Panóptico. 85

Atentado y elecciones en Francia…La niña que puede desatar una guerra…Algo más.

Los hechos se alinean para Le Pen.

El artificio de un hecho violento como pretexto para instituir deseos de seguridad, jugó ya en las elecciones de Francia con los disparos en París la noche de abril 20. Tres días faltaban para la elección. El atentado vistió más las posibilidades de Le Pen, al atribuírselo el Estado islámico. Porque Francia sigue viendo en Isis al enemigo que le han planteado sus gobernantes recientes, y avala el atentado las intenciones de Marine de bloquear fronteras y expulsar musulmanes y árabes del país. El esquema de Donald Trump. Si él se preocupaba por el triunfo de Le Pen, se va convenciendo, o resignando, de que es una aliada, al aceptar en un discurso de esta mañana, que el atentado influirá en la elección.

Lo hizo ya. Fillon dijo que de llegar a la presidencia tomara iniciativa para un consenso entre Estados Unidos y Rusia para destruir al Estado Islámico. The New York times pone la repuesta del primer ministro, Bernard Cazeneuve, a Fillon y Le Pen. A ella, la crítica por pretender ignorar que el gobierno, al que Marine quiere derrotar, ha controlado los pasos por las fronteras, y que Fillon, cuando fue primer ministro, redujo elementos a los cuerpos de seguridad, y ahora pretende aumentarlos.

La seguridad es el motivo principal del voto. No sólo ante la violencia. Las posibilidades de Le Pen se basan en zonas marginadas, que desean un cambio. Son la Francia inconforme; a la otra, a la que se cree de los otros candidatos, la atraen hacia las urnas con actos como el de anoche o el de noviembre de 2015, prometiendo continuamente abolir la violencia. Es el relato interminable. Los candidatos en casi todo el mundo centran sus discursos de campaña en terminar con los hechos violentos, y nadie profundiza en lo que Le Pen.

El atentado de noviembre de 2015 detonó las campañas. Desde entonces surgió la inquietud de Hollande, por sentir que el atentado comprometía la presidencia para su partido. Francia necesita más arreglos que la violencia y la supuesta lucha que nunca termina contra el terrorismo.

Centrarse el ganador de las elecciones sólo en eso, volvería a marginar otras necesidades y reclamos. Porque un país no se hace grande luchando sólo contra la violencia. Pero mantenerla, o que esta se mantenga, conviene a los intereses de gente que sólo oriente la atención hacia ella, y agote mandatos y periodos en una batalla que no se sabe si está siendo atacada para terminar con el presunto enemigo.

O es este el sistema que la mantiene. Pero a Trump ya le salió otro potencial aliado. Es Fillon o Le Pen. Sin hologramas.

Para tomar pretexto.

No lo fue, pero estuvo en todas partes a través de las pantallas, la niña de Corea del Norte que asegura haber huido con su madre, cruzando parte de China, hasta el desierto de Gobi, para entrar en Mongolia. Denunció, en un discurso que se advirtió con madurez mayor a la que tiene una niña de doce años –si es que el sufrimiento no da madurez-, el aislamiento y las restricciones con que vive un ciudadano en su país. Sin comunicación con el exterior, a menos que sea aprobada por el régimen. Hacerla sin este consentimiento, puede causar pena de muerte. Su madre fue violada durante la huida, contó, y con Romeo y Julieta habló de que todo en esa Corea son cuentos del régimen. Fue un mensaje de auxilio hacia el mundo.

Las interrogantes son quién escribió el discurso y quien era el destinatario, o si este ya estaba, y sólo se necesitaba el artilugio de la denuncia, como si los antagonistas de Corea del Norte no estuvieran enterados de las vejaciones del régimen allí.

El mensaje es el pretexto que no ha conseguido Trump para atacar a Corea del Norte. Espera Donald el lanzamiento de otro misil o destruir alguno que detente Corea para actuar. Para derrocar a un régimen que no le es grato, Estados Unidos siempre se valió de la guerra. Se está anotando esto en las columnas recientes, repasando los esquemas de esto.

Estados Unidos necesita esa guerra. También por economía, por los dólares que mueve en el mercado de armas.

La niña coreana se ofreció como el detonante. Pero no es por lo que ella fijo por dónde se debe buscar el pretexto o la justificación de un ataque contra Corea del Norte.

El espectáculo televisivo, como los que gustan a Trump, se montó con la criatura. Y dejó nominada a Corea del Norte.

 Rutina.

Australia siguió acumulando ataques con cuchillo, y una persona de noventa y siete años falleció un día después de que su madre, de ciento diecisiete, fue declarada la mujer más longeva del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s