Leicester 2 Sevilla 0 (3-2). Una cenicienta no despierta. Champions league 16-17, octavos, vuelta.

Sevilla jugó su partido inadecuado en Copa de Europa y Leicester, en inercia de mejoría, tuvo un gigante en cada línea, encabezado por Schmeichel, que bloqueó su segundo penalti en la eliminatoria, y metido, no acorralado, en su área el Fox transfirió a Sevilla la angustia por estar a un gol de la calificación, y anteponer, el cual tampoco marcó un Vardy casi monumental.

             El cambio de técnico presentó a un Leicester impredecible; Sevilla corría más riesgo.

             Con 4-2-3-1 Vardy se mueve cómodo y no deja de ser asistido.

             Es esta, variación decisiva de Foxes, y Sevilla tiene para modificar mucho.

             Los andaluces volvieron a su versión de las citas más importantes con Sampaoli y no tuvieron cambio de táctica que los involucrará en el partido.

             De Schmeichel a Vardy, de extremo a extremo del campo, Leicester tocó lo colosal.

Con muy poco en nómina y recursos, los ingleses avanzaron.

Cada partido europeo Leicester y Sevilla venían jugando la noche de su historia. O la segunda, si se atiene a algún título menor, pero la Copa de Europa es otro anhelo. El torneo que obstina en adelantar más de lo ordenado el reloj de las cenicientas quedó sin saber a qué atenerse con un Leicester que rompe todos los protocolos del formato. No se veía un equipo tan modesto en la elite de los ocho desde el Nottingham Forest.

Hay calves para entender el avance de los Foxes desde uno de los grupos más simpáticos que haya formado el sorteo, hasta ver menos lejos el cielo de la Champions. Contó el Sevilla de la peor manera posible. Sampaoli, que tiene repertorio de tácticas con diferentes alineaciones, eligió casi a su once de gala, siendo el más inadecuado para la noche en el Leicester Stadium.

Formó a sus titanes Iborra y N’Zonzi en la contención, pero no sobró al equipo de talento adelante. Sarabia da fuerza; Vitolo, inagotable puñal, estaba para la concatenación corta con Nasri, devuelto a ‘10’, y en el ‘9’ en turno. Jorge eligió a Ben Yedder, más oficioso en el área que Jovetic, y el equipo no tuvo el toque rápido deslizando sus bloques para hacer de baldosas su campo. A eso lo indujo Leicester. A moverse en palmos de terreno muy diminutos donde una suerte sobre la baldosa era la única ocasión. Antes, gozó Sevilla las claves de la eliminatoria. En el 2’, Nasri fue menos rápido en la definición que Schmeichel para tapar el mano a mano. El travesaño le dijo no a Yedder, y Schmeichel, verdadero hijo de gran danés, a varios. Cuando lo vencieron, Huth, que siempre hizo diagonal para aparecer a espaldas del su portero, reventó el descuento andaluz. El que daba esperanza de prórroga.

Leicester jugó mucho segundo tiempo con cuatro o cinco en su área y los demás apenas afuera de ella. Sevilla no tejió la jugada breve y se quedó a expensas de lo que buscó Leicester. Una carrera larga con un Vardy solitario y nunca agotable. También topó con portero. Le negó el 3-0 y el final fue para infarto. El gol de insinuaba para el local sin coquetear con un Sevilla de esfuerzos vacuos, no de técnica, y de inventiva reprimida en la parte donde el 4-4-1 azul lo hizo bailar de punta.

Una manta agradecía esta noche a Leicester, y se reestrenará al menos una vez porque una cenicienta no ve el final de un sueño que ya parece realidad.

Análisis.

Cuchilladas. Leicester no tenía que ocultar. Pronto, tres veces, expuso el recurso de saques de banda-asistencia de Fuchs para cazar con la cabeza. Lo hizo en movimiento y Morgan, quizá por rebote, rompió el marcador.

Inadecuado. No fue Sevilla para esta noche. En el templo de la velocidad, el suelo inglés, tocó sin prisa, sin ser lento, por la presión y en favor de Leicester, que lo esperó en vez de ahorcarlo. Sabía Shakespeare que el partido andaluz se hacía en tres cuartos de campo, y allí los esperó para no permitirles asociarse.

Equilibristas. Los atacantes de Sevilla jugaban sobre baldosas. Hicieron los desmarques para topar con otra marca, pero no consumaron a asistencia no el pase breve en un área poblada de azul.

Precisos. Nadie estuvo de más en los Foxes. A Vardy se le respetó su zona. Sólo Okazaki se metía a segundo punta, y Albrighton, obrero camuflado, leyó un pivoteo para marcar el 2-0.

Penalizados. Dos claves tuvo la eliminatoria para Sevilla. Los penaltis. Correa falló en la ida. Sin Nasri, N’Zonzi tomó el de hoy, y Schmeichel le hizo lo mismo que al “11”.

Anuncios

Un comentario en “Leicester 2 Sevilla 0 (3-2). Una cenicienta no despierta. Champions league 16-17, octavos, vuelta.

  1. Pingback: Champions league 16-17. Octavos. Vuelta (segunda parte). Resistencia al fútbol de ocasión. | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s