Gaceta fútbol. 761

Lazio-Roma en semifinal de Copa…Equipos australianos con problemas en Champions asiática…Ingresos por torneos confederados…Otras fechas confederadas.

 Rivalidad doméstica se impone sobre otras que rivalizan en horario, y alguna comienza a plantear un dilema omitido.

Un derby de vigencia eterna.

La segunda semifinal de Copa Italia propone uno de los partidos de la temporada. Aunque sea a medias, porque del resultado dependerá que lo sea la vuelta. Hay hegemonía escarlata desde la anterior victoria del Águila en el derby. En mayo de 2013. Desde entonces, 7 partidos, con 5 triunfos romanos, y el presente es espléndido para la Loba. Fresco estará el 1-3 al Inter tres días atrás, en una demostración de rutina del sistema de Spalletti, quien regresó al 3-4-3, dando protagonismo aumentado a Niangolan, su figura, con diferencia, como jugador total, ubicado como extremo. Liberado de tareas de contención, fue el favorecido por la reaparición de Strootman, lesionado largo tiempo. Con el regreso del holandés, no sobró un contención. Radjan fue adelantado; De Rossi mantuvo su sitio en el mediocentro, con Kevin, y volvió la mejor versión de Dzeko. Para esto, se tuvo que armar un equipo de resistencia física, que hiciera jugar a todos en el límite, y el serbio ya no se sintió sólo; sí cómodo como único delantero central. Salah, por derecha complementa una delantera incontenible, que participa en la secuenciación larga del gol. El equipo está tomando la constante de los grandes dominadores. La señalada en Juventus, de posesionarse del balón e inducir al rival a encerrarse para presenciar un monólogo.

La ausencia de Totti ha sido aceptada. El niño mimado de la afición no entra en el sistema dinámico del equipo, y sus presencias pasaron a ser a manera de homenaje, aunque sin dejar de ser tácticas. Eso cuando el equipo necesita un ‘9’ más fijo.

Lazio, distanciado de Roma en la clasificación (son 5 y 2; 50-59), juega su última posibilidad de trofeo en la temporada, si la matemática comenzare a fallarle en la liga. Simone Inzagui gusta de extender el 4-3-3 con un vértigo, juego, el azul, que es de los pocos que pueden plantar batalla a la Roma. Lazio es de los que disputan el balón, no de los que aplaude al que lo tiene, por lo que del trivote que ponga Inzagui, dependerá el derrotero de la eliminatoria. Como la de Juventus-Nápoles, puede comenzar a tomar rumbo en la ida.

El problema crece.

Catorce días atrás se escribió sobre la deficiencia de los equipos de Australia en la liguilla de la Champions league de Asia. Ninguno anotó entonces; fecha 1. The Guardian publicó ayer palabras de John Aloisi, técnico de Brisbane Roar, sobre hacer un replanteamiento del calendario del torneo porque los viajes largos en pocos días estarían afectando el rendimiento de ellos. Lo dijo después del 5-1 sufrido por el equipo en Shangai. Sydney Wanderers encajó 6-0 en Ulsan, y Adelaide 2-1 en Jingsu. Se ha tratado el tema de las distancias. En Europa sorprendieron varias, cercanas a las recorridas por los australianos en esta jornada. Brisbane recorrió 7435 kilómetros; Sydney, 7885, y Adelaide 12168 (nada más de ida.)

Son las distancias que teme la Uefa. Las que no gustan a sudamericanos (de Buenos Aires a Méjico hay poco más de 7000), y que la expansión en las competencias confederadas provoca recorrer para jugar un partido entre dos de campeonatos locales.

No tiene justificación la queja de Aloisi si se ve que un australiano, Sydney Wanderers, ganó el torneo en 2014 tras jugar en grupo y eliminatorias directas, contra equipos de China, Japón y Corea del Sur. Dos veces visitó cada país, y sólo en dos ocasiones perdió de visita.

Y pagan tan poco.

El premio para el campeón se acordó, desde la edición 2016, en tres millones de dólares. Lo mismo que el de Libertadores. Muy lejos de lo que recibe el campeón de la Copa de Europa, pero más de la percepción del ganador de Concacaf. Hubo quejas semanas atrás, del Santos Laguna por los quinientos mil dólares que se pagan al ganador de la Concachampions.

Hoy, Conmebol anuncia los premios de la Copa Sudamericana. Sin mucha diferencia de lo que la Liga Sudamericana de Clubes peleó:

Primera Fase                USD 250.000.-

 – Segunda Fase               USD 300.000.-

 – Octavos de final           USD 375.000.-

 – Cuartos de final            USD 450.000.-

 – Semifinal                      USD 550.000.-

 – Sub Campeón               USD 1.000.000.-

 – Campeón                      USD 2.000.000.-

Unos, contentos.

Largó este torneo con el publicitado autogol de Kike Rodríguez, que selló la voltereta del debutante Boston River ante otro debut; el de Comerciantes Unidos. Fuerza Amarilla, el tercer en debutar en competencia internacional, se llevó a casa la tarea de remontar a O’Higgins (1-0). En más de dos meses las vueltas. Las de Copa Italia en cinco semanas. Historias de calendarios muy separados, debido a lo expuesto en el apartado, más arriba, de los australianos.

Pachuca se instaló en semifinal de Concacaf. No dan los mejicanos ocasión de rivalidad a equipos del área. Saprissa, último equipo no mejicano que ganó el torneo (2005), la víctima. 4-0.

Efemérides:

Nacen Gandulla, Iribar, Carlos Queiros, Djimi Traoré, Bieler; fallecen Pichichi, Dean; fundan el Monterrey.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s