60 años de la Unión Europea. El anhelo de Zweig.

En su novela autobiográfica El mundo de ayer (1941), el escritor austro-judío Stefan Zweig, manifiesta el ideal de una Europa sin fronteras unida sólo por el vínculo de su cultura: “los triunfos de nuestra técnica, de nuestras ciencias, que de hora en hora se superaban, hizo nacer por primera vez la sensación de comunidad europea, una europea conciencia nacional […] Creíamos hacer bastante con pensar en sentido europeo y confraternizar en un sentido internacional […] eran los campeones apasionados de un europeísmo venidero”. Lo que Zweig advierte tardíamente es que aquella, su Europa, era una creadora de identidades nacionales en la que “cada Estado tenía de pronto la sensación de ser fuerte y todos se olvidaban de que los demás sentían lo mismo,” lo que la condujo, como consecuencia de la necesidad de liberar ese dinamismo interior, a las mayores conflagraciones bélicas que el mundo ha visto en siglos.

En 1957 un grupo que con base en lo de Zweig podría denominarse de anti-europeístas firmaron el nacimiento de una Unión no exenta de aquel espíritu de confrontación que sesenta años después se acrecienta ante la apertura ilimitada de fronteras ante lo que surge la defensa de las identidades nacionales con la vejación a lo de afuera, a lo que ya no se ve más como representante de la ideología de la cultura a la que pertenecen, sino la de aquella cultura internacional. Europa ha comprendido que debe voltear hacia sus raíces para no ser absorbida por esa homogeneización cultural, la cual promueve la Unión Europea.

El discurso de Donald Tusk, en la capital de Italia, donde en este aniversario se firmó la Declaración de Roma, estuvo imbuido de alusión hacia las cualidades de unidad. Remató su discurso invocando a la soberanía como único medio de que las naciones del continente gocen de independencia.

La independencia, empero, no debe reprimir la democracia. Nunca en la historia que llaman contemporánea, se atentó contra el respeto a la decisión de las mayorías. La Unión presenta a Europa lisiada, amputada por un Brexit, y susceptible a una aireada de populismo, y claman que debe imaginarse, Europa, en la situación de Gran Bretaña y de Estados Unidos, por el ascenso de Donald Trump al poder, para defender sus fundamentos de unión. Esta, se lee en ese remate del discurso, sólo se consigue con el respeto a las reglas comunes, libertades civiles, derechos humanos y libertad de discurso y asamblea.

La Unión no parece sana al ir contra alguna de esas cualidades. No es respetar los derechos de elección ni el discurso histórico, el tratar de bloquear el ascenso de ideologías a las que, como con Trump, se les quiere negar hasta el principio básico del beneficio de la duda. Es válido. Es cosa de la más pura política, pero más que nunca se ve a los otros como espurios de lo humano y se intenta anular la decisión de las mayorías al rebatir el Brexit con consultas (algo parecido motivó la elección de Estados Unidos.)

Porque un fundamento de todo régimen es impedir el atentado a lo establecido, y lo establecido es la comodidad de unos pocos y el conformismo de las mayorías, a las cuales se educa para la no aceptación de lo diverso, lo nuevo y lo diferente. La alternancia es una prohibición de un régimen.

Europa puede estar enferma y buscando prevenirse de sus males, pero la Unión sólo enseña  palabras para sanarla, en tanto sus rivales preparan su emergencia. La que podría quedar finiquitada con un eventual triunfo de Le Pen, el cual acarrearía todo lo que se critica de los cambios que el mundo experimenta en el siglo xxi.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s