Panóptico. 89

Elecciones Francia 2017…Afectación de las elecciones en Corea del Sur…Los procesos electorales en varios países.

El maquiavelismo de la continuidad.

Francia votó la continuidad. La frase con la que Marine Le Pen se retiró del escenario electoral en su país, quedó como un arma que ella podría usar cuando surja la ocasión de cuestionar el mandato de Macron, el inexperto ganador de las elecciones. Inexperto es palabra que, se ha escrito aquí, está de sobra aplicar sobre quienes ocupan cargos en la administración pública, sobre todo presidenciales. Nadie tiene la experiencia para ello, pero con Macron la referencia es a su categoría y recorrido políticos, menores, por mucho, a los de Le Pen, a quien respalda una tradición familiar que no la apoyó en su intento de ganar la presidencia. Su padre, Jean-Marie, había sido el otro que llevó al partido de Marine a una segunda vuelta. La víspera de las recientes, desacreditó a su hija para el cargo. Todo lo que un padre no dice de su descendencia cuando hay buenas relaciones familiares. La elección, para algunos, se ganaba con la historia. Durante su campaña, Marina trató de desvincular a Francia del Holocausto y el éxodo de judíos. Una contrariedad querer atraerse el voto paliando  esa historia, cuando entre sus intenciones contaba cerrar las fronteras a refugiados. La salida de la Unión Europea y la vuelta a la moneda única, fueron otros argumentos de peso. El votante en Francia, como no lo hace el de Morelia, ve más allá de su colonia. Evaluó el Brexit y la elección en Estados Unidos para valorar el destino de su voto, si es que no lo entregaba al abstencionismo, que tantos adeptos gana en el mundo. Sus cuentas avalaron rechazar el cambio planteado por Le Pen, pero la continuidad es temeraria. Alemania fue la primera en apropiarse del escenario. Un tiburón como Merkel contra el cordero Macron, líder una organización, no de un partido, y eso le afectará al tomar asientos en el Parlamento. La siguiente elección, para elegir a los miembros de este, es quizá más decisiva que la que encumbró a Macron. Porque al partido de Marina se le pronostica mucha presencia de diputados, y si Macron no lo hace bien, ella, apuntan las previsiones, tomará la presidencia en el siguiente periodo.

Por eso, la continuidad a que aludió Marine toma en palabras de ella una acepción maquiavélica por ser la continuidad de la inconformidad y de lo que no resuelve lo que el ciudadano reclama. Se escribió de los atentados. Con ellos, los candidatos voltearon sus discursos hacia la atención de la seguridad. A lo de siempre. A lo que nunca se cumple, y sólo Le Pen ofrecía fórmula alternativa o nueva para ello, con la deportación y el cierre de fronteras como premisa.

Si Emmanuel no convenciere, Le Pen será la primera en reprochar la continuidad.

Surgen voces.

En Corea del Sur no la hubo. Moon Jae-in es reportado como ganador de la elección hecha para sustituir a la depuesta Park Geun-hye. La solicitud principal es el diálogo con Corea del Norte. La elecciones tuvo macada en sus previos por la base anti misiles instalada en el país por Estados Unidos, y el juego a tres bandas se dio desde horas antes. Trump anunció apoyo al tratado comercial con China Belt and road, y por las horas de la elección en Corea del Sur, China esperaba confirmación de Corea de Norte para acudir a un foro donde el tratado sería tema. La intención de hacer participar en él a Norcorea es intentar disuadirla de sus ensayos nucleares. El respaldo de Trump sería un allanamiento del camino hacia su encuentro con Kim Jong-un. El tratado es para integración de economías de Asia, Europa y África.

En caliente.

Moon tomará el cargo pronto. Macron el domingo. Siete días después de haber ganado los comicios. No hay espera como en países americanos, donde el tiempo que le queda al presidente para entregar el cargo se ve decisivo en las últimas reformas que él ordene y las negociaciones que hacen él y el electo. En Francia no hay margen para que dos presidentes se muevan.

The Washington Post presentó un bosquejo de cómo se llevan los procesos electorales en varios países. En Estados Unidos, la geografía lo hace demorado, pero influyen los días en los que se realizan las votaciones. En Francia, Macron hubiera tenido complicada la victoria si se hubieran hecho a mitad de semana, cuando sondeos no le favorecían (si es que tienen validez), mientras que en Estados Unidos la jornada electoral a media semana cree convocar más gente, a pesar de ser una tradición que ha visto cambios en las costumbres y perfiles de los votantes.

El aprendizaje del sistema francés, empero, es en su método de incluir una segunda vuelta para orientar votos de candidatos débiles hacia los finalistas. Así, se dota al eventual ganador de mayor poder en la simpatía en un país donde la equidad en las preferencias no es utopía, sino realidad.

En algunos países latinoamericanos, donde un solo candidato es capaz de arrasar en una jornada única, el modelo francés no se aceptaría, aunque una sola vuelta concentra todos los esfuerzos en grupos específicos, los que dan el poder, y no permiten la unidad que se atisba con una segunda vuelta. Unidad, comportamiento casi negado en esos países.

Anuncios

3 comentarios en “Panóptico. 89

  1. Pingback: Panóptico. 98 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

  2. Pingback: Panóptico. 99 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

  3. Pingback: Panóptico. 136 | Copa de Europa, fútbol, semiótica y antiperiodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s