados Unidos mediante una versión de época del Muro de la vergüenza, se aprobaba que las notas periodísticas deberían indicar con cortinas si se trataba de una información o de una opinión. Sólo en la capital del país, pero esos decretos de transmiten a las demás entidades federativas y los congresos, al menos el de Morelia, suelen no negarles aprobación.

El periodismo en Morelia y Michoacán no se verá muy afectado por esto. Porque casi no existe. Las vocerías a manera de medios, financiados por el erario, muchas de las cuales no saben distinguir la calidad ni el carácter cualitativo de lo que publican (los demás se agachan y sirven hasta por dos o tres mil pesos –entre cien y ciento cincuenta euros mensuales-), no deben temer por esto. Ni los periodistas. Pero en Morelia les hace falta llegar más allá de marchas que no han ayudado en la defensa de la información real y la protección física de quien la ejerce.

El periodismo está ante un renacer, donde ha sido oprimido, ante situaciones como las mencionadas. Pero debe salir de frente, no a continuar sus alianzas serviles a cambio de unas monedas que al final no sirven para que el periodista viva con solvencia.

Negar el pretexto del deporte como medio.

Con eso quiere Trump que viva su pueblo. Una medida para ello va condicionando un evento de imagen para mostrar los logros que pudiere tener él. Su mandato podría extenderse con reelección hasta 2025. O tener un sucesor de su grupo. Entre los eventos trascendentes del 2016 se anotó a los Juegos Olímpicos, por la imagen que expresan de una nación. A Brasil no le salió. Para Estados Unidos, los Juegos de 2024, pretendidos por Los Àngeles, son escenario para enseñar la nación que dejare o aún dirigiere Trump. Ocasión imperdible para que Estados Unidos pregone al mundo cómo sobresalió, y a través de la ciudad que más simboliza lo latino, la clase que como Hitler la de Jese Owens, desdeñó Donald.

Había avance para obtener esa sede. Se mantenían altas las posibilidades de obtenerla en el 150 Congreso del Comité Olímpico en septiembre en Lima. La orden del presidente de Estados Unidos, que prohíbe la entrada al país a ciudadanos de Irán, Iraq, Libia, Somalia, Sudan, Siria y Yemen, puso en riesgo la candidatura. Más con el debut de las tropas áreas del país en la era Trump, con un ataque a Yemen este día, iniciando con catorce muertos una lista que puede ser larga en el proyecto de terminar con el Estado Islámico.

Nunca se tuvo para un evento deportivo la restricción que hoy, cuentan medios, ha retractado al menos parcialmente Donald. El deporte mundial, cuyas afectaciones con los eventos políticos del mundo, se expusieron en el apartado del fútbol, estaría por perder una oportunidad de servir como medio para enseñar los desarrollos ideológicos de un país que, suceda lo que suceda en su elección del 2020, seguirá hablando en 2024 de lo que Trump hizo por él.

 Que le cuelgue y no se cuelgue.

El buen Donald salió como Miloc. Son imborrables las palabras del uruguayo cuando dijo que al América lo dirigía hasta por teléfono. Así andan las cosas con Trump. Después de la llamada del jueves, siguieron sus primeras entrevistas presidenciales con Putin y Merkel. Las dos por el aparato ese, con el que ha comenzado a manejar a su país.

Cuando Miloc dijo aquello, el América no había pensado en él. Y cuando lo llamó, es tema de otros apuntes.

Obituario.

La cola de fallecimientos dejada por el 2016 no paró en enero. Más pesos pesados del mundo actoral partieron en las horas recientes. John Hurt, la estrella del Hombre Elefante, quien recibió el título de Sir, y Barbara Hale, los destacados de una lista que merecería una sección en los medios.

Anuncios

3 comentarios en “Panóptico. 70

  1. Pingback: Gaceta fútbol. 738 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

  2. Pingback: Panóptico. 90 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

  3. Pingback: Panóptico. 103 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s