Real Madrid 3 Atlético de Madrid 0. Un partido como los de antes. Champions league 16-17, semifinal. Ida.

El Madrid más ordenado en mucho tiempo guardó todas sus composturas y puso personalidades para trascender en un partido de centrocampismo, al modo de un Atlético que cambió todo, jugadores y método, menos el procedimiento, y de ser pareja de baile  pasó a espectador de un soliloquio entonado por un Real mediano en potencia y grande en individualidades.

             Nuevo enfrentamiento con todo el lustre de la palabra porque en cada partido reinventan el fútbol.

             Decidida la alineación del Atlético, Isco era la variante de Zidane.

             La novedad surgiría con la improvisación requerida en cancha.

             Zidane anticipó que no inventaría, y sentó la lección de un equipo inmarescible.

                       Simeone ensayó todos sus repertorios y ninguno ni nadie le respondió.

             Con rombo marcó el Madrid y con tridente, después, amarró partido y rival.

En la noche que solicitaba el partido nunca consumado por el Atlético en Copa de Europa, apareció el Real Madrid de las noches de solera en el torneo. Para Simeone, sus ideas, jugadores y equipo, no había más plazo. Era en esta eliminatoria, contra el único rival que pudo detenerlo en la Copa en las tres temporadas anteriores, cuando se debía de proclamar la consumación del juego que el equipo desarrolla desde hace cuatro temporadas. Lo desarrolla y no lo concluye. Le salió el equipo que hoy tiene la solución para cada partido y campeonato internacionales. Atlético ya no tuvo nada que oponer. Sólo tuvo su inercia, y el Madrid le siguió ordenando la eliminación. Lo hizo en los cuatro cruces en la Copa.

Quedó el partido para firmar en finiquito de la época Colchonera. No influyó tanto la alteración que las tácticas de Zidane causaron en el derrotero. Fue cuestión sólo de fútbol. El que se juega con astucia, precisión y ánimo infatigable. Atlético se desensambló ante un Madrid más de personalidad es que de esquema. Zidane planteó 4-4-2. Isco le estiró el partido hacia los lados y hacia el área detrás de un Ronaldo que con la variación apareció inicialista por derecha, cuando la presencia de Lucas Hernández en el lateral derecho rojiblanco esperaba quizás al portugués por ese lado. Carvajal no tuvo contención y dominó su banda. Ñíguez se puso por la de Marcelo y Koke le hizo segunda a Gabi.

El partido estuvo en Isco, vértice adelantado del rombo blanco. Su presencia causó un fútbol semi total en la delantera. Ronaldo no dio seña de posición fija. Benzema se mantuvo ‘9’ y desvió el gol de la temporada con una chilena de recurso.

Se afectó el Real con la baja de Carvajal, que ya no salió al segundo tiempo. Nacho, un central, lo reemplazó sólo como contención, de quien llegara, porque Carrasco intentó ser ‘10’ a los Isco, y Simeone prefirió seguir el cuadrado. Gaitán y Correa fueron para ello, y Zidane apostilló con Asensio y Vázquez para un 4-5-1 que le cerrara los laterales, más que para tridente.

Y Atlético existió menos. Un conjunto sin hombres ate un grupo de conjunto. Con disciplina. Emilio Santamaría había dicho que el gol de Ramos en Lisboa no se hubiera producido en sus tiempos, porque entonces los defensas sólo marcaban y no dejaban su posición. Eso hicieron Varane y Ramos. Mantuvo el Real su defensa intocable y así evitó las pasadas en solitario de Griezmann. Sergio lo atendió. Casemiro desahogó el dos contra uno que le hicieron. Atlético no provocó el trastabilleo, si acaso en el comienzo, cuando hizo a Navas despejar apurado, por no poder el meta tomar el balón, pero la defensa cortó la secuencia que intentó el Atlético con ese balón.

No hubo variedad. No hubo rivalidad. Sólo lo de siempre. No lo de un derby. Sí lo de un Madrid que cuando Cristiano surge como hoy para sólo enviar el balón a la red parece inconmensurable. Y un Atlético que ya no escondió sus limitaciones. Lo suyo es provocar marcadores ajustados.  En su favor o en contra. La ‘remontada’ en Copa de Europa es patrimonio del Real Madrid.

Análisis.

Contrastes. Los más simples. Individualidad contra esquema. Personalidad contra conjunto. Atlético fue conjunto sin hombres. Real, individualidad de colectivo. Sólo el Madrid estuvo diseñado para el talento personal. En el Atleti se coartó la libertad personal.

Advertencia. Anunció el Madrid su primera intención con la salida larga concluida con una triangulación que acabó en remate bloqueado por Oblak. En el reintento, Atlético no escarmentó y Ronaldo marcó el 1-0. Por alto, con la cabeza, con lo que el Real ha derrotado al Atlético en recientes cruces europeos. El 3-0, por una jugada semejante.

Disciplina. Tuvo el Real una que no se le había visto. Mantuvo a sus centrales en su zona, y el trivote les mantuvo cobertura. La única salida rojiblanca, proyecciones hacia Griezmann, quedaron en entre ese dispositivo. Si alguien iba a por el pivoteo, era anticipado.

Secuencia. Zidane construyó el futuro que quiso. Sin lateral derecho, por la lesión que retiró a Carvajal, anticipó el partido. Pasaría del 4-4-2 al 4-3-3 para encerrar el juego donde Atlético estaba trabado. El centrocampismo blanco fue para poner un 4-5-1 con una armada detrás de Ronaldo, y presionar, más que en el principio, las salidas rojiblancas. Simeone movió piezas, no tácticas, ni renovó ideas.

Extensión. Con el Atlético adelantado, sin saber jugar entre líneas porque su diseño es para espacio largo, el Real estiró aquel 4-5-1 en contragolpes, jalados por Cristiano. Benzema le hizo el filtro para el 2-0, y Vázquez retuvo en su desborde, para devolverle la pared con Ronaldo desmarcado. 3-0. En las dos escenas, Savic, marca del “7”, lo perdió.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s